Jesuïtes Catalunya¿Cómo seguir creyendo en una cultura que no necesita a Dios? Esta es la pregunta con la que abrió su conferencia el teólogo Andrés Torres Queiruga, en el acto de inauguración de curso del centro de estudios Cristianisme i Justícia, el lunes 13 de octubre. En la iglesia de los jesuitas de la calle Casp de Barcelona, totalmente llena para escucharlo, Torres Queiruga afirmó que «no podemos seguir creyendo como antes» y que la manera de explicar la fe debe cambiar.

El escritor y teólogo gallego, profesor de la Universidad de Santiago de Compostela, empezó explicando como, con la modernidad, pasamos de una visión del mundo en que Dios intervenía en todo, a un mundo libre y autónomo, que funciona sin la intervención de Dios. Entonces, «¿dónde situamos a Dios?» se pregunta Torres Queiruga. Como respuesta, apuntó algunas de las cuestiones principales que el teólogo ha desarrollado a lo largo de los últimos años. El tema central de su teología, reconoció, es el de la «creación por amor». Y es a partir de la convicción que Dios nos ha creado por amor y que nos ayuda continuamente que puede abordar uno de los temas más complejos para los teólogos: el mal en el mundo. Para Torres Queiruga, la finitud de nuestro mundo es lo que explica la existencia del mal, y se niega a creer en un Dios que, pudiendo evitar el mal del mundo, no lo haga. El mal, pues, es inevitable y es producto de las limitaciones del mundo. La llamada de Dios es a luchar contra el mal y la injusticia. «No se puede creer en Dios sin vivir preocupado por el sufrimiento», afirma el ponente.

Esto implica cambiar nuestra manera de orar que, según Torres Queiruga, no debe ser para pedir a Dios, si no para ser conscientes de que nos está iluminando y convocando a superar nuestras limitaciones. Y también la forma de entender los milagros, porque éstos se realizan cuando colaboramos con Dios, como en la parábola del buen samaritano, que desde su libertad se deja guiar por Dios para actuar con amor.

Línias de trabajo para el curso 2014-2015

El acto de inauguración contó con la intervención del nuevo director del centro, Xavier Casanovas, y de los tres jefes de área, que presentaron los temas que marcarán la reflexión y actividades de Cristianisme i Justícia a lo largo del curso 2014-2015. El área teológica, que dirige Jaume Flaquer, se centrará en la cuestión de «creer en Dios hoy». En esta línea, se sigue ofreciendo el Curso de Introducción Teológica y, como novedad, el Curso de Actualidad Teológica que, partiendo de las grandes cuestiones que plantea nuestra sociedad, trata de dar una respuesta desde la teología. Por otro lado, también será objeto de análisis la esperanza de renovación que el Papa Francisco ha introducido en la Iglesia, con intención de recoger qué está suponiendo este pontificado.

En cuanto al área social, Òscar Mateos apuntó los grandes temas que se tratarán: el mundo del trabajo, con la preocupación por el riesgo de desmantelamiento de un sistema de derechos y protección social, y la voluntad de identificar nuevas experiencias que plantean un trabajo y una vida digna para todos; el fenómeno de las migraciones y en especial las consecuencias de las políticas de fronteras; la evolución de los movimientos sociales y el proceso sobiranista en Catalunya; y los desafíos globales que plantea el Estado islámico.

Pere Borràs, responsable del área de espiritualidad, destacó el estudio de la figura del jesuita francés Pedro Fabro, uno de los compañeros de San Ignacio, recientemente canonizado por el Papa Francisco. También se seguirá trabajando para dar a conocer los textos ignacianos, con varias publicaciones. Borrás destacó la colaboración del área de espiritualidad con instituciones como Jesuïtes Educació, la Cova Sant Ignasi de Manresa o ESADE, para desarrollar programas de formación.

Podéis encontrar el programa de actividades del curso en www.cristianismeijusticia.net

La conferencia de Andrés Torres Queiruga en la Iglesia de los Jesuitas de Barcelona puede verse aquí.

