Jaume Flaquer. Con este grito disparaba a discreción uno de los terroristas en las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo, una especie de “El Jueves” francés, provocando al menos doce muertos. Este semanario ya había recibido diversas amenazas y había sido atacado en noviembre de 2011 después de sacar una edición especial titulada “Charia Hebdo” sobre el triunfo de los islamistas en Túnez.

Recordemos unos años antes, en 2005, el diario danés Jyllands Posten publicó doce caricaturas de Muhammad, una de ellas con un turbante-bomba, que incendiaron de cólera el mundo islámico a inicios de 2006. Dos años después, la policía evitó el asesinato del dibujante.

A raíz de todo esto, Charlie Hebdo sacó pecho y denunció satíricamente el fundamentalismo islámico con una explosiva portada en la que se veía a Muhammad diciendo: “¡Es duro ser amado por estúpidos!”. Esto sucedía también en 2006. Más recientemente, leíamos «El Corán es una mierda, no detiene las balas», en la portada del 19 de julio de 2013, dónde un islamista egipcio intentaba defenderse con el Corán de unos disparos. En otro número presentaba una “vida de Muhammad” no menos desagradable.

A pesar del mal gusto de este tipo de periodismo, y del humor-denuncia a través del insulto que se extiende hacia todas las demás religiones, nada puede justificar un atentado terrorista. Así lo ha entendido el presidente de la conferencia de los imanes de Francia cuando se ha apresurado a considerar a las víctimas del semanario como verdaderos “mártires” y denunciando a los terroristas diciendo: “Pero ¿de qué Profeta están hablando? No tenemos el mismo profeta. Su profeta es el del odio y del horror”. El imán de al-Azhar y la Liga Árabe también han condenado firmemente el atentado.

La actual situación del Próximo Oriente debe prepararnos en Europa para este tipo de atentados, y mayores incluso. El Estado Islámico ha hecho un llamamiento a todos los musulmanes a incorporarse al Estado Islámico en Siria y a legitimar únicamente su estancia en Europa con atentados.

Pero, no nos engañemos, la guerra no es entre el islam y Occidente sino que en realidad se trata de una verdadera guerra civil en el interior del islam entre diversas maneras de entender el mensaje del Profeta. En ésta guerra, lo que está en juego es si de verdad se ha de aplicar literalmente la ley islámica medieval o bien debe existir una nueva legislación para los tiempos actuales. La respuesta no es tan sencilla puesto que la mayoría de los musulmanes han sido educados en una mitificación de sus orígenes, en una exaltación de la expansión musulmana y en un principio de fe según el cual la última legislación revelada es la descendida sobre el Profeta Muhammad. Ésta ha sido demasiado rápidamente identificada con los códigos jurídicos de los s.IX y X. En la práctica, lo que sucede en el interior del islam es que la mayoría de musulmanes continúa leyendo esta literatura medieval, que llena las librerías islámicas, pero considerando que no deben aplicarse en su gran mayoría, sino que deben presentarse como una “advertencia” de Dios sobre la gravedad de ciertos comportamientos humanos. Por ello, la mayor parte de los países musulmanes combina elementos del derecho occidental (especialmente el francés) con algunos inspirados (no literalmente) en la ley islámica tradicional.

Este “gap”, este salto entre la literatura medieval leída y admitida, y su no aplicación es el punto de apoyo ideológico del fundamentalismo islámico actual.

Por ello, contra lo que cree una parte de la opinión pública occidental, los musulmanes sí condenan los atentados, sí condenan el terrorismo islámico, puesto que en la mayoría de los casos son ellos mismos los que lo sufren y son víctimas. Pero su voz no llega oírse porque, creo yo, no llega a tocar el verdadero problema: el estudio científico sobre el origen del islam, sobre la historia de redacción del Corán y sobre el verdadero proceso de formación de los códigos jurídicos medievales. El fruto de todo ello no será otro que el recentramiento en la pura adoración de la unicidad divina.

Mientras, Occidente ha de ser cauta e inteligente para distinguir el mundo salafí fundamentalista del tradicionalismo islámico (pero pacífico) que domina el panorama europeo. De lo contrario, dejaremos crecer la islamofobia con la ingenua creencia que estamos culturalmente tan desarrollados que no podemos volver al pasado, al oscuro pasado que dio lugar a la expulsión de los moriscos.

charliehebdo

 

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Jesuita. Responsable del Área Teológica de Cristianisme i Justícia i director adjunto del Centro. Director del Instituto de Teología Fundamental. Profesor en la Facultad de Teología de Catalunya. Licenciado en filosofia por la UB. Licenciado en Teología por el Centro Sèvres de París. Doctorado en Estudios Islámicos por el EPHE (Sorbona de París) con una tesis sobre el místico sufí Ibn ´Arabî. Colabora con Migra-Studium. Ha publicado con Cristianisme i Justícia «Fundamentalismo» (cuaderno 77, mayo 1997), «Vidas Itinerantes» (cuaderno 151, diciembre 2007), e «Islam, la media luna…creciente» (cuaderno 197, enero 2016).
Artículo anteriorLas mujeres en el diálogo interreligioso
Artículo siguienteLa Esperanza, ¿es simplemente optimismo? (1): Iniciar procesos

