Agustín OrtegaEste artículo tiene su raíz en la ponencia que realicé en Centro de Investigación Social Avanzada (Cisav Querétaro), con el título-temática “Libertad y liberación. Una aproximación a la filosofía y teología en América Latina” con motivo del  viaje académico y de amistad que hice por primera vez a México para impartir diversas ponencias y conferencias en distintas universidades e instituciones como el Cisav. En dicha ponencia, traté de exponer el sentido y las claves de la libertad en su interrelación con la liberación integral como se ha ido desarrollando en la historia del pensamiento, de la filosofía y de la teología y tal como se ha ido actualizando y profundizando desde la cultura de América Latina. El pensamiento contemporáneo, como el personalismo o el crítico y latinoamericano, ha reflexionado y ahondado en estas cuestiones claves de la libertad y la liberación de una forma viva, cualificada y profunda. Un pensamiento que está en diálogo e inspirado por la fe bíblica, judía y cristiana-católica con su antropología teológica, su teología moral y su pensamiento social cristiano o la doctrina social de la iglesia que recoge lo más valioso de la historia del pensamiento sobre dichas cuestiones.

Frente a todo idealismo, individualismo burgués o espiritualismo desencarnado, es una filosofía y teología que se encarna en lo real, que se religa a la realidad humana, social e histórica con pasión y honradez. Y, por lo tanto, que enmarca estas cuestiones de la libertad y liberación en estos contextos y realidades humanas, sociales e históricas con las culturas, ideologías y estructuras o sistemas que dominan en el mundo. Desde este pensamiento que se hace cargo de la realidad, podemos discernir cómo en nuestra época moderna y contemporánea la libertad ha sufrido compresiones y prácticas sesgadas, inhumas e injustas. En dichas épocas, primeramente, la libertad padeció su tergiversación y manipulación impuesta por el liberalismo economicista con el capitalismo, como domina hoy con el neoliberalismo y capitalismo ya global. La libertad se redujo a un momento, ciertamente necesario pero del todo insuficiente, como es el de la libertad de elección y decisión, cayendo así en el individualismo burgués, posesivo e insolidario.

Se malogró así el sentido de la libertad que, como lo comprendió lo más valiosos de la filosofía o teología, se va realizando en la vital esfera antropológica, ética y moral con las experiencias, valores y sentimientos que orientan el auténtico significado de la libertad. Es el reduccionismo de la libertad al interés individual y propio provecho o lucro lo que dio lugar al mal de nuestra época, la perversión de la libertad con el individualismo egolátrico, posesivo, hedonista, relativista e insolidario que todo lo mide y valora según convenga a dichos intereses individualistas. Al contrario, el ser realmente libre se va logrando en el amor, entrega, servicio y responsabilidad con lo real, con los otros y con el Otro. Con Dios mismo que nos regala el don (gracia) de la libertad para que nos vayamos liberando de todo mal, pecado e injusticia, del egoísmo con sus ídolos de la riqueza-ser rico, del poder y de la violencia; y salvando en este amor fraterno, servicial y solidario en el compromiso por la paz, por la justicia y la liberación integral de toda esclavitud u opresión.

Por tanto, frente al liberalismo y el capitalismo, es la libertad que nos rescata de toda opresión e injusticia. Y supone pues, de forma imprescindible, la liberación de toda esclavitud, dominación y mal con el bien común que promueve las condiciones sociales e históricas que aseguran la vida, dignidad y derechos humanos de toda persona. No hay realmente libertad allí donde no hay solidaridad, bien común ni justicia social-global que nos vaya liberando del mal e injusticia del hambre, miseria y pobreza, de la explotación laboral (trabajo basura e indecente) y del desempleo, de las guerras o violencias y de la destrucción ecológica, del machismo o del no respeto a la vida en todas sus fases, dimensiones y formas. Se deforma la libertad cuando, en su nombre, se producen o legitiman todas estas injusticias y ataques a la vida-dignidad de la personas.

Se pervierte la libertad si esta no se convierte en un proyecto o proceso para la vida del amor solidario, la militancia y lucha por la paz, por el bien común y la justicia liberadora con los pobres. La libertad siempre se va realizando en esta alteridad solidaria con los otros. En el amor interpersonal, social y público, la caridad política que en esta búsqueda del bien común y de la civilización del amor, de forma efectiva e inteligente, va transformando las causas de los problemas e injusticias. Con la liberación personal e integral de las relaciones inhumanas, las estructuras sociales de pecado, los sistemas políticos y económicos injustos, los mecanismos laborales, comerciales y financieros perversos.

Aunque, como impuso esa mala respuesta al capitalismo como fue el comunismo leninista y stalinista, tampoco podemos caer en la negación de la libertad por la búsqueda de una supuesta justicia e igualdad. Frente a todo elitismo partidista y burocracia estatalista, la justicia e igualdad se deben articular constitutivamente con la libertad y participación (autogestión) democrática, la democracia real en el protagonismo de los sujetos, personas y pueblos con los pobres de la tierra en su desarrollo, promoción y liberación integral. En realidad, como se observa, todos los totalitarismos caen en el individualismo y elitismo burgués. Ya que anteponen los ídolos del mercado-capital y del estado o partido a las personas, a los pueblos y a los pobres con su vida, dignidad y ser sujetos-protagonistas de los proyectos humanizadores, liberadores, espirituales y globales.

En este sentido, como hemos indicado, hacen falta unas claves antropológicas, valores éticos y principios sociales que promuevan toda esta libertad y liberación integral del ser humano. Como son el bien común  y la subsidiariedad en la política con la democracia real, autogestionaria y ética para se vayan logrando las condiciones humanas, sociales e históricas que aseguren los derechos humamos. Lo que tiene su raíz en la civilización de la pobreza, esto es, la comunión solidaria de vida, de bienes y de luchas liberadoras por la justicia con los pobres que va cultivando una vida con sentido y felicidad; frente a la esclavitud, deshumanización y sinsentido de las idolatrías de la riqueza, del poder y la violencia. Esta vida, que antepone el ser persona en la solidaridad al tener y poseer, hace posible la paz justa y la ecología integral. Desde la espiritualidad o mística de comunión con Dios, con los otros, con los pobres y con esa casa común que es el planeta tierra. Extirpando así de raíz la codicia y poder que siempre producen las guerras, violencias y destrucción de la vida en todas sus formas.

Este eco-pacifismo integral está alimentado por la espiritualidad-ética del cuidado y de la vida que expresa, como símbolo real, lo femenino que debe orientar a toda política y economía. Es decir, la solidaridad, el protagonismo, dignidad e igualdad de la mujer para la liberación de la feminización de la pobreza, de la explotación laboral y exclusión sociopolítica de la mujer, de toda violencia que padezca la mujer. En oposición al machismo y patriarcado, en contra de todo terrorismo doméstico. Tal como nos está mostrando y testimoniando todo lo anterior la fe e iglesia con los papas como Francisco que nos transmiten al Dios liberador y de la justicia con los pobres, al Dios de la felicidad y vida realizada, plena-eterna.

América Latina

Imagen extraída de: Pinterest

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Artículo anterior5 verbos para construir hospitalidad
Artículo siguiente¿Hay que educar en diversidad religiosa?

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here