Daniel JoverLos primeros lazos se crean en torno a los afectos, los sentimientos y la necesidad básica del cuidado esencial.

Cuando sentimos las pasiones también encontramos los sufrimientos. Debemos aprender a aceptar las limitaciones impuestas por la más temporal de las costumbres, que es vivir.

¿Qué hacemos cuando aparece la muerte que nadie ha invitado?

También necesitaremos mirar las cosas, la gente y la vida presente con los ojos de los que ya no las ven. Esa metáfora será salvadora: todo será más bello y sagrado. La vida recién estrenada con una mirada nueva llena de esperanza, que nos hará sonreír y emprender el viaje. Para ello, hay que recordar y no olvidar, a pesar de que nuestra sociedad hipermoderna convierte la muerte en un tabú; oculta algo fundamental: la pedagogía de la buena muerte. Los muertos que se olvidan están más muertos todavía. Recuerdo todos los amigos queridos que ya no están; la presencia silenciosa de la muerte cuando vino a buscar a mis tías, mis abuelas y la bisabuela, Mariana, siempre de la misma manera. Sentadas en sus mecedoras, dejaban de comer y beber esperando ese momento, porque ni tenían ganas de seguir viviendo ni sus ojos tenían ganas de seguir mirando. Sabían morir. Pero, ¡qué injusta la muerte de los que se van antes de tiempo…!

Tenemos el deber de hablar de ellos, de escribir sus historias, sus vivencias. Familiares, amigos, vecinos, gente anónima, sin voz, valientes innominados, héroes callados que murieron sin nadie que los recordemos. Nosotros miraremos por ellos con la memoria presente del ayer en el fulgor del hoy. Nuestro mundo irá desapareciendo antes que nosotros, como les pasó a los que nos precedieron. Y de repente, un día, tal vez nos daremos cuenta de que este mundo que hemos habitado ya no nos pertenece. Seremos testigos de cómo van marchando seres queridos, cómo se destruyen los paisajes de nuestra niñez y se borran los entornos que configuran nuestra vida, y llegaremos a parecer extraños, ajenos a lo que nos rodea… viviendo fuera de nuestro tiempo, anacrónicos.

Imagen extraída de: Pixabay

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Maestro, educador y emprendedor social, es cofundador del Equipo PROMOCIONES, Red de Conocimientos y Servicios Avanzados para el Desarrollo, organización de economía social y solidaria pionera en el campo del desarrollo local, la creación de empleo y empresas, la formación y la inserción profesional. Es presidente de la Asociación para la Promoción de Iniciativas Sociales y Económicas (APRISE) y asesor de educación y empleo de diversas instituciones públicas y privadas.
Artículo anteriorFeminicidio político: caza de brujas y esperanza en tiempos de neoliberalismo, globalización y postmodernidad
Artículo siguiente“Dales también el manto” (Carta a la Iglesia de Dios que está en España)

1 COMENTARIO

  1. Yo creo que la muerte forma parte de nuestra vida , pero no tenemos noción cuando, como y donde no tenemos hora, fecha y mucho menos edad,,, solamente viene cuando uno menos lo espera,, para mi morir sin molestar ni hacer ruido seria una buena muerte, es que, nadie acepta que venimos para morir no para vivir eternamente… Somos seres humanos no de piedra,,, si aceptamos que todos nos iremos en cualquier momento seríamos mejores hasta con nosotros mismo

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here