Victor CodinaEste título aparentemente sensacionalista, reproduce unas palabras del papa Francisco en su discurso con ocasión del encuentro con los obispos del Brasil en Río de Janeiro, el 27 de julio de 2013.

Hablando de no reducir el compromiso de las mujeres en la Iglesia, añade: “Si la Iglesia pierde a las mujeres en su dimensión total y real, la Iglesia corre el riesgo de la esterilidad”.

Todos conocemos la tragedia de la esterilidad en un matrimonio. Su futuro queda cuestionado. Algo semejante puede ocurrirle a la Iglesia si prescinde de las mujeres, si se las margina, si no se las tiene en cuenta, si se prescinde olímpicamente de ellas, si se las subutiliza, si se las silencia.

Esta actitud de marginación machista y clerical de las mujeres, contradice el modo de actuar de Jesús y el papel de las mujeres en el evangelio.

La teóloga Dolores Aleixandre nos presenta una lista de actitudes de las mujeres en los evangelios:

  • Preparan los caminos del Señor: como Isabel (Lc 1) y María de Nazaret (Lc 1-2).
  • Buscan con persistencia y hallan: como la mujer que busca la dracma perdida (Lc 15, 8-10); la hemorroisa (Lc 5, 21-34);  la mujer encorvada (Lc 13, 10-17); la pecadora (Lc 7, 35-43); la viuda de Naim (Lc 7, 13); la viuda que pide justicia al juez (Lc 18, 1-8).
  • Guardan la Palabra: como María de Betania (Lc 10, 38-44) y María de Nazaret (Lc 2, 19-52).
  • Siguen fielmente a Jesús: con sus bienes (Lc 8, 3), hasta la cruz (Lc 23, 27-31; 9).
  • Están  atentas a los signos de los tiempos: creen en la resurrección a pesar de ver el sepulcro vacío  (Lc 24, 23-24).
  • Son  generosas: derraman perfume como la pecadora (Lc 7, 35-43); como la viuda que da todo lo que tiene (Lc 21, 1-3); como las mujeres que van al sepulcro a ungir a Jesús (Lc 24, 1-11).

Una Iglesia que no tenga en cuenta a las mujeres en su gobierno, pastoral, teología, espiritualidad, liturgia y moral, corre el riesgo de convertirse en una institución racionalista, fría, juridicista, machista, clerical, inhumana y poco evangélica. Es decir, en palabras de Francisco, estéril. ¿No será esta una de las razones del actual rechazo de muchas personas a la institución eclesial?

Como ha escrito el anciano teólogo francés, de más de 100 años, Joseph Moingt, la mujer no es el problema sino “la solución de la Iglesia”. Solo acogiendo plenamente a las mujeres en la Iglesia, ésta no se convertirá en una higuera estéril (Mc 11, 12-14), sino que podrá dar frutos evangélicos.

esterilidad eclesial

Imagen extraída de: Pixabay

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Jesuita. Estudió filosofía y teología en Sant Cugat, en Innsbruck y en Roma. Doctor en Teología, fue profesor de teología en Sant Cugat viviendo en L'Hospitalet y Terrassa. Desde 1982 hasta 2018 residió en Bolivia donde ha ejercido de profesor de teología en la Universidad Católica Bolivia de Cochabamba alternando con el trabajo pastoral en barrios populares Ha publicado con Cristianisme i Justícia L. Espinal, un catalán mártir de la justicia (Cuaderno nº 2, enero 1984), Acoger o rechazar el clamor del explotado (Cuaderno nº 23, abril 1988), Luis Espinal, gastar la vida por los otros (Cuaderno nº 64, marzo 1995).
Artículo anteriorTransgresiones y transformaciones: un reto continuo ante la idealización del pensamiento único
Artículo siguienteEn los 500 años de la Reforma Protestante. Historia y desafíos

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here