Valores, emociones, trabajo y vida: El reto de la conciliación

Este cuaderno se inspira en las reuniones de los últimos cursos del grupo de profesionales de Cristianisme i Justícia. En la primera publicación, "Trabajo y vida. Un camino en busca de sentido" (Cristianisme i Justícia, 2012), planteaban que el binomio laboral y vital es para muchas personas el eje vertebrador de su existencia, subrayando la importancia de la vocación, la motivación, el carácter de servicio o la creatividad a la hora de humanizar los puestos de trabajo. Ahora quieren ahondar en otros aspectos que ayuden en esa misma dirección: la importancia de los valores en un mundo en continua mutación, donde el paso del tiempo parece que se haya acelerado y el estrés está a la orden del día; el enorme peso de las emociones que rigen no solo nuestra esfera privada, sino también profesional y la cada vez más necesaria conciliación entre vida personal y laboral

Autor: Alfons Calderón

Fecha: Febrero de 2021

Más información

La conciliación, es decir, la concertación entre diferentes ámbitos para combinarlos de manera más armónica y llegar a un compromiso aceptable, puede aplicarse a innumerables esferas. A la resolución de agravios, ofensas o disputas personales, por ejemplo. Todos lo hemos experimentado alguna vez. A escala más amplia, en el terreno de la política, ante el escandaloso y frecuente espectáculo en mítines y bancadas de parlamentos entre los que deberían legislar y gobernar, especialmente en períodos de crisis. ¿No creen que sería deseable la conciliación, con el fin de orientar su acción al bien común y no a intereses partidistas, por legítimos que sean, centrados en pretender arañar mayores cuotas de poder?

Pero el concepto se ha puesto de moda para referirse a la relación entre las horas trabajadas y las dedicadas a otros menesteres. Partiendo de este aspecto particular, sobre la base de numerosas reuniones del grupo de Profesionales de CJ en los últimos cursos, pero intentando alzar la vista y extrapolar el análisis a una reflexión más profunda sobre la relación entre el mundo laboral y la vida contemporánea, presentamos este nuevo cuaderno de la colección virtual de CJ: Valores, emociones, trabajo y vida: El reto de la conciliación.

Con o sin COVID19, transitamos por una época de prisas, presiones y agitación interior. Paradójicamente, cuando como sociedad vivimos estadísticamente más años que nunca antes en la historia de la humanidad, muchos y especialmente en nuestro Occidente teóricamente más rico materialmente, experimentan una pesada sensación de agobio y estrés. Tanto en el terreno profesional, como en el doméstico o privado.

Más que enumerar una serie de herramientas para solventar esta inquietud, la publicación subraya la importancia del cultivo de determinados valores y la gestión de las propias emociones. No únicamente para construir una agenda personal llevadera, sino para que sea sostenible e inclusiva socialmente. Y lo hace hilvanando el relato al compás de reflexiones personales, experiencias compartidas y varios pasajes de autores conocidos de diversas épocas y estilos, con especial énfasis en fragmentos dedicados al trabajo, extraídos de la encíclica Laudato si’.

Sin entrar en el contenido del cuaderno, que animamos a leer junto con los documentos originales en él referidos, este inspira algunos comentarios adicionales sobre el deseo y arte de conciliar -el meollo del asunto- que evocamos a continuación.

Conciliar en la sociedad, en el centro de trabajo, en casa, con la familia, en los momentos de ocio y en los de faena, para construir una existencia más íntegra y coherente.

Conciliar para que el sistema económico no se vea dominado por una competencia deshumanizada y desbocada que descarta a los más débiles.

Conciliar para no dejarse llevar por las emociones negativas y desordenadas, sosegando iras y crispaciones, que tanto daño causan a quienes las sufren y a los que les rodean.

Conciliar para dialogar, acercar posiciones y avanzar hacia soluciones que permitan reducir desigualdades.

Conciliar para hacer buen uso de las nuevas tecnologías, sin que estas nos alienen y aumenten la brecha social.

Conciliar para poner los valores que ayudan a ser mejor personas en la agenda cotidiana, en lugar de vivir subyugados al cronómetro asfixiante o al móvil omnipresente, que nos hacen correr todo el día como títeres sin cabeza.

Conciliar para organizar los horarios de manera más sana y equitativa, adecuándolos al ritmo natural de la vida.

Conciliar para cuidar la casa común de la creación y no socavar sus cimientos con un consumo desenfrenado, un ritmo febril y unas pasiones que encienden el presente, pero queman el futuro.

Conciliar para distribuir con criterio de justicia las tareas, funciones y atenciones entre mujeres y hombres, niños y adultos, ancianos y jóvenes, pobres y ricos, generaciones actuales y venideras.

Conciliar para proteger la dignidad de cada persona, sin lastimarla con actitudes opresivas o destructivas, favoreciendo la convivencia.

Conciliar para que cuando haya discordia o enfrentamiento, se pueda allanar el camino hacia el perdón, la subsanación de la injusticia y experimentar el gozo de la reconciliación.

Conciliar como signo de fraternidad, para crear las condiciones en las que pueda florecer el amor hacia los demás, también en la esfera laboral y ciudadana.

Conciliar como modesto, cotidiano, humilde y a veces esforzado paso, hacia la felicidad, no solamente personal, sino colectiva, indispensable para aproximarse también a la primera.

Conciliar para poder buscar el sentido de la existencia y a Dios, encarnados en la realidad cotidiana, unas veces contradictoria y otras, sencilla.

Como recordaba una viñeta del dibujante de cómics Charles M. Schulz, alguien dijo que solo se vive una vez…, pero es falso: solo morimos una vez. De hecho, vivimos cada día.

Y como el día se alterna con la noche en una eterna cadencia conciliatoria, así se nos invita a conciliar valores, emociones, trabajo y vida. Tanto los que gozan de un empleo, como los que no lo tienen o trabajan precariamente, por desgracia numerosos. Tanto en estos tiempos de pandemia, con el dolor extenso que conlleva, como en momentos de bonanza, empezando aquí y ahora.

Podría parecer utópico, pero la utopía es como un faro cuya mayor utilidad se confirma cuando la tempestad más arrecia. Y en toda biografía, se suceden tormentas con períodos de calma, marejadas y agradables brisas. Cualquier día es bueno para decidirse a conciliar. Y ese es un reto al alcance de todos.

[Imagen de Gerd Altmann en Pixabay]

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Trabaja en el ámbito de las relaciones y el comercio internacionales. Colabora también con ESADE, donde ha sido profesor de Política internacional de empresa. En Cristianisme i Justícia forma parte del Grupo de profesionales y del Área social. Es autor de diferentes publicaciones; con CJ, del cuaderno Trabajo y vida: un camino en busca de sentido (extra, 2012) y Europa en la encrucijada (con Luís Sols, nº 188, 2014).
Artículo anteriorMúsica de un melómano
Artículo siguienteDios es tan sólo un gemido y una promesa. Una teología para la sociedad sin Dios y por los incapaces de Dios

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here