Cristianisme i JustíciaMiguel González, director de la Fundación Ellacuría, nos habla en este vídeo -grabado hace unos meses, pero que hasta ahora no os habíamos podido ofrecer- de la necesidad de transitar desde la hostilidad a la práctica de la hospitalidad frente a la imposición de fronteras y muros.

Si queréis profundizar en el tema, podéis leer el cuaderno De la hostilidad a la hospitalidad.

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Artículo anteriorNecesitamos rastreadores de estrellas
Artículo siguienteCultura líquida según Bauman

4 Comentarios

  1. […] Nosotros no ofrecemos un servicio básico y, por tanto, siguiendo las instrucciones de las autoridades y pensando en el bien común, no abriremos. No estaría justificado que una persona saliera de su domicilio para venir “a nuestra casa”, aunque para muchas de ellas, y especialmente las más vulnerables, las entidades de acogida son los únicos lugares donde encuentran a alguien dispuesto a escucharlas, donde pueden dejar de ser invisibles y compartir quiénes son y en qué situación se encuentran. Esta puerta cerrada intentamos compensarla intensificando el contacto telefónico con quienes ya estábamos en contacto, pero no podremos llegar a toda aquella gente a la que aún no conocemos. Personas que es probable que tengan que vivir más escondidas que nunca, ya que la presencia policial en la calle es mucho más evidente. Este será un tiempo perdido para la acogida. […]

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here