Renau

Nuevas universales

Jesús RenauEsta semana se celebra en todo el mundo y en el satélite “Magnus” el día del “coronavirus”, que hace un siglo invadió toda la humanidad y representó un cataclismo impresionante, tanto desde el punto de vista sanitario, como económico, político y social. El parlamento mundial y los parlamentos continentales han mantenido 5 minutos de silencio y han escuchado activamente breves discursos de los líderes científicos, sociales, religiosos y culturales. En muchos lugares de la Tierra se han celebrado todo tipo de fiestas por el gran cambio que vivió la humanidad a partir del “coronavirus”.

Aquella terrible pandemia llevó una transformación solo comparable a la caída del Imperio Romano o a las revoluciones sociales de los siglos XIX y XX. Aquellos cambios de hace un siglo constituyeron una gran revolución mundial, que posó en el centro la prioridad de salvar la Madre Tierra, la superación de los dichos estados, un reparto equitativo de bienes y servicios y la paulatina destrucción de todas las armas atómicas, biológicas, etc. Los ejércitos se fueron reconvirtiendo en milicias de ayuda humanitaria y una justicia mundial eficaz fue sustituyendo aquellas que iban quedando anticuadas por el nacionalismo sectario y por el poder de las minorías ricas.

Todos sabemos que estos cambios no fueron fáciles. Y también sabemos cuáles fueron las ayudas: el inmenso trabajo científico, el crecimiento imparable de la “confrontación no violenta”, las notables aportaciones de las mujeres en todos los ámbitos, el respeto y ayuda mutua de las religiones, la aprobación de los nuevos derechos humanos y un esfuerzo titánico en favor de la cultura y del arte.

Celebramos, pues, esta efeméride universal recordando aquellas generaciones del siglo XXI que tanto trabajaron y lucharon para rescatar la Tierra y la humanidad de aquella carrera absurda que llevaba al desastre total. La superación del “coronavirus” unió, despertó la máxima solidaridad y el convencimiento de que o nos salvábamos todos en una nueva sociedad mundial o el mundo tenía los días contados por el desastre definitivo.

Renau

Imagen de Gerhard Gellinger extraída de Pixabay