Loving

Virginia, 1958. En un contexto en el que los matrimonios interraciales estaban prohibidos, Mildred (Ruth Negga), una mujer de raza negra, se queda embarazada de Richard Loving (Joel Edgerton), un hombre blanco. Por este motivo, la pareja de enamorados se traslada a Washington. Allí se casarán, con el objetivo de legitimar su relación y darle una educación y un futuro a su hijo. El problema vendrá cuando los Loving quieran regresar a su hogar. Y es que, allí corren el riesgo de ser arrestados porque su matrimonio es ilegal. Ambos se verán obligados a elegir entre permanecer en Washington, donde la ley les ampara, o quedarse con su familia y su ansiada vida rural, y enfrentarse a una pena de cárcel. Inspirada en el documental de la HBO The Loving Story (2011), esta historia basada en los hechos reales que sucedieron en Virginia en 1958 está dirigida por Jeff Nichols (Midnight Special, Mud, Take Shelter). Joel Edgerton (La venganza de Jane, El regalo) y Ruth Negga (Warcraft. El origen, Agentes de SHIELD) encabezan un reparto en el que también encontramos a Nick Kroll (La liga fantástica), Jon Bass (Jane Wants a Boyfriend), Marton Csokas (The Equalizer. El protector), Bill Camp (Black Mass, estrictamente criminal) y Michael Shannon (Take Shelter).

Director: Jeff Nichols

Fecha: 2017

Más información

Seguramente, a ojos de los que saben, Loving no sea una gran película, pero hay en ella algo que en el momento de verla me llamó la atención y me hizo proponerla para el Ciclo de Cine Ignasi Salvat de Cristianisme i Justícia. Y he llegado a la conclusión de que tal vez lo que me afectó sea la frase que da título a este artículo.

Mildred y Richard Loving no son personajes de ficción, existieron. Una pareja interracial que se casó en Virginia en 1958. Bueno, mejor dicho, que se casó en Washington porque en Virginia los matrimonios interraciales no estaban permitidos. De hecho, cuando volvieron a su estado, ingenuos y confiados por no haber hecho nada malo, fueron encarcelados y obligados a exiliarse. Sólo el amor, las habilidades manuales de él (albañil y mecánico) y la enorme fortaleza moral de ella les permitirán sobrevivir a un desarraigo de la familia y la tierra.

Aquella misma tierra que los expulsaba porque veía como un escándalo intolerable su acto, pero que ellos añoran porque es «su» tierra, sus paisajes y su gente, una tierra cálida y generosa, que contrasta con el frío de las ciudades del norte.

Cuando el caso llega a conocimiento del movimiento por los derechos civiles, se activa la maquinaria jurídica y también de propaganda para conseguir que llegue hasta el Tribunal Supremo y así tener la oportunidad de suprimir las leyes raciales vigentes en 17 estados: Loving contra Virginia. Pero incluso este proceso es un segundo exilio. Exilio de su intimidad, de su timidez y de la vergüenza de verse de repente en el centro de un mundo que les es totalmente ajeno. Incluso la revista Life les dedica un reportaje fotográfico, que inspiró algunos de los fotogramas que vemos en la película. La causa era buena, pero ellos son de una forma u otra utilizados, y no sin riesgo.

Y en medio de todo ese ruido, una historia de amor, auténtica, sólida… Dos personas que se aman, que se cuidan y que hacen lo que creen que deben hacer. Esto impresiona mucho, porque ya estamos acostumbrados a ver a grandes activistas que hablan bien, que escriben bien y que hacen de su vida una donación total. Pero en Loving no hay nada de esto. Callan los discursos y surge la vida: un embarazo, una boda sencilla, una familia que hace lo que puede para acompañar a la pareja, unos hijos que nacen, las dificultades y ahogos del día a día… Casi no hay palabras pero sí muchas miradas de afecto y de miedo compartido.

El sheriff, cuando los detiene, explica a Richard los motivos: «Cuando la sangre se mezcla, se desorienta». Parece extraño, pero la misma frase la he oído hace poco en una entrevista a un destacado colaborador de Donald Trump, porque el racismo no se ha vencido, sólo se esconde bajo nuevas formas y rostros. También nos puede hacer reír la sentencia que los condenó: «El todopoderoso Dios ha creado las razas blancas, negras, amarillas, malayas y rojas, y las separó en diferentes continentes. El hecho de que separara las razas muestra que él no quería que se mezclaran entre ellas». En palabras diferentes, los mismos argumentos de quienes hoy proponen construir muros muy altos y largos para detener «la mezcla».

Pero dejemos el ruido de las ideologías de lado por un instante, sólo por un instante, y contemplemos la vida de los Loving. «Richard, ¿qué quiere que le diga al juez?», le dice el abogado. Richard no se lo piensa mucho: «Dígale que amo a mi esposa». Ciertamente, un amor que cambió una ley, que corrigió una injusticia y que transformó un poco el mundo.

Y uno se emociona y se pregunta a cada paso: ¿Por qué no son la vida y la humanidad la medida de todas las leyes? O en otras palabras: ¿Por qué nos empeñamos en hacer del mundo un lugar tan inhóspito?

loving

Imagen extraída de: Time

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Miembro del equipo de Cristianisme i Justícia. Licenciado en Psicología por la UB, en Teología por el Instituto de Teología Fundamental y máster en Teoría Política por la Universidad Pompeu Fabra. Presidente del Patronato de la Fundación Migra Studium.
Artículo anteriorEl hijo de Saúl: adquirir la vida salvando a un muerto
Artículo siguienteTecho y comida: ¿y a ti quién te rescata?

2 Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here