Meditación sobre una emigrante desconocida

Meditación sobre una emigrante desconocida

Víctor Codina. No sé quién eres, no sé cómo te llamas, ni conozco de qué país has venido a Barcelona. Pero te vi la otra tarde en la calle Roger de Llúria, a la altura de Aragón, cruzando la calle mientras conducías la silla de ruedas de una señora mayor. Comenzaba a oscurecer y hacía frío, la señora llevaba un abrigo de pieles largo, un sombrero de piel, guantes y un bolso muy elegante. (más…)

Diosito nos acompaña siempre o el credo de los pobres

Diosito nos acompaña siempre o el credo de los pobres

Victor Codina. Al acabar un curso de formación cristiana para adultos en un barrio popular de Cochabamba, Bolivia, una mujer que asistía al curso exclamó: «¡Diosito nos acompaña siempre!». Esta exclamación constituye una verdadera profesión de fe, semejante a la de aquella mujer que mientras Jesús hablaba le dijo: «¡Feliz la que te dio a luz y te crió!» (Lc 11,27). Para ver texto íntegro haz click aquí.