Secuestro en Nicaragua

Secuestro en Nicaragua

Guillermo Casasnovas. Si hace un año comentábamos cómo en Nicaragua el orteguismo había secuestrado el sandinismo, ahora el proyecto de la pareja presidencial – Daniel Ortega y Rosario Murillo – ha dado un paso más y ha secuestrado nada menos que la democracia.

Ahora que la distancia física poco importa para estar bien comunicados, nos van llegando artículos, e-mails y comentarios de aquellos que vivieron en primera persona el proceso electoral del pasado domingo 6 de noviembre. Tanto fuentes de reconocido prestigio como Sergio Ramírez (“Nicaragua vivió un fraude electoral de inmensas proporciones”), María López Vigil (“Daniel Ortega ha construido una dictadura institucional”) o el Centro Carter (“erosión de las instituciones democráticas”) como amigos nicaragüenses que participaron como controladores (“hubo arbitrariedades desde el inicio”, “salvo nosotros nadie porta ninguna credencial, todo es de facto”) coinciden en su veredicto: hubo fraude electoral.

Un fraude que se viene preparando desde hace tiempo con el control del Consejo Supremo Electoral por parte del Frente Sandinista o el reparto de cédulas de identidad – necesarias para votar – solamente a los partidarios de Ortega.

Este “triunfo” electoral y su correspondiente mayoría absoluta dará alas al Gobierno para seguir con la senda de desdemocratización que ha seguido el país durante los últimos años: control de las instituciones del estado, cambio de la constitución a su antojo, clientelismo político, compra de medios de comunicación, falta de transparencia en los presupuestos estatales…. en definitiva, una cada vez mayor concentración del poder en manos del Frente Sandinista y concretamente de la familia Ortega.

Quién le iba a decir al Comandante Daniel hace 20 años que acabaría suplantando a aquella dictadura que tanto había costado derrocar…

Mientras ciudadanos e intelectuales nicaragüenses protestan contra el fraude, ampliamente documentado por las personas y organizaciones que estuvieron presentes, la Organización de Estados Americanos felicitaba al reelegido presidente y declaraba que en Nicaragua “avanzó la paz y la democracia”, y el Gobierno español “se congratula por el apego de la sociedad nicaragüense a los valores democráticos”. ¿Hasta cuándo la connivencia de la comunidad internacional?

http://ulacit-pensamiento.blogspot.com/2011/02/nicaragua-se-hunde-cada-vez-mas.html
Per continuar fent possible la nostra tasca de reflexió, necessitem el teu recolzament.