Desde hace más de una semana, el P. Stan Swamy presentaba síntomas de Covid 19. El pasado 14 de mayo, en conversación telefónica, el veterano jesuita, de 84 años, falsamente acusado de terrorismo y encarcelado en la prisión de Taloja desde el 9 de octubre de 2020, le había dicho a su amigo y compañero, Joseph Xavier: “Me siento mal, tengo un fuerte dolor de cabeza, fiebre y tos. Me siento muy débil”.

Fue trasladado el viernes 29 de mayo al Hospital de la Sagrada Familia por orden del Tribunal Superior de Mumbai, a petición de su abogado. Previamente, el 21 de mayo había tenido lugar el juicio sobre su concesión de libertad provisional bajo fianza por motivos humanitarios ante dicho tribunal. El jesuita, afectado de Parkinson, compareció en video conferencia y señaló con voz quebrada:

”Me trajeron a la prisión de Taloja hace 8 meses y desde entonces se ha producido un deterioro gradual de mi salud. Ya no puedo escribir, pasear o alimentarme solo. Me tienen que alimentar con una cuchara. Cuando llegué hace 8 meses, mi cuerpo funcionaba.  Les pido que consideran por qué y cómo ha ocurrido esto. Antes utilizaba audífonos y podía seguir las conversaciones. Ya no puedo.  Lo único que les pido es que me concedan la libertad condicional bajo fianza. Quiero estar en Ranchi con mis amigos”.

El juez le preguntó si quería ser admitido por unos días en el Hospital JJ para mejorar las condiciones de salud. A lo que Stan Swamy señaló: “No quiero ir al hospital. Es un momento difícil para mí. Cada vez como menos y mis compañeros están preocupados por mí. Prefiero sufrir y morir en la prisión de Taloja que ser hospitalizado. Lo único que pido es que me concedan la libertad provisional bajo fianza.  A esto, el juez respondió: “No hay lugar para la libertad provisional bajo fianza. Sus problemas de salud se deben a su avanzada edad”.

Tal y como señaló el Secretariado de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús en nota de prensa, las familias de los 16 activistas y defensores de derechos- todos ellos encarcelados como el P. Stan Swamy por el caso  Bhima Koregoan-  denunciaron recientemente  en rueda de prensa las pésimas condiciones de la prisión india de Taloja debido a la pandemia de Covid-19 y exigieron su liberación inmediata, calificando su encarcelamiento de “sentencia de muerte”.

Antecedentes del trabajo del P. Swamy y de su detención

El P. Stan Swamy ha trabajado durante más de 40 años en la defensa de los derechos a la tierra y a los recursos de los adivasis o comunidades indígenas en el Estado de Jharkhand en la India.  Junto con otras organizaciones documentó en un estudio cómo jóvenes indígenas activistas eran encarcelados y languidecían en prisión durante años, sin ser sometidos a juicio, acusados en virtud de la ley de Prevención de actividades ilícitas (UAPA por sus siglas en inglés), una ley que ha llevado a la detención de más de 5000 personas bajo el gobierno del nacionalista Narendra Modi, muchas de ellas defensores de los derechos de las minorías, acusados de conspirar contra el gobierno o de tener vínculos con extremistas y maoístas. El propio Stan Swamy niega rotundamente las acusaciones y señala en un vídeo grabado dos días antes de su detención: “Lo que me está sucediendo no es algo que me suceda a mí solo. Es un proceso más amplio que está teniendo lugar en todo el país. Todos somos conscientes de cómo prominentes intelectuales, abogados, escritores, poetas, activistas, estudiantes, líderes, que defienden los derechos de los adivasis, dalits (intocables) y expresan su desacuerdo con los poderes dominantes están en el punto de mira y son encarcelados”.

Incidencia pública de la Red Jesuita y de las Naciones Unidas

Tal y como señala un reciente comunicado del Secretariado de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús, tras su detención, la Compañía de Jesús y diversos grupos de la sociedad civil se movilizaron en toda la India y en todo el mundo por la liberación de Stan y los defensores de derechos humanos. En un comunicado de prensa del 20 de octubre de 2020, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó su preocupación por el caso del P. Stan Swamy e instó a las autoridades indias «a liberar a las personas acusadas en virtud de la Ley de Prevención de Actividades Ilícitas, por el simple hecho de ejercer los derechos humanos básicos que la India está obligada a proteger».  El 3 de noviembre de 2020, el vicepresidente del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, la Relatora especial sobre la Situación de los defensores de los derechos humanos y el Relator especial sobre cuestiones de las minorías de las Naciones Unidas publicaron una declaración en la que expresaban su preocupación por la detención arbitraria y el acoso al padre Stan Swamy en respuesta a su labor pacífica en favor de los derechos humanos.

[Imagen extraída de CPAL]

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Abogada, con diversos cursos de posgrado en migraciones, derechos humanos, cooperación al desarrollo y dirección y gestión de ONG y liderazgo de entidades sociales. 25 años de experiencia en cooperación al desarrollo en diversas organizaciones (los últimos 12 en Entreculturas, como responsable de estudios e incidencia pública). Desde hace dos años, coordina la incidencia pública, las redes internacionales y la comunicación en el Secretariado de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús en Roma. Intereses: educación, participación y refugio/migraciones, derechos humanos. Autora y coordinadora de numerosos artículos y publicaciones.
Artículo anteriorSáhara Occidental: la última descolonización
Artículo siguienteBirmania, de «Tierra Dorada de los Sueños» a escenario de pesadillas turbulentas

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here