Tere IribarrenSiempre me pareció falso
el nombre que nos han dado: emigrantes.
Porque emigración significa éxodo.
Y nosotros no hemos salido voluntariamente
eligiendo otro país.

Ni migramos a otro país
para establecernos en él.
Nosotros hemos huido.
Expulsados, desterrados.

Estamos inquietos junto a las fronteras,
esperando el día de la vuelta.
Con los ojos en la espalda.
Mirando hacia atrás.

No olvidamos nada,
a nada hemos renunciado.
No podemos perdonar…
llegan gritos a nuestros tiendas.
Somos como rumores que traspasan el océano.

Llevamos los zapatos rotos, el corazón  partido.
Cargamos con los niños a quienes nos cuesta mirar.

Levantamos los ojos y el corazón en grito de súplica
a este sociedad  injusta
que mancha nuestra tierra.

Ninguno de nosotros se quedará aquí.
La última palabra aún no ha sido dicha.
La tenéis vosotros.

enjambres_Baja

Imagen extraída de: Gráffica

Per continuar fent possible la nostra tasca de reflexió, necessitem el teu suport.
Religiosa del Sagrado Corazón. Licenciada en teología. Coordinadora de los cursos y actos de Cristianismo y Justicia. Miembro del patronato de la Fundación Lluís Espinal – Cristianismo y Justicia.
Article anteriorTracta i explotació sexual: la víctima al centre
Article següentNo tenim somnis barats

DEIXA UN COMENTARI

Introdueix el teu comentari.
Please enter your name here