Cristianisme i Justícia. El pasado 14 de octubre celebramos la inauguración del curso 2013-14 y tuvimos la suerte de contar para ello con el teólogo José Antonio Pagola que nos habló de dónde encaja Jesús en esta sociedad herida, indignada y en lucha en la que vivimos y para ello nos lanzó algunas preguntas: ¿Es posible, hoy, “otra” Iglesia? ¿Es posible que se inicie una reacción revitalizadora en el seno de las comunidades cristianas? ¿Puede el cristianismo actual encontrar en su interior el vigor que necesita para iniciar un verdadero proceso de conversión hacia Jesús?

Antes de la conferencia tuvimos la oportunidad de charlar con él y que nos diera algunas claves sobre todo ello…

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Artículo anteriorPedro Casaldáliga: «Es fácil llevar a Jesús en el pecho, lo difícil es tener pecho, coraje para seguir a Jesús»
Artículo siguienteEulàlia Reguant: «El dinero es una herramienta, no es un fin»

5 Comentarios

  1. como siempre, lúcido y claro, que pone la pelota en nuestro campo… Es mi convicción tambien que, si no ponemos los cristianos a Jesús y su Evangeliio al centro, estamos en una cristiandad pero no en el cristianismo… y no tendremos más futuro que las momias. Gracias

  2. SEGUIDORES DEL ANÁLISIS CRÍTICO DE PAGOLA A FAVOR DEL SEGUIMIENTO DE JESÚS ESTAMOS IMPULSANDO CON DIFICULTAD EL PROYECTO «ACCIÓN MISIONERA CONTRA LA POBREZA Y EL HAMBRE» CUYO CONTENIDO PODRIA RESUMIRSE EN LO SIGUIENTE:
    CONSTRUIR LA ANTESALA DEL REINO AQUI AHORA SE CONVIERTE EN FORMA SIMULTÁNEA EN UNA MISIÓN DE EVANGELIZACION Y CAMBIO SOCIAL CONTRA LA MISERIA Y EL HAMBRE. «LA LIBERACIÓN COMIENZA EN LA HISTORIA Y CULMINA EN LA ETERNIDAD».

  3. Hace treinta años el padre Carlo María Martini escribía para el diario Avvenire una reflexión sobre el Navidad, donde hablaba de la necesidad de ser solidarios sin rodeos, en todas direcciones , nos hablaba de la necesidad de ser pobres, ser para los pobres y estar con los pobres, así como del gran quehacer de la paz universal , él más utópico de todos, nos decía
    Con este horizonte del Evangelio, cuyas dificultades para ponerlo en practica son obvias-al Cardenal le gustaba referirse al “joven rico” para explicar el alejamiento de la gente del modo de vida de Jesús- insistía mucho en algo que ha sido una constante en todas sus obras como es la necesidad de reconocer lo difícil que es el cambio personal en uno mismo, “aunque sea un poco”, y añadía en el escrito citado que precisamente ”la Navidad , ahora más que nunca es una gracia…es la presencia de aquel que pedimos sea….la eficacia de nuestros pobres esfuerzos”.
    Sobre este reconocer que ser “manso y humilde de corazón” es muy difícil , y sobre la necesaria aceptación de nuestra mediocridad, dedicó unas reflexiones excepcionales, muy propia para este año, como ha sido “Los Ejercicios espirituales a la luz del Evangelio de Mateo”.
    Creo que José Antonio Pagola debiera considerar la conveniencia de introducir en sus análisis del hecho religioso, de la falta de practicantes, los aspectos que anteceden que además, cuando se interiorizan como algo que «bien sabe Jesús, y se hace cargo de ello»(de nuevo palabras del padre Carlo María), los análisis de la realidad, de uno mismo y de los demás, adquieren un tono más esperanzado

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here