Sonia HerreraTenía 3 años cuando un día volví del colegio y le espeté a mi padre: “Papa, ¿a qué no sabes quién descubrió América?”. Mi padre, para no quitarme mérito, me contestó: “No, cariño, ¿quién?”. A lo que yo, como quien ha encontrado la piedra filosofal, respondí pletórica: “¡Pues Cristóbal Colón, tonto!”.

Tardaría muchos años todavía en renegar de esa “historia oficial” aséptica y libre de toda culpa y agravio que nos transmitían en el colegio. Casi 20 años después, cuando mis amigos mexicanos me llamaban “gachupina” en tono burlesco y Macaco, uno de ellos, bromeaba acerca del cambio entre espejitos y oro, fue cuando aquella historia se desmoronó de repente como un castillo de naipes.

Poco después caería en mis manos esa obra imprescindible y archiconocida de Eduardo Galeano, Las venas abiertas de América Latina, y sus palabras aún me resuenan cada 12 de octubre: “Aquella violenta marea de codicia, horror y bravura no se abatió sobre estas comarcas sino al precio del genocidio nativo” (2008: 58).

Y es que tal y como escribiera Ignacio Ellacuría (1990) a propósito del “quinto centenario” de América Latina,

“con el «descubrimiento» del llamado «nuevo mundo», lo que realmente se descubrió fue lo que era España en verdad, la realidad de la cultura occidental y también de la Iglesia en ese momento. Ellos se pusieron al descubierto, se desnudaron sin darse cuenta, porque lo que hicieron respecto a la otra parte fue «encubrirla» no «descubrirla».  (…) en la primera entrada de Europa, encabezada por España y Portugal, en el ámbito de lo que es hoy América Latina, lo que se puso de manifiesto fue un «descubrimiento del que conquista»; y un «cubrimiento violento y violador de los pueblos allí existentes», de sus culturas, de su religión, de sus personas, de sus lenguas”.

Porque América Latina no fue descubierta, sino invadida y saqueada. Su historia es la historia de un expolio y un genocidio que se ha prolongado hasta nuestros días y que ha sido llevado a cabo tanto por las potencias coloniales europeas como posteriormente por los propios estados americanos tal como ha sido declarado en reiteradas ocasiones por la Cumbre de los Pueblos Indígenas de América[1]. Es la historia de una ocupación ilegal e inmoral acompañada de limpieza étnica, explotación y esclavitud, aunque Colón, Cortés, Magalhães o Elcano no manejaran esos términos.

Y la “amnesia obligatoria” una vez más se extendió, y no hubo reparación tras el ultraje ni se hizo justicia a los pueblos originarios por toda la humillación sufrida. Se nos vendió por sistema la cara amable de la “modernización” y el “progreso” porque como muy bien apunta Raimundo Cuesta Fernández, poco tiene que ver la Historia enseñada con la regulada, y menos aún, con la soñada.

La opresión que no cesa

En su novela Malinche, Laura Esquivel le atribuye estas palabras a Malinalli, la mujer indígena que fuera amante de Hernán Cortés:

“La peor de todas las enfermedades nacidas de tu ambición no ha sido la viruela ni la sífilis. La más grave de todas las enfermedades son tus malditos espejos. Su luz hiere, como hiere tu filosa espada, como hieren tus crueles palabras, como hieren las bolas de fuego que tus cañones escupieron sobre mi gente. (…) Tus espejos devuelven a mi vista el espanto de las muecas abiertas que tienen los rostros de los hombres que se han quedado sin lenguaje, sin dioses. Tus espejos reflejan a la piedra sin volcán y al futuro sin árbol. (…) En las imágenes de tus espejos hay gritos y crímenes devorados por el tiempo” (2006: 182).

Pero con el paso del tiempo la colonización mudó la piel, pero no finalizó ni borró los crímenes. Así lo describe Eduardo Galeano (2008: 16-17):

“Desde el descubrimiento hasta nuestros días, todo se ha trasmutado siempre en capital europeo o, más tarde, norteamericano, y como tal se ha acumulado y se acumula en los lejanos centros de poder. Todo: la tierra, sus frutos y sus profundidades ricas en minerales, los hombres [y mujeres] y su capacidad de trabajo y de consumo, los recursos naturales y los recursos humanos. El modo de producción y la estructura de clases de cada lugar han sido sucesivamente determinados, desde fuera, por su incorporación al engranaje universal del capitalismo. A cada cual se le ha asignado una función, siempre en beneficio del desarrollo de la metrópoli extranjera de turno, y se ha hecho infinita la cadena de las dependencias sucesivas”.