11 Comentarios

  1. […] Tenía otras cosas que decir pero las circunstancias me obligaron a posponerlas. Ocurrió uno de esos sucesos que conmueven a (casi) el mundo entero. Gracias a las redes sociales estas cosas se difunden de un modo asombrosamente rápido y completo en detalles. En 2014 vi a un hombre ser degollado. A penas comenzando 2015 veía a un policía herido de bala, postrado sobre el suelo, pedir clemencia y ser ejecutado a sangre fría de un tiro de gracia en la cabeza. Sus autores padecen la misma enfermedad, el extremismo religioso. Recomiendo encarecidamente este texto: “Hemos vengado al profeta Muhammad” de Jaume Flaquer. […]

  2. […] Tenía otras cosas que decir pero las circunstancias me obligaron a posponerlas. Ocurrió uno de esos sucesos que conmueven a (casi) el mundo entero. Gracias a las redes sociales estas cosas se difunden de un modo asombrosamente rápido y completo en detalles. En 2014 vi a un hombre ser degollado. Apenas comenzando 2015 veía a un policía herido de bala, postrado sobre el suelo, pedir clemencia y ser ejecutado a sangre fría de un tiro de gracia en la cabeza. Sus autores padecen la misma enfermedad, el extremismo religioso. Recomiendo encarecidamente este texto: “Hemos vengado al profeta Muhammad” de Jaume Flaquer. […]

  3. Voldria dir dues coses. En primer lloc que faig, de voluntariat, classes de català a un grup de noies marroquines. Tenen totes les qualitats del món: agraïdes, bondadoses, transparents…rebo d’elles molt més que no els dono. Segueixen la classe amb veritable interès. La majoria porten mocador al cap, però la Hanae no, diu que això no la faria ser més bona creient. I ara tinc por que els fets succeïts perjudiquin la seva imatge, que no les posin al mateix sac i quedin més marginades al poble on vivim.
    I un altre pensament que em va pel cap: tota aquesta gent tan indignada pel que consideren una ofensa al seu profeta, van dir res quan massacraven els seus germans palestins?
    Jo he après de l’evangeli que l’amor a Déu i als germans tenen la mateixa prioritat,

  4. …Feli,
    l’experiència d’amistat i de relacions senzilles i quotidianes són el millor escut contra les generalitzacions i prejudicis.
    Respecte a Palestina et puc assegurar que la indignació dels musulmans és generalitzada. Pero això el grup de Germans Musulmans condemna el terrorisme excepte el practicat contra Israel.
    Tanmateix, els Palestins a vegades es queixen de què l’actitud dels països àrabs en el conflicte és solament de denúncia pública d’Israel i poca cosa més. Ara bé, si s’impliquessin militarment significaria una guerra brutal.

  5. Joaquim,
    Las reflexiones de tu blog son siempre interesantes.

    Se acaba de confirmar que los autores son de al-Qaeda. Lo cual significa que esta organización quiere recuperar el protagonismo frente al Estado Islámico. Es PELIGROSÍSIMO que dos grupos compitan por la barbarie.

  6. Buenos dias Jaume,
    gracias por la analisis detallada sobre este atentado aterrador perpetrado en el corazon de la tierra de las libertades. Es muy util tener informacion tan profunda para entender los hechos ocurridos, informacion que esta al alcance de solo los grandes conocedores de esta religion como tú. Tu comentario «periodismo de mal gusto» parece un eufemismo pero me hace gracia porque una cosa burlarse de gente como uno mismo y otra muy diferente reirse de profetas de una de las 3 mayores religiones del mundo y hacer enfadar a sus seguidores. Por otro lado, estos «pseudo seguidores» esperan cualquier provocacion para montar un baño de sangre de gente inocente. Creo que la violencia no se deberia responder con violencia. ¿Los maximos responsables de esta religion no deberian frenar esta ola de odio y predicar mas la hermandad entre pueblos y mirar mas lo que nos une en lugar de lo que nos diferencia? Donde esta el perdon, el respeto, el amor incondicional? sin estos elementos no habra nunca paz en el mundo.
    No te parece que el Islam no sabe perdonar? Es que los derechos de la mujer son casi inexistentes, el adulterio se castiga con penas de muerte y de la homosexualidad ni hablar…

    En fin, como creo en el Karma, pienso que lo que uno siembra luego lo recoge. Muchas gracias

    saludos cordiales

  7. Apreciado Navind,
    Personalmente me siento en las antípodas del tipo de revista de lo que es Chalie Hebdo. No se trata de una revista-humor puesto que muchas de las caricaturas no hacen ninguna gracia. Es una revista de denuncia con mucho sarcasmo. La denuncia, en principio, no solo es legítima sino que es necesaria en casos como los fundamentalismos, la corrupción política, etc. Y aun más cuando el fundamentalista se convierte en terrorista.
    Pero, el argumento de que hay que saber reírse de todo no me parece convincente. ¿No querer reírse de algo es fundamentalismo? ¿Acaso es normal hacer chistes procaces y soeces de la propia madre? ¿Hemos de obligarnos a ser capaces de hacer chistes verdes sobre nuestros propios padres para ser considerados sanos mentalmente?
    No. La sociedad occidental también tiene temas sobre los que decide no reírse porque hablan demasiado de su historia negra, valga la redundancia porque uno de esos temas es precisamente la población africana, gitana, etc.
    Respecto al tema del perdón en el islam, sí existe, por supuesto, pero no es elevado a su màximo nivel como en Jesucristo. En el islam se aconseja el perdón aunque esté legitimada la ley del talión. Desgraciadamente los yihadistas encuentran apoyo en algunos dichos atribuidos al Profeta en los que éste dice, frente a algunas desviaciones morales, que no hay que actuar con misericordia sino con el rigor del castigo decidido por Dios.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here