¡Nos queremos vivas! La justicia es curar el cuerpo y el alma de las mujeres (II): La felix culpa

¡Nos queremos vivas! La justicia es curar el cuerpo y el alma de las mujeres (II): La felix culpa

Neus ForcanoLa interpretación de algunos textos bíblicos de la tradición cristiana ha contribuido a hacer creer, tanto a creyentes como a no creyentes, que ha habido una creación jerarquizada del ser humano. Un sexo no marcado y otro que ha surgido como acompañante y complemento. De la expulsión del paraíso del mito de Adán y Eva (Gn, 3) también se han sacado conclusiones negativas, sobre todo de cara a Eva, que se ha llevado la peor parte. Si Lilith ya había sido expulsada del mundo por no obedecer la misión que se le había confiado, Eva también fallará porque induce a Adán a comer del fruto del árbol del bien y del mal. La interpretación del mito en una Iglesia institucionalizada ya desde los inicios dentro de los cánones patriarcales del Imperio romano y de la organización moderna de Europa, ha descargado sin miramientos la culpabilidad en las mujeres y ha considerado a Eva como la yesca del pecado, en lugar de interpretar que el sentido de fondo del pasaje bíblico muestra la debilidad y la dificultad del ser humano, sea hombre o mujer, para ser en todo momento imagen y semejanza de amor y libertad. (más…)

¡Nos queremos vivas! La justicia es curar el cuerpo y el alma de las mujeres (I): Víctimas, ¡pero no para siempre!

¡Nos queremos vivas! La justicia es curar el cuerpo y el alma de las mujeres (I): Víctimas, ¡pero no para siempre!

Neus ForcanoLa pobreza y la violencia siguen teniendo rostro de mujer y de niña. De todas las mujeres que con su esfuerzo y su complicidad con los demás, llevan adelante la familia y hacen crecer a los hijos; cuidan de los enfermos y de los ancianos de su casa, y si pueden, además, trabajan fuera de casa…, y aún así, son víctimas de la violencia en las relaciones con los compañeros y familiares más cercanos. De todas las niñas que, metidas en mafias de tráfico de personas, son engañadas y deportadas sin papeles y se encuentran a merced de proxenetas que las fuerzan a prostituirse. Por miedo y amenazadas, viven una angustia de silencio y pagan, con la transacción de su cuerpo como moneda, la alimentación y la seguridad de los pequeños que parieron en sus países de origen y que han tenido que abandonar a su suerte. En los países de llegada son carne de cañón, unas nadies sin papeles ni libertad para decidir qué quieren hacer de su vida. (más…)

Necesitamos tu apoyo en estos momentos. Con sólo 2€ al mes haces posible este espacio.COLABORA
+