Lucia MontobbioA Mohammed Halhoul lo conocí hace unos cinco años, en Glasgow, en un encuentro interreligioso. Desde entonces no nos hemos vuelto a ver. Sin embargo, y después del primer impacto de las imágenes televisivas sobre los atentados en París, pienso en él. Qué opinará de todo esto, cómo se siente como musulmán, qué reacción habrá tenido su comunidad en Barcelona. Le escribo, y recibo una respuesta inmediata. Me alegra todo lo que me cuenta, queda pendiente un encuentro.

Mohammed Halhoul es el portavoz y secretario general del Consell Islàmic de Catalunya, y también miembro activo del Grup Estable del Treball per a les Religions (GTER) como representante musulmán.

¿Cómo han reaccionado las comunidades musulmanas catalanas ante de estos atentados?

Desde la Federación del Consell Islàmic de Catalunya, lo primero que hicimos fue elaborar un manifiesto y enviarlo a los medios e instituciones, tanto nacionales como franceses e internacionales. Queremos condenar el terrorismo radical, y solidarizarnos con las familias de las víctimas y sus amigos, también con la nación francesa. También hicimos una llamada para unirnos a favor de la justicia y la democracia, para continuar trabajando a favor de la paz y rechazar los radicalismos o extremismos violentos.

De hecho el lunes pasado se organizó una concentración de comunidades musulmanas en la plaza Sant Jaume…

Sí, convocamos una concentración de comunidades musulmanas con un manifiesto firmado por más de 90 entidades y federaciones musulmanas de Cataluña, como el GTER.

¿Qué acciones y actitudes promueve el GTER para que actos como estos no comprometan la convivencia y la cohesión social entre las diferentes religiones en Cataluña?

El GTER como entidad de representantes oficiales de religiones, lo primero que hace ante estos casos es redactar manifiestos de condena. También celebra actos por la paz y en contra de la violencia. Después queda toda la parte de participación en reuniones y actos de la comunidad musulmana, esto implica una muestra de unidad de las religiones. Luego organizamos conferencias y mesas redondas que pretenden aproximar la fenomenología del terrorismo radical a la ciudadanía en general, y precisamente esta tarea es una de las  fieles líneas de trabajo y actuación con proyectos y dinámicas que tienen como objetivo la convivencia y la dignificación del ser humano.

Manifiestos, acciones, y reflexión. Aun así, me preocupa que se vuelvan a repetir actos como estos, por ejemplo, en Barcelona.

Esperemos que nunca jamás, ni aquí ni en ninguna otra parte. No podemos olvidar que España ha sido víctima del mismo tipo de terrorismo radical. Lo que hizo que hoy  contemos con uno de los sistemas preventivos y de seguridad más eficaces del mundo en esta materia, de allí la cantidad de detenciones preventivas de pretendientes o sospechas que se relacionan con redes radicales internacionales.

Cómo musulmán, ¿qué mensaje te gustaría hacer llegar a los ciudadanos de París?

Antes de todo son válidas todas las muestras de solidaridad con las familias, amigos y la nación francesa. Que los franceses han de tener en cuenta que los radicales no distinguen entre religiones, y que la convivencia en Francia de musulmanes practicantes y no practicantes es lo que esos violentos más odian, por eso también atacan sin seleccionar, y entre las víctimas hay siempre varios musulmanes. De forma paralela, hemos de confiar y reconocer la labor de las comunidades musulmanas en Francia, y con ello prestarles el soporte y dotarles de la  validez necesaria para que sigan trabajando en desmitificar y desbaratar los mensajes de odio que lanzan estos grupos sectarios.

GTER-Catalunya-que-Paris-Rajoy_ARAIMA20150109_0101_1

Imagen extraída de: ARA

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Estudió Periodismo (UAB), Cultura de Paz y Gestión de Conflictos (UAB) y Mediación profesional (UPF). Ha trabajado en diferentes departamentos de comunicación dentro del tercer sector: Fundació Arrels, Cristianismo y Justicia, Co-operation Ireland, Migra Studium, la Fundación Social de Hijas de la Caridad. Desde 2006 colabora con la redacción de El Ciervo donde se elaboran las revistas de Foc Nou y El Ciervo, primero como redactora, luego como jefa de redacción y ahora en el consejo de dirección. Actualmente, es responsable de comunicación en el Instituto de Ciencias Religiosas de Barcelona y es mediadora de conflictos familiares en Weidemann BCN. Colabora con varios medios, entre ellos, Catalunya Religió.
Artículo anteriorQuim Arrufat: «Hay que proponer otro tipo de Europa basada en la gente y en los pueblos»
Artículo siguienteJosé María Vera: «El acaparamiento de recursos es una injusticia que crece por minutos»

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here