“Para quienes conciben la historia como una competencia, el atraso y la miseria de América Latina no son otra cosa que el resultado de su fracaso. Perdimos; otros ganaron. Pero ocurre que quienes ganaron, ganaron gracias a que nosotros perdimos: la historia del subdesarrollo de América Latina integra, como se ha dicho, la historia del desarrollo del capitalismo mundial. (…) el bienestar de nuestras clases dominantes -dominantes hacia dentro, dominadas desde fuera- es la maldición de nuestras multitudes condenadas a una vida de bestias de carga”.

La historia no se puede cambiar, pero sí se puede reparar el daño histórico y todo lo que ha traído consigo: muertes, aculturación, usurpación de tierras, hambre, desempleo, neoliberalismo, deuda externa…

Actualmente el colonialismo no se viste de espadas, espejitos y armaduras; no se llama Francisco Pizarro ni Isabel I de Castilla. Ahora el neocolonialismo se viste de globalización económica, dictadura de los mercados y devastación de la naturaleza y se llama NAFTA, Endesa, Gas Natural Fenosa, Repsol, fazendeiros, transgénicos, transnacionales, narcotráfico, fondos de inversión, Calyx Agro, PineBridge Investments LLC, Adecoagro, Peckwater Limited y un larguísimo etcétera de nombres.

Mucho queda por sacar a la luz y mucho por reivindicar. Ya en el Primer Encuentro Continental de Pueblos Indios celebrado en 1990 se expresó lo siguiente en la Declaración de Quito: “Los Indios de América no hemos abandonado jamás nuestra constante lucha contra las condiciones de opresión, discriminación y explotación que se nos impuso a raíz de la invasión europea a nuestros territorios ancestrales”. Los pueblos indígenas lo tienen claro. Ahora falta que desde aquí dejemos de bailarle el agua de una vez al mismo poder estatal opresor y encubridor que nos precariza a todos/as y que reniega de la memoria histórica aquí y allá porque recordar supondría perder la máscara y hablar de unos derechos humanos que son constantemente contravenidos por una supuesta democracia.



[1] Según el PNUD, en América Latina y el Caribe, los pueblos indígenas actualmente solamente alcanzan alrededor del 10% de la población total de la región. Aunque pueda parecer poco, los pueblos indígenas suman una población total de aproximadamente 50 millones de personas.

latuff_historia

Ilustración de Carlos Latuff

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Investigadora, docente y crítica audiovisual. Doctora en Comunicación Audiovisual y Publicidad. Responsable del Área Social y editora del blog de Cristianisme i Justícia. Está especializada en educomunicación, periodismo de paz y estudios feministas y es miembro de varias organizaciones y asociaciones defensoras de Derechos Humanos vinculadas al feminismo, los medios de comunicación y la cultura de paz. En (de)construcción permanente. Madre.
Artículo anteriorÁfrica, pecado de Europa
Artículo siguienteUna familia humana, alimentos para todos

10 Comentarios

  1. Como latinoamercano, creo que ya hace un tiempo ganamos la posibilidad de explotarnos y dominarnos a nosotros mismos. No nos hace falta un colonizador. Con los poderosos locales ya tenemos. Más aun la globalización ha facilitado que los poderosos puedan finalmente prescindir de las fronteras. Ya las transferencias no son a países ricos, sino a ricos concretos, que están por todo el mundo. No se pide ser nacional de un país rico para abrir una cuenta en un paraíso fiscal.

    En cambio el discurso de la explotación y el expolio si que sirve como justificación a los malos gobiernos que tenemos.

    Ya lo cantaba Cafe Tacuba en «El Fin de la Infancia»:

    Para que tirar la piedra,
    no estoy libre de pecado,
    con todos los mestizos,
    tambien me maleducaron,

    por que ya estoy grandecito,
    para decidir mi vida,
    quinientos años frustrados,
    creo que ya fue gran medida

  2. Gracias por tu comentario, Héctor y gracias por recordarme a esa gran banda mexicana que tantos buenos recuerdos me trae.
    Tienes toda la razón en lo que comentas y ya lo apunté en el texto con esa frase del maestro Eduado Galeano donde dice «el bienestar de nuestras clases dominantes -dominantes hacia dentro, dominadas desde fuera- es la maldición de nuestras multitudes condenadas a una vida de bestias de carga». Todo esto me hace pensar en la que se nos viene encima también a la ciudadanía europea si se pone en marcha el TTIP. Realmente, Sayak Valencia tiene toda la razón cuando habla del capitalismo gore y de las consecuencias que trae consigo…

  3. Gracias Sonia por tu artículo y Héctor por tu comentario. Soy cubano, vivo en Miami, y la historia de Cuba no se distingue de la del resto de América aunque los actores sean distintos. Primero los conquistadores, después unos cubanos contra otros. Un trabajo de Carlos Fuentes que vale la pena a este respecto es Los Espejos Enterrados del cual hay una version narrada por el propio Fuentes en DVD que es Hermosa. Un abrazo a cada uno.

