No seas tú mismo. Apuntes sobre una generación fatigada

ISBN: 978-84-493-3863-2

«En "No seas tú mismo", el filósofo Eudald Espluga disecciona a la generación millennial. En clave autobiográfica y a través de iconos populares, descubriremos que la fatiga y el malestar también pueden ser subversivos: todo empieza con un «no». Cansados, fracasados, ansiosos, empresarios de sí mismos, narcisistas, precarios… ¿Cómo se define una generación gestada a la sombra de un capitalismo voraz? El filósofo Eudald Espluga crea en "No seas tú mismo" un mapa de retales de una generación hastiada y sobreexpuesta a los discursos de autosuperación personal, que ha vivido cómo el capitalismo digital se le metía bajo la piel. A través de referencias populares y cotidianas, descubriremos que esa fatiga puede subvertirse y transformarse en una forma de resistencia al neoliberalismo. Escritos en primera persona, estos apuntes son una invitación a cuestionar el individualismo hiperproductivo y emprendedor» (Planeta)

Autor: Eudald Espluga

Fecha: 2021

Me ha gustado mucho el último libro del filósofo y periodista cultural Eudald Espluga, No seas tú mismo. Apuntes sobre una generación fatigada (Paidós). Es un ensayo honesto y fresco, que habla de una experiencia muy próxima, la de la fatiga, compartida por este sujeto millennial del capitalismo contemporáneo que somos un poco todos nosotros.

Preparados, abiertos, conectados y multiculturales, el capitalismo de hoy “tiene en el imaginario millennial su campo de batalla”. La primerísima vinculación de todo lo que rodea la palabra “millennial” con el capitalismo es toda una declaración de principios, aire fresco ante la aproximación simplista amplificada mediáticamente, que no ve más allá de redes sociales, distracción, narcisismo y nihilismo; una mera etiqueta generacional, entre cómica y absurda, que pone el foco donde no toca.

Pero no solo eso: también es aire fresco ante discursos “afines”, críticos con el neoliberalismo, pero que o bien ya no sirven hoy —la distinción entre un mundo online y uno offline, entre un mundo líquido y un sólido, es insuficiente y pobre—, o bien devienen directamente reaccionarios, desmovilizadores, individualistas y esencialistas —la filosofía seductora de Byung-Chul Han no sale muy bien parada—. En este sentido, el ensayo también es fresco porque después de situar los conceptos y poner las cosas en su sitio, hacer un repaso de la ética del trabajo asociada al capitalismo fordista y posfordista y conciliar dos aproximaciones al neoliberalismo a veces absurdamente separadas —una estructural y una biopolítica—, el objetivo último del libro es dar pistas para subvertir la lógica capitalista desde una vertiente colectiva y transformadora, o dicho de otro modo, deshacernos de la carga extrema de ser empresario de sí mismo —¡no seas tú mismo!— y entender que desde aquí, desde el malestar y la precariedad compartida, desde la fragilidad y el “no puedo más”, “podremos” salir de nuestra pequeña celda de aislamiento, resistir y cuidarnos.

Tiene sentido poner entre comillas el verbo poder. El potencial emancipador que propone la filosofía de Espluga, siguiendo los pasos de autores largamente referenciados en el libro, como Rosi Braidotti, Sara Ahmed, Eva Illouz y, sobre todo, Martí Peran en Indisposición general, parte de una idea contracultural y muy poco moderna: no hacer nada. Afirmativamente, no hacer nada. Es el agotamiento del paradigma de la autosuficiencia, del ideal de hombre occidental, de la autonomía individualista moderna, como apuntaba Pepe Laguna en su cuaderno sobre la vulnerabilidad. Escribe Espluga:

«Cuando estamos fatigados somos dependientes, un nudo de relaciones y necesidades. La fatiga nos obliga a dejar atrás la idea de un yo incorpóreo, solitario, un «sí mismo» singular, cuya autorrealización se subordina a la conquista de la identidad, entendida aquí en su acepción lógico-matemática: A=A» (p. 254).

No es el objetivo del ensayo dibujar una respuesta política articulada y definida. Podemos compartir o no su intuición, pero sería injusto juzgar el libro en base a la propuesta que apenas se vislumbra en las últimas páginas. Espluga quiere sacudirnos, proponer nuevas formas de relacionarnos, pensar alternativas poscapitalistas. En definitiva, ser imaginativos. Y creo que, aquí, toda aproximación es bienvenida.

[Imagen de Denis Azarenko en Pixabay]

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Graduado en Filosofía, Política y Economía en la Universitat Pompeu Fabra. Actualmente cursando el posgrado de la revista Sin Permiso en la Universitat de Barcelona, Análisis del capitalismo contemporáneo. Herramientas republicanosocialistas. Es miembro del equipo interno de Cristianisme i Justícia.
Artículo anteriorUn compositor siempre en Compañía
Artículo siguienteEl beso del Niño Jesús

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here