Cristianisme i JustíciaA finales del año 2013 algunas personas del equipo de Cristianisme i Justícia subimos al Monasterio de Sant Benet de Montserrat (Barcelona) para entrevistar a Teresa Forcades, monja benedictina y una de las promotoras del Procès Constituent. Hacía tiempo que queríamos hablar con ella. Deseábamos preguntarle sobre sus motivaciones, sobre su opción por un compromiso tan explícito, sobre el momento político que vive el país, sobre el horizonte de las elecciones europeas… Fue una conversación cordial, eso sí, densa como todo lo que dice y hace Teresa Forcades, capaz de combinar en un mismo discurso citas y referencias filosóficas, con pedagógicas imágenes y metáforas al estilo de los evangelios. Aquella conversación dio lugar a tres posts que publicamos durante el mes de abril y que recibieron miles de visitas.

Queremos hoy recordar aquella entrevista e invitaros a leerla o releerla de nuevo. Mucho de lo que allí se dijo fue corroborado por los resultados de las elecciones europeas de mayo. El éxito, por ejemplo, de la plataforma Podemos, un éxito que sorprendió a todos, ratificaba aquello que Teresa Forcades denominó como “una activación de la subjetividad política”. Nos decía: “Hay movimiento. Es como el profeta Elías cuando dice “estoy solo, soy el único que no he adorado a los dioses baal”, pero cuando se activa se encuentra con siete mil más que se han mantenido fieles que le ayudan a hacer la revolución (cf. 1Re 19:14 vs. 1Re 19,18). Por tanto aquí ya hay gente que hace tiempo que está trabajando y que está trabajando bien”.

Una invitación lúcida a un compromiso político cristiano que lleve a “desmantelar el sistema actual y organizarnos para que se den las condiciones necesarias para un ejercicio digno de la acción política”. Este curso hemos podido oír una palabra profética que afortunadamente ya no es una “voz que clama en el desierto”.

Entrevista a Teresa Forcades (I): “La institución eclesial no debe anunciarse a sí misma”

Entrevista a Teresa Forcades (II): “Activar la subjetividad política”

Entrevista a Teresa Forcades (III): “No debemos permitir que se consolide un modelo antidemocrático en Europa”

large_gallery_image

Imagen extraída de: Fragmenta Editorial

 

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Artículo anteriorEntrevista con Joan Carrera: La revolución de cada día
Artículo siguienteFernando López, un misionero entre dos selvas

2 Comentarios

  1. Ando enfrascado estos últimos meses en la doctrina social de la Iglesia aplicada a la secesión. Por defecto de formación, me interesa la historia de la doctrina, amén de su estructura interna, conceptual, es decir, los principios iusnaturalistas en que se funda la condena sin paliativos, por inmoral, de semejante intento destructor de la paz, el bien común y el principio de subsidariedad.

    Hablar de un comportamiento profético en quien defiende esa aberración doctrinal es, sobre necio, falso. Nunca el mal es profético. Ni siquiera en el sentido en que Pablo avisaba «Opportet haereses esse».

    Pero ahora quisiera resaltar lo que me sorprende aquí: una institución de la Compañía de Jesús abonada, una vez más, a las discordia por intereses nefandos.

    Cuenta con detalle Ferran Soldevila, en sus escritos históricos sobre el traslado a Cervera de la Universidad de Barcelona y del resto de las demás, que la culpa de la enemiga de Felipe V contra ciertos estamentos de Barcelona la tuvieron los jesuitas de Centelles, que esperaban ser beneficiados frente a la Universidad de Barcelona, como así fue. Les importó una higa, a los jesuitas de Centelles, el enfrentamiento entre barceloneses, aunque ellos pertenecían al bando borbónico (como toda la aristocracia). Lo ratifica Ernest Lluch en una de sus obras postremas sobre la Ilustración en Cataluña.

    Sólo una pregunta a estos jesuitas y asociados, ¿qué bicoca esperan sacar ahora? Ya sabemos que las cátedras para la SJ llovieron con su adscripción a favor del Borbón y frente al archiduque. ¿Podemos saber por qué vuelven ahora a sembrar cizaña y mentir, sigilosamente o menos, lo mismo que a comienzos del XVIII?

    Resulta un tanto cínico , mal intencionado, retorcer tan rudamente la doctrina iusnaturalista de la Iglesia. Aquí, lo mismo que se ha visto con Pujol, la ética es tinta de calamar para un comportamiento perversamente anticristiano.

  2. Donde dice Centelles, léase Cordelles (célebre Colegio de Nobles de Barcelona creado a imagen del Colegio Imperial de Madrid).JMVG

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here