Cristianisme i Justícia. Con la ecología como con tantas otras cuestiones, podemos cargar el peso sobre la autocrítica y la lamentación, y asumir el mea culpa de no haber abordado esta cuestión con el profetismo, la fuerza y la urgencia que hemos desplegado al tratar otros temas. Podemos, sin embargo, ser optimistas y alegrarnos con el hecho de que por fin la ecología ha entrado en la agenda de la Iglesia y también en la agenda y las prioridades de nuestro centro. Ya desde hace unos años, un grupo de trabajo sobre ética y sostenibilidad viene reuniéndose periódicamente  y de ese trabajo han surgido algunas interesantes reflexiones. Creemos que este curso, que ha culminado con la publicación de la encíclica papal Laudato Si’, ha servido para poner sobre la mesa definitivamente, la cuestión ecológica ya no solo como una cuestión científica reservada a expertos, sino como una cuestión que toca a la justicia, a la manera de vivir, a la manera de concebir la economía y las relaciones humanas, y que toca también a la fe cristiana. El concepto de “casa común” asumido por el Papa Francisco nos introduce en una dimensión nueva de compromiso y reflexión a la que seguiremos estando atentos.  De momento os ofrecemos la selección de algunos posts que hemos publicado durante este curso

– “La encíclica Laudato si’”, de Jaume Botey

– “Una agenda política verde para el cuidado de la casa común #2015electoral”, de Chema Castells

– “Una encíclica para una conversión del corazón”, del Grupo de ética y sostenibilidad de Cristianisme i Justícia

– “Un modelo no universalizable”, de Oscar Mateos

– “El rico Epulón y el pobre energético”, de José Eizaguirre

– “El año en que la ecología se convirtió (oficialmente) en asunto católico”, del Grupo de ética y sostenibilidad de Cristianisme i Justícia

– “Rebajas éticas y sostenibles”, de Maria Núñez

– Yayo Herrero “El ecologismo y el feminismo incomodan porque van en contra de tus privilegios”

– “Una transición energética más justa”, de José Ignacio García

environmental-protection-683437_1280

Imagen extraída de: Pixabay

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Artículo anteriorLos pobres vicarios de Cristo (II): santa Catalina de Siena
Artículo siguienteLos pobres vicarios de Cristo (III): Erasmo de Rotterdam

1 COMENTARIO

  1. Laudato si es un llamado a todos los seres humanos a hacer lo que es necesario para sanar la Casa Comùn. Me gusta lo de Casa Comùn por que en una casa todos deben colaborar en las tareas para que estè habitable y hermosa. Somos peregrinos que viajamos en esa Casa que se desplaza como parte de un sistema y de un Universo. Somos compañeros de camino y no està nada mal que entre todos la cuidemos para que al partir, se la dejemos a los que continùan el viaje, en mejores condiciones de como nos ha tocado habitarla. Estoy poniendo mi granito de arena motivando a mis amigos y vecinos a separar los residuos, a sembrar àrboles y plantas de jardìn, a cuidar los pàjaros, las iguanas, ardillas y otros animalitos. Tenemos libre albedrìo para decidir nuestras acciones y yo he decidido cuidar la casa comùn en lo que me toca y motivar con el ejemplo a otros.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here