Darío MolláSr Ministro, hace unos días asistía al concierto de Navidad de un magnífico coro. El concierto acababa con aquello del “Noche de paz” y del “Adeste fideles” que, seguramente, Vd. como yo habrá escuchado y cantado, incluso con emoción, más de una vez. Al llegar a mi habitación, he visto la prensa. Y una noticia me ha estremecido: tres bebés ahogados en una patera en el Estrecho. ¡Tres bebés!.

Sé que esta carta es inútil, absolutamente inútil. Vd. no la va a leer. Y si alguien de su servicio de prensa se la hace llegar, la considerará con desprecio: “bueno sí, otra de los curas” “y además de los jesuitas, que ya se sabe…”. No sé qué les dan de beber a Vds. cuando acceden a determinados cargos que les hace insensibles al sufrimiento de la gente. Una carta, que, además de estremecida, es inútil para Vd. y sin embargo, necesaria para mí.

Inevitablemente me han venido al corazón aquellas palabras del Evangelio que escucharemos estos días de Navidad: “No había lugar para ellos…”. En esta España nuestra, no había lugar para ellos, para tres bebés… No sé, Sr. Ministro, si Vd. y yo leemos el mismo Evangelio… Se me hace duro pensar que sí… Ese Evangelio me impide juzgar a nadie, incluso a Vd, pero creáme que me resulta duro y difícil no hacerlo.

¿Y lo que dice el Papa sobre el tema? Bueno, yo no creo que a Vds. les interese mucho lo que diga este Papa; es más, creo que incluso les molesta… Bueno, tampoco a mí me interesa nada lo que dice un tal Sr. Jean Claude Juncker, ese señor de oscuro pasado, que dictamina él, y quienes con él deciden, lo que Europa debe hacer o no con quienes se acercan a ella.

Hablan Vds. de que estas son las Navidades de la “recuperación”. ¿Recuperación de qué y para quién? Mire, a mí me gustaría que recuperáramos la humanidad que hemos perdido y que vamos perdiendo día a día. Y, sinceramente, esa recuperación no la veo asomar por ninguna parte.

Una última cosa. Hablemos de dignidad. Esos tres bebés, y los que han  muerto con ellos, y los que no han muerto pero serán devueltos a sus países, o a no se sabe dónde y en qué condiciones, han perdido la vida, pero no la dignidad. Nosotros, los de aquí, cada vez nos comportamos de un modo más indigno.

patera_p

Ilustración de Pilar Puyana

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Jesuita, teólogo y especialista en espiritualidad ignaciana. Ha publicado en la colección EIDES: "Encontrar a Dios en la vida" (n º 9, marzo 1993), "Cristianos en la intemperie" (n º 47, octubre 2006), "Acompañar la tentación" (n º 50, noviembre 2007), "Horizontes de vida (Vivir a la ignaciana)" (n º 54, marzo 2009), “La espiritualidad ignaciana como ayuda ante la dificultad” (nº 67 septiembre 2012), “El ‘más’ ignaciano: tópicos, sospechas, deformaciones y verdad” (nº78, diciembre 2015) y “Pedro Arrupe, carisma de Ignacio: preguntas y respuestas” (nº 82, mayo 2017).
Artículo anteriorNo podrán detener la primavera (IV): Invierno internacional #2014aExamen
Artículo siguienteCarta informe a los Reyes Magos

1 COMENTARIO

  1. Una carta magnífica. Tan se val que no la llegeixi el ministre, ens és útil a molts. Perquè, si sortíssim al carrer a manifestar-nos, si cridéssim -una i mil vegades- vergonya! com va fer el Papa, encara que no ens volguessin escoltar, potser ens haurien d’escoltar. I no, no fem res. I com diu vostè, som col·laboradors, i això ens fa indignes.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here