  4. ¿Qué tienen en común los tratados de libre de comercio asimétrico, las manifestaciones en Hong Kong, o que en Cuba no se puede organizar otro partido político? Dos cosas: víctimas y poder que los aplasta. Dentro de latinoamérica hay pobres que discriminan a pobres de países vecinos. ¿Carlos Slim es un dominante-dominado? A mi estas ideas como la de dominante-dominado describen algunas situaciones, pero se me quedan cortas. No me ayudan, por ej, a entender el rol que juegan otros factores de poder, como las ideologías, que llegan a causar desprecio a los que no piensan como uno.

  5. ME PERMITO SUGERIR LA LECTURA DE UN LIBRO TITULADO «HISTORIA DE LA NACIÓN LATINOAMERICANA», CUYO AUTOR ES: JORGE ABELARDO RAMOS. SU LECTURA PERMITE COMPRENDER LAS DESGRACIAS QUE HEMOS PADECIDO EN ESTAS LATITUDES, Y LOS FRACASOS. Y TAMBIÉN POR QUE SU SS. FRANCISCO VA A CONTRIBUIR A UN MEJOR DESTINO, NO SOLO DE AMÉRICA, SI NO DE TODO EL RESTO DEL MUNDO.

  6. Disiento profundamente con este articulo…. Yo si que celebró el 12 de Octubre (Día de la Hispanidad) y con mucha honra, como español y cristiano. En fin me voy ahorrar discutir este panfleto, que parece sacado, más bien, de círculos populistas bolivarianos que de un estudio serio y riguroso dentro del contexto de la época histórica…. Solo me referiré a las palabras de Simón Bolívar poco antes de morir, lamentándose de la destrucción que provocó con la siguiente cita: «¿No habremos arado en el mar?». El imperio español, tras la conquista y el sometimiento de las poblaciones autóctonas con sus propios indígenas (Hernan Cortes), que luchaban entre sí para a su vez liberarse del yugo de otras tribus o imperios americanos (Incas, Aztecas…), dotó al nuevo continente de Universidades, una fé humanista (al contrario de la secta de Mahoma) e incorporar aquellos pobladores a la civilización occidental, todo ello sin exterminar (no como los ingleses en el hemisferio norte) sus pobladores, más bien hubo mestizaje (revisen sus propios apellidos). No voy a discutir lo que es la historia universal, que no es otra cosa que la historia de los imperios, las demás historias no dejan de ser una anécdota. Tampoco debatiré sobre la prosperidad que alcanzaron dichas tierras bajo los reinados españoles, en oposición a lo que han sido otros imperios depredadores como el otomano o inglés, este último al que tuvimos que humillar en Cartagena de Indias para que no expoliara y, peor todavía, exterminará a la población nativa. Para concluir, veo que utilizan la palabra cristiana en este sitio web…curioso ya que me imagino aquellos primeros exploradores cuando tuvieron que observar la religión indígena americana que legitimaba el sacrificio humano. Y también la palabra justicia…ya va siendo hora que se haga justicia al papel histórico que desarrolló aquel bendito imperio que dotó aquellas tierras y gentes de la etapa más próspera y civilizada de su historia, además de una lengua universal e intrínsecamente filosófica como es el español.
    ¡¡¡Ah, se me olvidaba!!!, si me van a tachar de fascista o facha por expresar lo que fue y no lo que es políticamente correcto dentro de la filosofía buenista (véase pensamiento Alicia), sepan que soy hispano-venezolano, activista contra el régimen de Maduro, y no como cuentos. Me despido con un ¡¡¡Viva España y la Hispanidad!!!. El papel lo aguanta todo, añado que la red también.

