El Papa y la ‘teoria del derrame’

El Papa y la ‘teoria del derrame’

Manfred NolteEn la célebre exhortación apostólica ‘Evangelii Gaudium’, El Papa Francisco presentó el programa de su pontificado. Aunque no aspirase a ser un escrito específicamente orientado a enriquecer la doctrina social cristiana, han sido las referencias a este último aspecto las que han despertado más sonoros ecos, casi siempre a favor de sus alegatos pero también en ocasiones bajo la sordina del silencio, las críticas y el recelo. Francisco I, es sabido, ha sido repetidamente tachado de pauperista y aun de marxista, calificaciones que el Pontífice argentino sustituye sonrientemente por las de mero seguidor de los preceptos evangélicos.

Los principales postulados de índole económica aparecidos inicialmente en la exhortación han venido repitiéndose y matizándose por el Obispo de Roma en posteriores alocuciones, entrevistas y escritos hasta formar un cuerpo compacto que identifica al morador del Vaticano, siempre al servicio último y  defensa incondicional de los más vulnerables y necesitados, desde un firme pero caballeroso desmantelamiento de la gran mayoría de los tópicos esgrimidos por el ideario liberal. La más reciente de las ocasiones se refiere a la entrevista concedida a Andrea Tornielli y Giacomo Galeazzi en el libro “Papa Francisco: esta economía mata”, publicado hace escasos días en Italia.

El Pastor supremo de la Iglesia, que “ama por igual a ricos y pobres” denuncia gravísimas carencias en los sistemas económicos occidentales, que promueven, en su opinión, unas relaciones de exclusión e inequidad, y en último término una economía letal. La cultura imperante es una de descarte donde los excluidos no solo son explotados y desechados sino que se incluyen en el colectivo de ‘sobrantes’. Ya no es posible –concluye el Papa jesuita- confiar en las fuerzas ciegas correctoras y en la mano invisible y benéfica del mercado. La globalización que ha aportado grandes progresos sociales en el pasado se ha transformado en la actualidad en la globalización de la indiferencia.

Llegados a este punto, resulta interesante destacar, que en diversos pasajes  de su magisterio o engarzado en sus discursos, el Sumo Pontífice critica  la llamada ‘teoría del derrame’. “Algunos todavía defienden las teorías del derrame, -exclama- que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo. Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante”. Párrafo contundente que el Jefe del Estado Vaticano habrá tomado prestado, presumiblemente, del profesor Stefano Zamagni o del banquero Ettore Gotti Tedeschi, sus asesores económicos más cercanos, con el propósito evidente de  convertirlo en suyo.

¿Qué podemos decir al respecto?

John Kenneth Galbraith recuerda que la ‘economía del derrame’ se conoció en 1890 en Estados Unidos bajo el nombre de la ‘teoría del caballo y el gorrión’. Alimentando al caballo con raciones generosas de avena, alguna cantidad de esta caerá al suelo para sustento de los gorriones. Galbraith critica la validez de esta teoría y le achaca parte de responsabilidad en la crisis americana de 1896.

Para la izquierda radical la ‘teoría del derrame’ preconizaría que hay que dar toda clase de privilegios y favores a los más ricos, haciéndolos aun más ricos, para que en el futuro algo de su riqueza se derrame o se filtre a todas las capas sociales hasta los más pobres. Pero su fundamentación teórica descansa en una política fiscal laxa, de corte clásico o liberal, en la que se rebajan los impuestos a las rentas más altas para que incrementen su capacidad adquisitiva. Se supone que sus perceptores invertirán el dinero extra en actividades productivas, contratando a nuevos trabajadores, aumentando el salario de los existentes y acometiendo gasto de inversión que estimule la economía. Paralelamente los beneficios adicionales de las empresas se reinvertirán con la consiguiente expansión de la economía. Además menores impuestos a la población incentivarán a los trabajadores a trabajar más lo que resulta en incrementos de la productividad y del output global.

Los detractores de la teoría resaltan la mayor propensión al ahorro de las clases altas que las llevará a gastar menos y ahorrar más. El resultado redundará –como ha comprobado Thomas Piketty– en una creciente acumulación de la riqueza de los más ricos en el tiempo y a un incremento de la desigualdad. Arthur Laffer aventuró que los recortes de impuestos a niveles modestos tendrían un mínimo efecto de estimulación sobre la economía, pero reducirían los ingresos del Estado, lo que finalmente conduciría a déficits fiscales indeseados.

Existe una abundante literatura sobre la aplicación de la ‘teoría del derrame’ a la economía americana, desde el mandato de Ronald Reagan hasta nuestros días que admite algún resumen no siempre concluyente. Se relacionan los cambios en el tipo marginal del impuesto sobre la renta en Estados Unidos con la tasa de crecimiento real de su PIB, la evolución de la renta mediana anual, el aumento del salario horario medio y la creación de empleo. Si los recortes de impuestos a los ricos fuesen el elixir para el crecimiento de las clases medias y bajas, se seguiría como consecuencia un incremento en todas las variables descritas. Pero los resultados empíricos muestran que esa tendencia se produce en unas ocasiones y en otras sucede lo contrario. Adicionalmente resulta altamente complejo atribuir las correlaciones a pares de variables aisladas  y hacer caso omiso de otros posibles factores que inciden en los efectos finales.

No es claro que el mercado ‘derrame’. Lo que sí queda estadísticamente demostrado, continuando con la economía americana, es que entre 1979 y 2007, las desigualdades de renta entre sus habitantes se incrementaron de forma notable.

Como al Papa Francisco este aspecto de las desigualdades injustas le resulta crucial, no resulta ningún esfuerzo cerrar filas a su lado y buscar soluciones más allá de la ‘economía del derrame’.

el-papa-francisco

Imagen extraída de: USJ

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.