Grup de dones durant la marxa del Fòrum

Santi Torres.  Ciertamente es el Fórum de África, por los contenidos, por la participación, por el ambiente, … “África está viva, muy viva” esta es una de las consignas que se repiten en muchos de los talleres organizados. A pesar de la reacción del neocolonialismo, que hoy tiene su rostro en la explotación de muchos recursos naturales, la sociedad africana ha empezado a organizarse. El día de la inauguración y de la marcha esta realidad fue visible, y lo es también durante estos días en los que campesinos, refugiados, mujeres y muchos otros colectivos muestran al mundo cuáles son sus retos y reivindicaciones. No hay derrotismo, hay resistencia y esperanza. Se entiende desde aquí que lo que pasa estos días en el norte de África no sea una rareza o una excepción. Las organizaciones populares se van entretejiendo por intereses comunes muchas veces de carácter regional que saltan las fronteras étnicas y estatales. Han descubierto que uniendo esfuerzos su voz adquiere una sonoridad y una repercusión mucho más grandes que actuando por su cuenta.

Ayuda internet y las nuevas tecnologías, pero sobre todo la emergencia de líderes, muchas de ellas mujeres, que han perdido el miedo a manifestar sus reivindicaciones. Y es que la lucha, como decía Fatma Alloo, una activista de Tanzania, es una lucha contra la cultura del miedo que se difunde a través de los medios de comunicación social.

A pesar de los problemas de coordinación entre el Fórum y las autoridadesde universitarias y locales, hacerlo en esta Universidad de Cheikh Anta Diop ha sido un acierto. Aquí se respira el futuro del continente. Miles y miles de universitarios viven y estudian en este campus, procedentes de toda África. El silencio de las bibliotecas y las aulas llenas de gente son un buen augurio. Mientras tanto los europeos y otros “occidentales”, como si se tratara de una metáfora, vamos medio desorientados buscando dónde se hacen los talleres y dónde será la próxima conferencia de Samir Amin, y si será posible llegar a un documento de conclusiones. La realidad del Fórum tal vez no está sólo en las carpas sino en todo lo que fluye fuera estos días caóticamente. Una energía que hace prever que en el mundo, dentro de un tiempo, ya nada será igual.

T'AGRADA EL QUE HAS LLEGIT?
Per continuar fent possible la nostra tasca de reflexió, necessitem el teu suport.
Amb només 1,5 € al mes fas possible aquest espai.
Membre de l’equip de Cristianisme i Justícia. Llicenciat en Psicologia per la UB, en Teologia per l’Institut de Teologia Fonamental i màster en Teoria Política per la Universitat Pompeu Fabra. Col·labora també des de fa anys amb la Fundació Migra Studium.
Article anteriorUna Teologia al servei de la Terra i la Humanitat
Article següentHi ha agendes i hi ha esperit: la 11a edició del Fòrum Social arriba al seu final

DEIXA UN COMENTARI

Introdueix el teu comentari.
Please enter your name here