Nuevas transformaciones en el movimiento altermundista

Nuevas transformaciones en el movimiento altermundista

Gianni OrsiniEl próximo Foro Social Mundial (FSM) tendrá lugar del 9 al 14 de agosto en Montreal, Quebec. Los dos últimos se habían celebrado en Túnez, en 2013 y 2015. En este último, el Consejo Internacional (CI) del FSM decidió que el de 2016 tendría lugar en Canadá, rompiendo así el ritmo propuesto en 2007 de un FSM cada 2 años, con movilizaciones mundiales entre dos FSMs para significar la importancia de articular las luchas de ámbito global con las de cada día, de ámbito local, necesarias para realizar el cambio de abajo arriba. Es así como comenzó el FSCat, en 2008, y es por ello que se repitió cada 2 años hasta 2014.

Rompe también la geografía. Por primera vez el FSM se celebra en un país del Norte, y en un país miembro del G7. El FSM se traslada, por tanto, al corazón del sistema capitalista. Un FSM en el Norte rompe simbólicamente la dicotomía Norte-Sur y permite enfocar la mirada según un eje local-global más conforme a la realidad y más operativo contra la hegemonía de un sistema global asimétrico e injusto, ordenado de arriba abajo. Sobre todo un sistema insostenible: según un informe de OXFAM, en 2015 las 62 personas más ricas tenían más que la mitad de la población mundial -eran unas 150 el año anterior y unas 350 poco antes…

Esos cambios de ritmo y de ubicación son sintomáticos de los cambios en el seno del altermundismo, que se han hecho patentes en los últimos años:

  • “Multiplicación” de foros sociales temáticos o geográficos: después de Túnez 2015, se han organizado los foros siguientes: mundial de las migraciones; temático de Porto Alegre +15; de la educación; sobre la energía nuclear; el FSM de Madrid; el Fòrum Català de Teologia i Alliberament; el FSCat de Girona, etc.
  • Integración de un modelo de movilización social más cercano al modelo de Occupy o de los Indignados, buscando horizontalidad radical y participación de todos, de abajo a arriba: el grupo “Primavera Erable”, en alusión a las primaveras árabes, participa del “colectivo FSM 2016”, organizador del FSM de Montreal; la “Nuitdebout”, en Francia, reivindica un cambio de sistema global, etc.
  • Sinergia, complementariedad y permeabilidad más dinámicas entre asociaciones, grupos y movimientos, respetando la diversidad, como si el denominador común fuera obvio, estén donde estén y cualesquiera que sean las luchas.

Así pues, el sistema es como un gran monstruo que se combate desde muchos lados… Chico Whitaker usó, durante el encuentro sobre “convivencia planetaria”, la metáfora guevariana de la guerrilla -no-violenta, eso sí. “El sistema –decía- es como una gran barca en el centro del océano, y los “foros”, miles de pequeños barcos lanzados contra ella”. La metáfora no está alejada de la realidad. Existen, pues, verdaderas nebulosas de foros alrededor del mundo con un objetivo global común explícito: detener el desmantelamiento del mundo, bien común de toda la humanidad. El sistema sería el centro, rodeado por esas nebulosas. Cada foro articularía líneas de acciones a nivel local o global que supondrían golpes al sistema, sea desde la desobediencia y la acción ilegal, aunque legítima, sea desde la protesta legal y masiva, para reformarlo; o sea, desde la puesta en marcha de otros mundos posibles. Ya conocemos los cambios que estas luchas han propiciado en Barcelona y en España, y el golpe que, esperamos, tal enfrentamiento pueda significar para el TTIP.

El FSM, a pesar de ser un foro más dentro de las nebulosas, pero siendo el heredero de Porto Alegre, tendría una fuerza de atracción especial y sería como la punta de lanza de la gran nebulosa-foros para socavar el sistema, de abajo a arriba. En Montreal se esperan entre 50.000 y 80.000 personas, 1.500 actividades autogestionadas, 15 grandes conferencias, ciudadanos de 120 países. Funcionará la participación on-line -miles de personas ya han podido participar de las sesiones preparatorias. Se espera sobre todo que la participación, la repercusión mediática y el impacto social, medioambiental y económico sean verdaderamente significativos.

El FSM como lugar de encuentro “locales-global”, de iniciativas nuevas, de intercambios, sinergias, creatividad colectiva y acciones…, sigue siendo una parte importante del proceso para construir un mundo solidario y sostenible, con valores, donde cada persona y cada pueblo tenga cabida, sea respetado/a y pueda dar su opinión. “¡Otro mundo necesario, juntas/os se hace posible!”

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.