Lucho Espinal hoy

Lucho Espinal hoy

Victor CodinaHace 35 años, en la oscuridad de la noche, un jeep secuestró a Lucho Espinal en La Paz. En El Alto, fue torturado y acribillado a balazos. Lo asesinaron por decir la verdad y defender la justicia. Como  Mons. Romero, como  Jesús de Nazaret. Es bueno recordar su vida, pero es necesario también actualizar su figura y su mensaje. ¿Qué nos diría hoy Lucho Espinal?

Hoy Lucho Espinal con sus 83 años cumplidos y seguramente cabello blanco de anciano, seguiría siendo lúcido. Se alegraría del progreso de Bolivia en estos 35 años: consolidación de la democracia, Estado plurinacional y aconfesional, el “bien vivir”, defensa del mar ante la corte de La Haya, progreso económico y reducción de la pobreza extrema, mejoras en educación y salud, mayor atención a niños, parturientas y ancianos, recuperación de la dignidad de los pueblos indígenas y originarios, nuevas carreteras, uso extendido de celulares e internet, aumento de la producción cinematográfica boliviana… Seguramente disfrutaría viajando en el teleférico de La Paz al Alto…

Pero también, con la honradez y sinceridad que le caracterizaron, lamentaría la  pobreza que todavía hay en Bolivia, las grandes diferencias sociales, discriminación, corrupción, narcotráfico y drogadicción, abuso de alcohol, acoso sexual a mujeres, feminicidios, hacinamiento y violencia en las cárceles, linchamientos, inseguridad ciudadana, frecuentes accidentes en carreteras, inundaciones que cada año provocan muertos y desastres, secuestros y trata de personas, niños de la calle, bloqueos  continuos e inmotivados, justicia retardada y bajo control, censura y falta de libertad en la prensa, discriminación y juicios a opositores políticos, contradicciones entre el discurso oficial y los hechos (Chaparina, proyecto de central atómica, ostentación…).

Seguramente estaría en contra de la actual  polarización política que sacraliza al gobierno y sataniza a la oposición, o sacraliza a la oposición y sataniza al gobierno. Espinal propiciaría el diálogo, el respeto, el pluralismo, la libertad en todas sus manifestaciones, superar el conflicto buscando una unidad superior, preguntaría si el progreso material no ha debilitado los valores humanos tradicionales y nos aconsejaría  releer la parábola del trigo y la cizaña. Esperemos que por decir todo esto ahora no se le volvería a condenar a muerte…

También Lucho Espinal se alegraría del nuevo estilo eclesial del papa Francisco: una Iglesia pobre y para los pobres, una Iglesia de puertas abiertas, que sale a la calle, va a las periferias, con pastores que huelan a oveja, una Iglesia que ante todo anuncia la misericordia y la alegría del evangelio de Jesús de Nazaret, que propicia un revolución de la ternura y el amor, que lucha para que nadie esté sin trabajo, sin techo y sin tierra.

También hubiera sintonizado  con las denuncias de Francisco contra un sistema económico que idolatra el dinero, que genera inequidad y masas sobrantes, que excluye y mata. Las 15 enfermedades que Francisco enumeró como tentaciones de la Curia Vaticana, no solo le hubieran entusiasmado sino que las extendería a todos los dirigentes eclesiales políticos y cívicos: sentirse inmortales, inmunes a toda crítica e indispensables, caer en la patología del poder, con ansia de acumular bienes, con ostentación y exhibicionismo mundano, convertidos en burócratas insensibles al dolor del pueblo…

A los 35 años de su muerte tendríamos que volver a escuchar su voz profética, releer sus Oraciones a quemarropa, su Testamento político-espiritual, sus escritos en Aquí en defensa de la vida, contra la cobardía y la falsa prudencia, contra la violencia y el desprecio de la vida, sus críticas a una Iglesia  de príncipes y diplomáticos, sus deseos de una Iglesia pobre y sencilla, la Iglesia del Cristo obrero de Nazaret.

Lucho: aunque ha pasado 35 años, tu voz todavía resuena, tu testimonio nos interpela a decir la verdad, a defender la justicia y gastar la vida por los demás: “Gastar la vida es trabajar por los demás… gastar la vida no se hace con gestos ampulosos… la vida se da sencillamente… como la madre da el pecho a la wawa, como el sudor del humilde sembrador”.

legado-Luis-Espinal_LRZIMA20140322_0050_11

Imagen extraída de: La Razón (Bolivia)

Per continuar fent possible la nostra tasca de reflexió, necessitem el teu recolzament.