4 Comentarios

  1. ¿Se puede decir que la sociedad no necesita a Dios? En la sociedad europea occidental, algunos sí lo necesitamos. Otros, lo buscan fuera del cristianismo. Y otros nunca aceptarán que buscan a Dios, aunque realmente lo hagan de alguna forma. Otros no tienen tiempo en la vida cotidiana: posiblemente nunca ha habido tantas formas de «distraerse» como ahora.
    He oído que hay cierto reencantamiento en la sociedad postmoderna; la diferencia está en qué Dios buscan y cómo lo buscan. Por esto una parte del título me parece poco acertada.
    Por otro lado, el hecho de que la ciencia esté sacando a Dios, tampoco me parece un comentario afortunado. Pienso que la ciencia (no el cientifismo) no dice nada; pero si permite intuir, aunque esto es una conjunción de ciencia con filosofía. Hoy en día hay científicos de todo tipo, pero creo personalmente que la ciencia del siglo XX y XXI han vuelto a poner este tema sobre la mesa. Es verdad que las posturas de Hawking que el cita son compartidas por muchos científicos. Pero también son muchos los científicos de hoy que piensan de forma opuesta, e incluso que la fe complementa a la ciencia. Personalmente, pienso que una ciencia sin prejuicios, y en profundidad te acerca a Dios (de hecho esta es la postura de dos grandes científicos modernos: Pasteur y Heisenberg). Por tanto, tampoco estoy de acuerdo con esta otra afirmación de Torres Queiruga.
    Respecto a los milagros, decir que no se cree en ellos, es decir que una buena parte de los Evangelios no son verdad de alguna manera. Por otra parte (por lo que sé, que no es mucho), hay algunas evidencias de hechos no explicados testificadas por científicos de diferentes credos. No entiendo el razonamiento sobre los milagros de Torres Queiruga, y a mi no me casa con Evangelios y otros posibles milagros posteriores. El diálogo ciencia religión, milagros incluidos, es muy difícil, y creo que no se puede «encerrar» a Dios en un espacio tridimensional + tiempo. Eso ya no es Dios «entero», sino una construcción que hacemos para entenderlo, que es lícita para trabajar, pero que induce a error, y pienso que esto es a lo que conduce un racionalismo «cerrado» en estos temas. Me da la sensación que esta es la postura de Torres Queiruga (que no comparto, aunque no soy teólogo).
    En general, me da la sensación, que su teología está hecha para no creyentes, intentado atraerlos hacia Dios. Pero voy más allá: en general, ¿es lícito ofrecer un Dios «con limitaciones humanas» (sin milagros, «espulsado por la ciencia», etc.) para hacerlo creible? Pienso que sólo si así lo crees, como parece que es el caso de Torres Queiruga, però no debería serlo sólo para vender una idea de Dios a los que no creen. Me da la sensación de que algunos quieren dar una idea moderna de Dios a costa de «cortarlo» o «encapsularlo» en nuestras coordenadas, y esto no es Dios, siempre a mi entender.
    El problema de «vender» a Dios a los que no creen (esta es la idea que saqué de la conferencia), es que no sé si conseguirá el efecto deseado, pero puede conseguir el efecto contrario: alejar de la fe a los que creen.
    Como decía, no soy teólogo ni experto en la materia, ni tampoco he analizado a fondo la charla, con lo que pido disculpas por las malinterpretaciones que pueda haber sacado de Torres Queiruga. Sólo soy alguien interesado por estos temas.

  2. Avui en dia la ciència ha avançat tan que sembla com si Déu quedes d’eluït. Entenc que a Déu no cal buscar-lo ni deixar-lo de buscar. Hi ha que diu que Déu nomes se’l pot trobar o copsar fora de la física, es adir nomes el terreny de la metafísica (!) Francament hi ha gent ven entretinguda en buscar “tres potes al gat” ¡Deixem les finestres ven obertes que Ell tard o d’hora es deixarà sentir!

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here