Tere IribarrenLa Vanguardia, 23 de septiembre de 2016: «Hace unos días Alex, un neoyorquino de seis años, escribió una carta a Barack Obama. “Querido presidente, ¿recuerda usted al chico que recogió una ambulancia en Siria?”. “Por favor, ¿puede ir a por él? Le estaremos esperando con banderas, flores y globos. Le daremos una familia y él será nuestro hermano”.

Alex se compromete a compartir su bicicleta con Omran, a enseñarle inglés y matemáticas. Dice que le presentará a un amigo sirio que tiene en su colegio y que juntos podrán ir a fiestas de cumpleaños. “Muchas gracias –se despide Alex de Obama–. Esperaré a que venga”».

Es difícil comentar esta carta, es mejor leerla en silencio y dejarse impactar.  Como Alex, esperaré a que venga…

Cada mañana  cuando leo la prensa y oigo promesas,  números y estadísticas sobre aquellos que están en condiciones inhumanas, espero que vengan…

Como a Alex, me sale hacer una lista de lo que podría compartir. Y me quedo afectada, sorprendida por la ceguera de nuestros ojos y la cerrazón de nuestro corazón.

Alex, enséñanos a celebrar cumpleaños, a llenar nuestra casa de globos y banderas, a sentirnos hermanos. Y no  dejes de recordarnos que les esperamos. Muchas gracias, Alex.

carta

Imagen extraída de: Sipse

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Religiosa del Sagrado Corazón. Licenciada en teología. Coordinadora de los cursos y actos de Cristianismo y Justicia. Miembro del patronato de la Fundación Lluís Espinal – Cristianismo y Justicia.
Artículo anteriorAnte la grave crisis socio-ambiental, la urgencia de una ética planetaria
Artículo siguienteManos manchadas de sangre

2 Comentarios

  1. A veces esperar puede sonar a encogimiento de hombros pero esperar es soñar es desear que algo tiene que cambiar dentro de nosotros para ver el cambio global

  2. Los niños/as tienen una ingenuidad o inocencia que los adultos, aunque nos dejemos mover emocional o espiritualmente por ella, no podemos tener. Saber es un escollo inevitable. Por otra parte, con respecto a los inmigrantes a nuestros países, bien sea Nord-Africa, Asia, o América Latina, más aún quienes hemos sido inmigrantes sabemos que más que refugiados políticos seamos eso y además refugiados económicos. Las causas de las migraciones no son desconocidas, estos desplazamientos los originan nuestras propias naciones de destino, las naciones poderosas en las que los que ya migramos somos ahora ciudadanos o residentes o indocumentados, las enormes corporaciones y su gestión geopolítica. Basta mirar al panorama político de los Estados Unidos de Norteamérica o al de España para reconocer que más que falta de acogida, que la hay, el problema mayor es causal, que nuestros países y los grandes grupos político-económicos (Davos, G-7, G-20, OMM, Bilderberg, etc.) son los manipuladores detrás de las geo-políticas nacionales e internacionales. Muchos de nosotros vivimos en apartamentos o en situaciones de extrema limitación de espacio, quienes tienen mansiones y palacios (Papa Francisco ya lo hizo) pueden acoger mejor sin que las personas acogidas queden hacinadas. Un problema: Los cristianos/as de mayores espacios domiciliares y mayores capacidades para ofrecer empleos o donar medios son precisamente quienes poseen inversiones en las grandes corporaciones que responden a los mencionados grupos globales. Por qué la Iglesia Católica no excomulga a quienes teniendo espacio no lo ceden (situación muy similar a la que el evangelio lucano atribuye a la situación de ‘Jesús, María y José al momento del nacimiento de Jesús) y en cambio ex-comulga por razones de disensión o negación de doctrinas? Una de ellas, desde luego es que organizaciones como las de los Caballeros de Colón y la Orden de Malta que administran millones en el sostenimiento de la jerarquía y sus obras no se mueven para presionar a los políticos. Solo en los EUA si los Caballeros de Colón se pusieran de acuerdo para negar su voto a Donald Trump y condenaran la política internacional norteamericana, pudieran tener un gran impacto quizás decisivo. Lo mismo la Orden de Malta. El cardenal más anti-Francisco (Raymond Leo Burke, antiguo Presidente de la Rota Romana) es el patrono de la Orden de Malta: Por lo tanto poco se puede esperar de ese lado. Justin Francis Rigali, presidió la Pontificia Comisión para América Latina y ahora es cardenal patrono de los Caballeros de Colón. En su primer cargo saboteó el reconocimiento de Oscar Romero y como arzobispo de St. Louis (MO, USA) demostró afiliarse con la extrema derecha pro-Juan Pablo II). No ha cambiado en su postura. Por lo tanto tampoco se puede esperar mucho de él como para mover los Caballeros de Colón agrupan a más de 1,7 millones de miembros, una gran parte de ellos en los EUA, si optaran por influir la política internacional de los mismos, pudieran quizás ejercer una gran influencia. Claro que cada persona pudiera mejorar en alguna medida la acogida a los inmigrantes que llegan en tan malas condiciones a nuestros países, y es bueno exhortar a que hagamos esa pequeña cantidad de esfuerzo de solidaridad, pero por qué tenemos las manos atadas para mobilizar a la Iglesia Católica y forzar a nuestros obispos a asumir posiciones políticas más cristianas? Seguramente sea la misma causa que impide a Francisco cambiar la curia. No fuera esa una causa moral, al menos en mi conciencia lo es, para abandonar mi parroquia cuyo rector es extremadamente carrerista o negar mi obediencia a mi obispo que también lo ha sido y es? Por qué no se anuncia más claramente el significado y el poder del «foro interno» de cada católico? Por qué no se denuncia a esas organizaciones católicas globales que siguen reclutando miembros sin el propósito de educarles evangélica o cristianamente a discernir y obrar en congruencia con las actitudes y decires atribuidos a Jesús en los evangelios? Esas son preguntas que quizás no encuentren respuesta porque por otro lado responderlas puede implicar la condena jerárquica que sigue siendo temida.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here