Enric Vilà i LanaoMi amigo Andrea Ruber, un romano homosexual que tiene tres hijos con su pareja, Dario, escribió hace tiempo una carta al papa Francisco para explicarle que querían enviar a sus hijos a la parroquia, pero tenían miedo de que pudieran ser discriminados. Días después, el papa les llamó para decirles: «Por favor, lleven a sus hijos a la iglesia, sean transparente sobre su familia, será bueno para ellos, aunque no todos estén de acuerdo con una familia de este tipo». Su consejo fue realmente útil porque hicieron exactamente lo que Francisco les dijo.

El papa conoce personas LGTBI: les llama, recibe parejas del mismo sexo y se entrevista con transexuales en el Vaticano. Se entiende así porque ha dicho en el documental Francesco, de Evgeny Afineevsky: «Son hijos de Dios, tienen el derecho a una familia. No se puede expulsar de la familia a nadie ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que crear es una ley de uniones civiles. Así están cubiertos legalmente. Yo apoyé eso». Es el primer papa en pronunciar «gay» y hablar «de uniones civiles». Es la declaración pública de una postura suya conocida, ahora como papa.

Francisco abre ventanas sobre realidades incómodas. Es su misión. La Santa Sede no ha emitido un comunicado oficial. La entrevista no es un documento papal. La doctrina sigue intacta. Francisco traslada estas relaciones amorosas a la esfera jurídica civil. Ahora bien, que un papa se pronuncie sobre uniones civiles debería influir en la manera en que gays y lesbianas son percibidos en el mundo. Sus palabras son un rayo de esperanza para revisar la doctrina. Francisco promueve nuevos caminos que dentro de la Iglesia se deberían ir siguiendo.

Ceremonias de bendición de parejas del mismo sexo, en el marco de una eucaristía con la comunidad, se vienen realizando en Cataluña desde los años noventa. Franciscanos, dominicos, benedictinos y jesuitas bendicen parejas del mismo sexo en un contexto de confianza y discreción dentro de las comunidades y parroquias. Lo vivimos con júbilo. Miembros de la Associació Cristiana de Lesbianes i Gais de Catalunya (ACGIL) nos reunimos con el obispo de Barcelona, ​​Joan Josep Omella (18/5/2018) y el obispo de Solsona, Xavier Novell (9/6/2018), para presentarles la realidad del colectivo LGTBI y ofrecerles diálogo y colaboración. La invitación se hizo a todos los obispos catalanes.

Las palabras del papa son una buena y nueva ocasión para poner en marcha una comisión de diálogo y trabajo con los diferentes obispados de Cataluña, la Facultad de Teología de Cataluña, Cristianisme i Justícia, y otros. Se puede seguir el modelo de colaboración de la Iglesia católica alemana a modo de ejemplo. Efectivamente, la Iglesia alemana ha estado tratando durante años lo que ya es una práctica común en otras iglesias cristianas, como los anglicanos o luteranos, que incluso han abierto el debate sobre bodas igualitarias. El presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, el cardenal Reinhard Marx, señaló que si las personas homosexuales mantienen una relación de fidelidad durante años y viven la una para la otra, la Iglesia no puede ignorarlo y decir que no tiene ningún valor este vínculo.

La experiencia y vivencia de parejas del mismo sexo ofrece un punto de partida para la puesta al día de la doctrina. Por otra parte, a modo de ejemplo, el documento ¿Qué es el hombre? Un itinerario de antropología bíblica, de la Pontificia Comisión Bíblica, aporta elementos nuevos a tener en cuenta. Ofrece una nueva visión de cómo la Biblia y la tradición de la Iglesia han transmitido su doctrina al respecto: «Una mentalidad arcaica e históricamente condicionada», se afirma, que debe dar paso a los datos de otras ciencias hacia «una nueva y más adecuada comprensión de la persona humana». Ofrece una relectura bíblica a tener en cuenta, también de la homosexualidad. El examen exegético realizado sobre los textos del Antiguo y Nuevo Testamento ha revelado elementos que deben ser considerados para una evaluación de la homosexualidad en sus implicaciones éticas. Ciertas formulaciones de autores bíblicos requieren de una interpretación inteligente que resguarde los valores que el texto sagrado pretende promover, evitando así repetir textualmente y literalmente lo que también conlleva de rasgos culturales de aquella época.

Estudiar la concepción del hombre en la Sagrada Escritura y tener en cuenta los retos pastorales de nuestros días, es capital para ofrecer a los cristianos y al mundo entero un mensaje de luz y esperanza. Así pues, la Iglesia oficialmente bendice animales, bendición que se hace cada año coincidiendo con la festividad de San Antonio Abad, patrón de los animales, cada 17 de enero. También bendice motos, barcos, edificios, aviones…, incluso el túnel ferroviario de St. Gotthard, Suiza, el más largo y profundo del mundo… ¡Pero nunca el amor entre dos personas del mismo sexo! ¿Es esto coherente? Así pues, eso hay que repensarlo y replanteárselo. Desde aquí, ¡la mano tendida para trabajar!

Imagen de TuendeBede en Pixabay 

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Artículo anteriorEl problema de ser “El Elegido”
Artículo siguienteDesconfinar la Navidad

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here