Jesús Martínez Gordo[El Diario Vasco] Si se bendijeran las uniones homosexuales, se estaría cooperando con «un acto moralmente prohibido, sin importar cuán sinceras sean las personas que buscan la bendición». Como consecuencia de ello, «se minaría gravemente» el testimonio de la Iglesia «sobre la naturaleza del matrimonio y la familia», además de confundir y desorientar a los fieles. Por eso, los sacerdotes y diáconos tienen prohibido tomar parte, atestiguar u oficiar «cualquier tipo de unión civil de personas del mismo sexo» o «cualquier ceremonia religiosa» que busque bendecir tales uniones. Quien se manifiesta así de contundente es Charles Joseph Chaput, arzobispo de Filadelfia (EE UU). Con esta medida, concluye, no se rechaza a las personas, sino, simplemente, se sostiene «con claridad lo que sabemos que es cierto sobre la naturaleza del matrimonio, la familia y la dignidad de la sexualidad humana».

La singularidad de estas declaraciones no reside solo en la negativa y en la crítica argumentación que aportan, sino en sus interlocutores: los obispos alemanes. Éstos, como ya es sabido, defendieron en su Informe para el Sínodo de Obispos de 2015 que «la orientación sexual» era «una disposición inmutable y no una elección particular» y que, por eso, a la gran mayoría de los católicos alemanes les irritaba el discurso que entendía la condición, el comportamiento y la unión homosexual como intrínsecamente desordenados. Guste o no, sostuvieron los prelados alemanes en aquella ocasión, existe una diversidad de orientación sexual con fundamento en la naturaleza de cada persona. Esta realidad explica que aumente el número de los católicos alemanes que, sin igualarlas con el matrimonio, las acepten cordialmente. Ha llegado el momento de revisar, proponían algunos teólogos, la supuesta consistencia de la ley moral natural a la que se ha venido recurriendo hasta hoy en lo referente a las uniones homosexuales.

Pues bien, en coherencia con dicho posicionamiento, y prolongando la invitación del papa Francisco a que los homosexuales puedan «contar con la ayuda necesaria para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida» (“Amoris laetitia”), Franz-Josef Bode, obispo de Osnabrück y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Alemana, ha propuesto la conveniencia de pensar en una bendición de las uniones homosexuales, dejando bien claro, que no deben «confundirse con un enlace matrimonial». «El silencio y los tabúes» sobre este asunto ha argumentado, solo «crean confusión» y «no conducen a nada». El mismo cardenal Reinhard Marx, presidente de los obispos alemanes y miembro del llamado C-9 que asesora a Francisco en la reforma de la Iglesia, ha informado, más recientemente, de la creación de un grupo de trabajo al que se ha encomendado ‘preparar’ el oportuno debate sobre la posibilidad de bendecir dichas uniones. No existen al respecto, ‘reglas’ o ‘soluciones generales’ que aplicar mecánicamente, sino una decisión que ha de estar fundada en un ponderado discernimiento realizado entre los demandantes y el sacerdote o el diácono habilitado para ello. Hay que finiquitar -ha venido a sostener- la casuística que ha hecho correr ríos de tinta estos últimos siglos y dejar, en sintonía con el corazón del Evangelio, que el discernimiento (articulación de lucidez y entrañas de misericordia) tenga la entidad que presentaba en Jesús.

Éstos son los interlocutores (y argumentos) de los que se desmarca el arzobispo de Filadelfia. Por eso, una eventual decisión de la Conferencia Episcopal Alemana en este sentido, ha declarado, «resuena inevitablemente en (toda) la Iglesia y, por supuesto, aquí», es decir, en EE .UU. y en todas las partes del mundo. «Cualquier rito de ese tipo -finaliza, de manera tan grandilocuente y gratuita como crítica- iría en contra de la Palabra de Dios y de la constante enseñanza y creencia católica».

