II Simposio UNIJES de Pensamiento Social Cristiano

II Simposio UNIJES de Pensamiento Social Cristiano

José Sols LuciaEste año celebramos el 50º aniversario de la clausura del concilio Vaticano II (1965-2015), y más concretamente de la aprobación de su constitución pastoral, Gaudium et spes (7 de diciembre de 1965). Tanto el concilio en general como este documento en particular significaron la expresión de la voluntad que la Iglesia Católica mostraba por abrirse fraternalmente al mundo después de años, de hecho, siglos, de desencuentros entre ella y sucesivos movimientos culturales modernos. Aunque, sin duda, el texto conciliar es muy matizado en sus afirmaciones, la percepción eclesial y social que se tuvo de aquel acontecimiento fue que la Iglesia quería hablar de tú a tú al conjunto de la humanidad, ya no sólo como maestra, sino también como hermana, de tal manera que la Iglesia Católica hizo suyos los gozos y esperanzas ―esto es lo que significa gaudium et spes―, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, dado que nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en el corazón de los seguidores de Cristo, según afirmó el concilio en los primeros renglones de esta constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo.

El Grupo de Pensamiento Social Cristiano de UNIJES, formado por profesores de Pensamiento Social Cristiano ―o de materias cercanas a esta― de centros superiores de la Compañía de Jesús de España, quiso reflexionar acerca de la importancia de este aniversario, y quiso hacerlo de manera hermenéutica, esto es, pretendiendo entender aquel texto desde nuestro momento presente, y nuestro momento presente a la luz de aquel texto. Por ello este grupo convocó el II Simposio UNIJES de Pensamiento Social Cristiano, “La Iglesia en el mundo: la autonomía de la realidad a la luz de la fe. En el cincuentenario de Gaudium et spes (1965-2015)”, que tuvo lugar en IQS y ESADE (Universidad Ramon Llull), Barcelona, los días 1-3 de julio de 2015, y lo hizo con la colaboración del Aristos Campus Mundus 2015 ―campus de excelencia formado por la Universidad Ramon Llull, la Universidad Pontificia Comillas y la Universidad de Deusto, teniendo como socias a Fordham University, Georgetown University y Boston College.

Tal como dije en la presentación del simposio, en la Iglesia Católica estamos viviendo años intensos. El papa Francisco, en sus dos primeros años de pontificado, ha apretado el acelerador en muchos terrenos. Se suceden los signos proféticos con la impronta de este papa; se suceden los pronunciamientos valientes acerca de la pobreza, de la guerra, de los inmigrantes, de la ecología, de la defensa del ser humano aún no nacido; se suceden documentos sumamente importantes como la exhortación apostólica Evangelii gaudium (2013, lo que podríamos denominar su programa marco doctrinal) y la recientemente publicada encíclica social sobre ecología, Laudato si’ (junio de 2015), sin olvidar la encíclica Lumen fidei (2013), que ya había sido preparada por el anterior pontífice, Benedicto XVI. Son también años intensos para la Iglesia porque vuelve a haber mártires: hombres, mujeres y niños asesinados en África y en Asia sólo por no renunciar a su fe cristiana, a manos de yihadistas que no quieren entender el mensaje de paz que contiene el Corán. Y son años intensos porque hace cincuenta años de muchas cosas: de Juan XXIII y su Pacem in terris (1963-2013), del concilio Vaticano II (1962-1965), y en particular de la constitución pastoral Gaudium et spes (1965-2015).

Y son años cargados también de acontecimientos y de desafíos para el conjunto de la humanidad. El discurso acerca de los derechos humanos no acaba de cristalizar en estructuras de justicia. La violencia no desaparece; incluso parece que vaya a más. Los movimientos migratorios son cada vez más dramáticos. El peligro de colapso del sistema planetario por no haber respetado la ecología es cada vez mayor. Cuando empezábamos a hablar de la posibilidad de crear estructuras políticas globales, nos encontramos con unas grietas enormes en la Unión Europea, por lo que resulta difícil hablar de nuevas organizaciones mundiales cuando las regionales no acaban de funcionar. Cuando el mundo parecía ser más global que nunca, resurgen los nacionalismos y la dificultad de convivir en paz culturas cercanas. Pero no podemos obviar logros muy importantes, como el Parlamento de las Religiones del Mundo y su Proyecto de Ética Mundial.

En el simposio trabajamos en cuatro áreas, cada una introducida por una conferencia. En la primera, “El estado actual de la humanidad”, el Dr. Manuel Montobbio, Embajador de España en Andorra, una personalidad con una trayectoria diplomática muy vasta a lo largo de varios continentes, nos ayudó a rememorar algo muy importante que hizo el concilio hace cincuenta años: mirar al mundo presente. Las dos siguientes áreas temáticas fueron teológicas. El Dr. Mathias Nebel, director de la Cátedra Jean Rodhain del Institut Catholique de París, analizó con exhaustividad la antropología teológica de Gaudium et spes, esto es, la concepción de hombre que late en aquella constitución pastoral, una antropología que no pretende ser completa, pero que esboza una concepción muy interesante de lo que el hombre está llamado a ser en este mundo moderno. La tercera área temática, “La misión de la Iglesia”, fue introducida por el Dr. Joaquín Perea, buen conocedor de la eclesiología del concilio. Finalmente, el P. Josep Miralles, sj, sociólogo, profesor de ESADE, miembro del Centro de Estudios “Cristianisme i Justícia”, compartió con nosotros sus reflexiones sobre el nervio humanista que debería tener toda universidad; al celebrar este simposio en un marco universitario, no quisimos dejar de reflexionar sobre la función social, e incluso eclesial, de la universidad.

Estas cuatro conferencias y los veinte papers que se expusieron en el simposio nos dejaron un material sumamente rico, que será publicado pronto en el libro de Actas del Simposio y en la Revista de Fomento Social.

4899-55951a09adf73

Imagen extraída de: Església de Barcelona

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.