Hombres y mujeres para los demás

Hombres y mujeres para los demás

Cristianisme i JustíciaEstos días se celebran 50 años del nombramiento del P. Pedro Arrupe como General de la Compañía de Jesús. Corría el año 1965, y la iglesia y el mundo vivían tiempos movidos de muros y guerra fría pero también de cambio y esperanza. Arrupe, ya desde un inicio expresó con sus palabras y gestos una voluntad clara de renovación, la misma que había expresado años atrás Juan XXIII, la misma que años después despertaría el Papa Francisco. Voluntad de vuelta al evangelio y a Jesús, de renovación de estructuras, de hábitos y formas para hacerlos más pobres y sencillos; de lenguaje para hacerlo más comprensible al mundo moderno… Las hemerotecas siguen llenas de esa presencia que fue para muchos dentro y fuera de la Compañía una bocanada de aire fresco.

Desde Cristianisme i Justícia nos hemos querido sumar a esta celebración publicando en inglés, catalán y castellano uno de los textos más significativos de su generalato: la conferencia que pronunció ante el Congreso Europeo de Antiguos Alumnos de los colegios de jesuitas el 1 de agosto de 1973. Con la energía y el entusiasmo que le eran habituales, Arrupe habló de una superación de las “alternativas excluyentes”: el amor a Dios y a los hombres, la justicia eficaz para los hombres y la actitud religiosa respecto a Dios, el amor cristiano de caridad y la justicia, la conversión personal y la reforma de estructuras, la salvación y la liberación en esta vida y en la otra…. A partir de esta armonización de opuestos iban dibujándose los trazos de un hombre y una mujer “nuevos” a los cuales él llamó “hombres y mujeres para los demás”. Personas espirituales, abiertas, compasivas, comprometidas, y en constante actitud de servicio hacia los otros.

Sus palabras proféticas provocaron mucha incomodidad no solamente entre las Asociaciones de antiguos alumnos, sino también en los medios españoles de la época, con dimisiones y quejas ante el nuncio del Vaticano. Pero al mismo tiempo provocaron por el fondo y la forma -Arrupe era un hombre de Dios-  una auténtica ola de entusiasmo que iba a tener hondas repercusiones dentro y fuera de la Compañía de Jesús. No en vano, ya por entonces, muchas comunidades cristianas en todo el mundo y también muchos jesuitas, habían hecho una clara opción por la teología de la liberación y por los pobres. Las palabras de Arrupe resonaron como la confirmación necesaria de que la opción fe y justicia debía constituir el eje central de la misión evangelizadora de la Iglesia. Algo que en la década de los 70 y los 80 acabaría provocando no pocos testimonios y mucha sangre martirial derramada especialmente en Latinoamérica.

Por eso hemos decidido publicar el texto íntegro de la conferencia de Arrupe, porque creemos que conserva toda su actualidad. El Papa Francisco está produciendo de nuevo una auténtica revolución de esperanza dentro de la Iglesia, y su teología se inspira en buena parte en la intuición de Arrupe de acercar tesis excluyentes, de manera que la religión no sea solamente camino de evasión y espiritualismo, sino auténtica renovación para la vida de nuestras comunidades y a través de ellas, también de nuestra sociedad. En estas páginas que os invitamos a leer o releer, podemos encontrar una llamada a la renovación constante de las personas y las instituciones, para evitar que el desgaste de la vida, el realismo práctico o el tecnicismo imperantes no acaben por secarnos y hacernos caer en el desánimo o el cinismo. Ante ello, suenan aun bien vivas las palabras de Arrupe:

“El mal sólo se vence con el bien, el odio con el amor y el egoísmo con la generosidad: y todo ello es necesario en este mundo concreto para implantar la justicia. Para ser justo no basta con no aumentar por propia iniciativa la reserva ya ingente de injusticia de este mundo; es preciso además soportar generosamente los efectos de la injusticia, negarse a seguirle el juego y, sobre todo, sustituir su dinámica por la dinámica del amor”.

Lo dicho: hombres y mujeres para los demás. La propuesta de Arrupe, la propuesta del evangelio de Jesús.

arrupe_praying

Imagen extraída de: Xavier High School

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.