Vistos los debates y posicionamientos habidos al respecto en los Sínodos de 2014 y 2015, creo que no es un disparate sostener que una buena parte del episcopado estadounidense participa de esta crítica. Y con ellos, la gran mayoría de los obispos africanos, así como bastantes de los prelados de Europa del este; con Polonia al frente. Sospecho, y no pasa de ser una mera sospecha personal, que, muy probablemente, también la comparten no pocos de los obispos españoles, habida cuenta, por ejemplo, de los intentos de torpedear -por parte de su sector más beligerante- la Encíclica ‘Amoris laetitia’ y ante el silencio de la gran mayoría.

¡La de problemas que se podrían ahorrar los papas (y, con ellos, Francisco) si los católicos intervinieran, como sucede actualmente en la gran mayoría de las diócesis alemanas, en la elección de sus respectivos obispos! Seguro que así estarían más atentos a recoger lo que piensan los católicos sobre éste y otros asuntos. Y, como fruto de ello, su magisterio sería mucho más inculturado y gozaría de una mayor acogida.

uniones homosexuales

Imagen extraída de: El Diario Vasco

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Sacerdote diocesano de Bilbao; catedrático emérito en la Facultad de Teología del Norte de España (Sede de Vitoria); miembro de Cristianisme i Justicia (Barcelona); profesor invitado del Instituto Superior de Ciencias Religiosas Pío XII de San Sebastián y de la Pontificia Facultad Teológica de la Italia Meridional (sede Capodimonte), en Nápoles (Italia); auxiliar del equipo ministerial de la unidad pastoral de Basauri (Bizkaia). Algunas de sus publicaciones más recientes: “La cristología de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI a la luz de su biografía teológica”, Barcelona, Cristianisme i Justicia, 2008; “Cómo hablar hoy de conciencia y magisterio moral”, Bilbao, IDTP-DDB, 20102; “Verdad y revelación cristiana. La teología fundamental veritativa en la modernidad”, Vitoria, ESET, 2011; “¿Es Dios una proyección?” Bilbao, IDTP-DDB, 2014; “La conversión del papado y la reforma de la Curia vaticana”, Madrid, PPC, 2014; “Estuve divorciado y me acogisteis”, Madrid, PPC, 2016; “Ateos y creyentes. Qué decimos cuando decimos Dios”, PPC, Madrid, 2019; “Entre el Tabor y el Calvario. Una espiritualidad ‘con carne’”, HOAC, Madrid, 2021.
Artículo anteriorDios es Amor
Artículo siguienteA Jesús, Dios lo resucitó. Meditaciones espirituales en Semana Santa

2 Comentarios

  1. No existe un conocimiento de la genética de la sexualidad que avale lo que dicen los obispos alemanes. Apelan gratuitamente a la ciencia. De hecho es falso su apotegma. Se ha estudiado de forma exhaustiva la evolución de lo que se llama determinación sexual (Thw Eviolution of Sex Determination, de L.W.Bejeboom and N. Perrin, Oxford,UP, 2014, por ejemplo), al diferenciación sexual (Why Can´t Woman Be More Like a Man, by Lewus Wolpert, Faber and Faber, 2014) , la genética del sexo (Sex Itself, by Sarah S. Richardson, The University of Chicago Press), cultural (Testosterne Rex, by Cordelia Fine, Norton, 2017), diferencial sexual en el cerebro, etcétera. Son libros y referencias que tengo en mi biblioteca, que dista mucho de ser exhausteiva. Podríamos agregar el estudio sobre las costumbres sexuales de determinados primates, etc. Pero nunca, y en eso los obispos alemanes faltan a la verdad, podemos afirmar apodíctiamente que lsa inclinación homosexual sea determinante en el hombre. Se trata de un rasgo como tantos otros que la cultura está capacitada para domeñar. Es la razón lo que interpreta la función de las distintas propiuedades del humano. Unas funciones son obvias; por ejemplo, la reproducción; otras son menos obvias como el egoísmo.

    Es muy peligroso entregarse a las modas o a los grupos de presión por una concepción errónea del buenismo. Lo inmoral es, además, intentar apuntalarlo en la ciencia.

  2. Estimado Jesús, de tu último párrafo intuyo que tu opción es someter la doctrina al consenso de las mayorías, bienvenidos a la inculturación del relativismo…..

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here