Pau Farràs. Lo vemos en los balcones, en las redes sociales y en los dibujos que profesores y niños se envían los unos a los otros para animarse. De un tiempo acá se ha popularizado el lema “Todo irá bien”, proveniente de Italia y principalmente dirigido a los niños. Es también un tipo de consigna ante la falta de ánimo, la frustración o la impaciencia que provoca el confinamiento. Todo irá bien, nos dicen, como si todo fuera tan sencillo como pensar en positivo.

Pero, ¿de verdad “todo irá bien”? Es evidente que no.

Más de 20.000 muertos en España, millones de contagiados en el mundo, decenas de millones de afectados por despidos o descenso de la actividad económica. En algunos casos, personas desprovistas de todo tipos de airbag en forma de ahorros, ya no digamos propiedades. Sufren y sufrirán las trabajadoras del hogar, los autónomos endeudados, las familias monomarentales, los niños que comían gracias a becas comedor o a la merienda que hacían en el centro abierto. Si miramos las favelas latinoamericanas o las grandes ciudades africanas, allá donde el jabón y el agua son un lujo y la distancia social un imposible, el escenario todavía es más terrible.

No, no todo irá bien. Negar todas las realidades que mencionábamos y esconderlas detrás un arco iris nos condena al infantilismo. Al pensamiento mágico. A la ceguera.

La vida no siempre es justa. La vida no siempre tiene sentido. Y en la vida, evidentemente, no todo saldrá bien. Y todo ello no es incompatible con decir que la vida es un don. Cada día puede ser una maravilla, incluso recluidos en casa, pero no hay ninguna necesidad de negar el horror. La aventura de asumir el sinsentido, la injusticia y la desgracia y, aun así, seguir adelante, es mucho más interesante que el pensamiento mágico del “Todo irá bien”.

Nos da pistas el Evangelio, cuando Jesús responde a Pedro: “Si alguien quiere venir conmigo, que se niegue a él mismo, que tome su cruz y me acompañe”. Según el evangelio de Mateo, después de que Jesús anunciara a los discípulos que moriría y resucitaría, Pedro lo había reñido. “De ninguna forma, Señor: a usted no le puede pasar”. ¿Qué hacía Pedro entonces, sino negar lo que tenía que pasar, con un “todo irá bien”? Jesús lo anima entonces a asumir la desgracia, simbolizada por la carga de la cruz, y acompañarlo. No para exaltar el sufrimiento, sino para decir sí a la vida tal y como es.

La muerte y resurrección que justo acabamos de celebrar también son, en definitiva, una lección en este sentido. Jesús de Nazaret vivirá un juicio injusto y sufrirá una condena tortuosa, inhumana, terrible. No nos dirá que “todo irá bien”, porque conoce demasiado bien la fragilidad y la precariedad de la existencia humana. Pero también sabe que la semilla tiene que caer al suelo para dar fruto, y que lo que tiene que venir después es una maravilla. Esperanza a pesar de todo.

No todo irá bien, pero podemos encontrarle un sentido al confinamiento. Valorar aquello que teníamos y ya no; agradecer lo que sí conservamos; sentirnos parte de un todo solidario que ayuda a allanar la curva; aprender a vivir de otro modo; descubrir que hay vida más allá de la obsesión por la productividad. Viktor Frankl encontró sentido a su experiencia en los campos de Auschwitz y Dachau y nos demostró la capacidad humana de transcender nuestras dificultades, no a negarlas. Nelson Mandela aprovechó los 28 años que pasó en la celda para planificar como cambiaría su país. Frida Kahlo se convirtió en la pintora más influyente de Latinoamérica después de quedar postrada a la cama por un accidente. Los estoicos nos dejaron escrito como afrontar las adversidades tomando perspectiva. Quizás el “Todo irá bien” nos está privando de aprender alguna lección valiosa sobre el sentido de la vida.

Si tomamos lemas sencillos pero sensatos, prefiero remitirme a uno que propuso recientemente Pep Marí, psicólogo deportivo y, por lo tanto, acostumbrado a integrar la frustración dentro del día a día: “La vida no consiste en evitar que llueva, sino en aprender a bailarla bajo la lluvia”.

Imagen de Kai Försterling extraída de La Vanguardia

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Artículo anteriorVa en serio, la vida
Artículo siguienteContemplación de la encarnación [EE 101-109]

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here