Ser rico sale muy barato. Fiscalidad y desigualdad en España y en el mundo

Ser rico sale muy barato. Fiscalidad y desigualdad en España y en el mundo

Joaquim AlsinaEn febrero, Oxfam presentó un nuevo informe sobre las causas de la desigualdad. En esta ocasión hacía referencia a las empresas del IBEX 35 y los paraísos fiscales, la ingeniería empresarial para evitar pagar impuestos y la evasión y elusión fiscal. Bajo el título “La ilusión fiscal”, el informe denuncia que cada año el fraude fiscal representa para España la pérdida de 59.000 millones de euros, de los cuales el 72% corresponde a las grandes empresas y a las grandes fortunas. Esta cantidad repercute en los servicios sociales, sanidad y educación principalmente, que el Estado del bienestar se compromete a prestar a sus ciudadanos.

Las grandes empresas de la Bolsa española tributan tan sólo un 5,3% de sus beneficios en lugar del 30% que les correspondería. ¿Cómo consiguen pagar tan poco? La respuesta se encuentra en el desvío de capitales a paraísos fiscales como Delaware, en EEUU, con 352 filiales españolas ubicadas que escamotean al Estado el correspondiente pago de impuestos; Holanda, con 122; Luxemburgo, con 62; Irlanda, con 56; Suiza, con 25; Hong-Kong, con 24; Islas Caimán, en el Caribe, con 22, y un largo etcétera que va de Puerto Rico a Dubai pasando por Sudáfrica.

Hay que tener en cuenta que tan sólo en un año, entre 2012 y 2013, se incrementaron las filiales en paraísos fiscales en un 44%, pasando de 561 a 810, y la inversión española en estos territorios aumentó en un 25%. ¿Qué empresas se encuentran al frente? Banco Santander, ACS, IBERDROLA, ABENGOA, BBVA, REPSOL, Ferrovial…

Para declarar menos beneficios las grandes empresas hacen auténticas maravillas de ingeniería financiera. Utilizan empresas pantalla, todo sin caer en la ilegalidad. Un ejemplo de empresa pantalla: una empresa española quiere vender kiwis de Nueva Zelanda en España. Lo normal sería que la empresa comprara los kiwis directamente en el país de origen y al venderlos en España pagara por los beneficios obtenidos el impuesto de sociedades, es decir, si los compra a 50 y los vende a 200, que pagara impuestos por 150 de beneficio. Ahora, para pagar menos impuestos, lo que hace es constituir una sociedad en un lugar donde no se tribute, o se tribute muy poco, por las operaciones que se han llevado a cabo fuera del país. La empresa española constituye una sociedad pantalla en la isla de Man, Gran Bretaña. Los kiwis que ha comprado a 50 en Nueva Zelanda los vende a 190 a la filial de la isla de Man, y obtiene un beneficio de 140 por el que no tributará nada o muy poco, y seguidamente la empresa española compra los kiwis a la sociedad pantalla, la filial, a 190 y los vende en España a 200, por lo que sólo pagará impuestos sobre 10. Todo muy legal pero muy inmoral.

Según Zucman, los paraísos fiscales se encuentran en el centro de la crisis financiera. Destaca este economista que acabar con los paraísos, y acabar con la pobreza y la desigualdad a escala mundial, depende de decisiones políticas. La evasión y la elusión fiscal tienen un coste en vidas humanas muy alto. La UE deja de recaudar cada año un billón de euros por las causas mencionadas, y los países en vías de desarrollo, 100.000 millones de dólares. Con estas cantidades se podrían solucionar muchos de los problemas que hoy atenazan a la humanidad.

Un ejemplo escandaloso puede ser, entre muchos otros, Sierra Leone: los incentivos fiscales otorgados por el gobierno del Estado a seis grandes empresas, en 2012, equivalían al 59% del presupuesto total del país. Es dinero que deja de recaudar el Estado y que no va a sanidad o educación. Y dos años más tarde, llega el ébola y no hay dinero para erradicar la epidemia, con 11.000 casos detectados y de momento 3.500 muertos.

Empresas como Google, Apple, Disney, Starbucks, Pepsi, Amazon, HSBC, se han visto salpicadas por noticias de evasión fiscal. No estamos hablando de cometer delitos, porque muchas de estas prácticas, incomprensiblemente, son legales. Por este motivo, hay que tomar decisiones políticas para acabar con esta situación. Oxfam ha hecho una propuesta de reunión en Addis-Abeba, Etiopía, a escala mundial, para llegar a acuerdos a fin de acabar con los paraísos fiscales y con todas las posibilidades legales que tienen las empresas (ingeniería fiscal) para no pagar lo que corresponde por sus beneficios. Una reforma del sistema fiscal internacional.

Todos podemos firmar una petición en la web de Oxfam-Intermón para cambiar la situación. Porque es posible un mundo justo, donde la pobreza sea definitivamente erradicada, ya que el planeta dispone de los recursos necesarios. Hace falta voluntad política. Y no olvidemos que si las grandes multinacionales son las que dominan el mundo, la opinión pública se considera como el segundo poder, ya que ni a grandes empresas ni a los estados, y los partidos que los gobiernan, les interesa ponerse en contra la población; en definitiva, dependen de sus compras y de sus votos.

fraude-fiscal

Imagen extraída de: Finanzas y Economía

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.