  7. APORTES AL MUNDO Y GENOCIDIO DE AMÉRICA

    Dr. Godofredo Arauzo

    Después de 525 años de la llegada de Colón al nuevo mundo empieza a conocerse los aportes de América precolombina al desarrollo de la cultura universal: sobresalían en: medicina, embalsamamiento, momificación de cadáveres, matemáticas. alfarería, hidrología, astronomía, agricultura, el estado socio económico era elevado; la mujer y el hombre eran iguales ante la ley. En la cultura incaica no existía esclavitud desnutrición, hambre, miseria, delincuencia ni injusticia, gobernaban con sabiduría, bondad y justicia, la organización social se basaba en la práctica de la reciprocidad, redistribución de la riqueza y el trueque de productos; manejaron la contabilidad y estadística; usaban el sistema decimal, desconocido en Europa, conocían la plomada y el nivel. llegaron a un alto grado de desarrollo agrícola con la ejecución de laboratorios de planificación y experimentación agrícola cómo el de Morey (Cuzco) y la construcción de los andenes o terrazas; construyeron La Cumbe la obra hidráulica más prodigiosa de América Latina precolombina; desterró el hambre en Europa con la papa; descubrieron que las heces de las aves aumentaba la producción de los cultivos; la red vial tenía una extensión de 50,000 kilómetros y la troncal principal llamada Capac Ñan:de 5,200 kilómetros, son obras más notables de la ingeniería vial; la ciudadela de Machu Picchu declarada la nueva maravilla del mundo el 7-7-2007; Choquequirao, Vilcashuaman y otros son diseños arquitectónicos y paisajístico sin igual; el Coricancha, la más grandiosa expresión arquitectónica religiosa; las fortalezas de Sacsayhuaman con bloques de piedra de hasta 350 toneladas y una mole de piedra con 7 ángulos, otra de 12 ángulos en el muro incaico de Hatun Rumiyoc e Incahuasi, arquitecturas militares admirables son los aportes culturales más notables que los Incas dejaron a la humanidad; fabricaban cuchillos y armas de admirable resistencia y temple equiparable al acero más resistente actual; construyeron en el Cusco el jardín de oro más fantástico que haya forjado jamás cultura humana e inventaron la yupana, precursora de los cálculos matemáticos y estadísticos de la computadora actual. En el Perú José Gabriel Condorcanqui Noguera Tupac Amatru II el 16-11-1780 abolió la esclavitud y engendró la revolución francesa :se adelantó Tupac Amaru 13 años a la abolición de la esclavitud que la Convención francesa recién la hizo en 1793 La medicina era científica; en España de esa época la medicina era mágica religiosa, las enfermedades eran curadas con las plegarias y golpes de pecho. . El médico americano precolombino tenía preparación rigurosa por especialidades internistas, ginecólogos, obstétras, odontólogos; con profundo contenido humano dirigían y atendían a los pacientes en los hospitales; consideraban que la enfermedad surgía de la pugna del cuerpo humano con el medio ambiente; practicaban la cuarentena; curaban el cuerpo y el espíritu, que los españoles interpretaron como brujería; el nivel de atención a los pacientes, higiene y salud pública era superior al de España, que carece de sentido hacer comparaciones. En Tenochtlitland, capital del imperio Azteca a la llegada de los españoles, había más de 2000 plantas que servían para investigaciones en la curación de las enfermedades. En cirugía utilizaban la analgesia y anestesia; operaban con asepsia y antisepsia.; los odontólogos practicaban incrustaciones, empastes; extraían y realizaban transplantes de dientes. Los españoles trajeron a América: piojos, pulgas, ratas, cucarachas y otras alimañas, enfermedades infectocontagiosas: viruela, sarampión, tos ferina, gripe, difteria, peste, tifus, tracoma, muermo, rabia, gonorrea, tuberculosis, lepra, fiebre amarilla, sífilis y otros, que diezmaron a la población americana; trajeron también el tráfico de esclavos. Podemos asegurar sin duda alguna que la medicina y la cirugía en la América precolombina en la época que sus civilizaciones fueron destruidas por los españoles, tenían 4 siglos de adelanto y legaron al mundo el ácido salicílico ( analgésico), quinina ( cura del paludismo y antipirético), cocaina anestésico local, antisepsia y antisepsia, salud pública; también legaron a la humanidad la papa, el maiz y el algodón. En México (América) en 1571 se hizo por primera vez en el mundo la autopsia con fines científicos.
    Los españoles esclavizaron a los nativos peruanos principalmente en los repartimientos, obrajes y mitas: En los obrajes trabajaban obligados con escasos alimentos y en las mitas los varones de 14 a 60 eran llevados atados a la mina de Potosi, distante del Cusco 1000; kilómetros; allí trabajaban en los socavones sin alimentos solamente a base coca semanas sin salir:. solamente regresaban 10%, morían eliminando sangre. TUBERCULOSIS. Se suicidaba antes de ir a esta muerte segura.
    Antes de la llegada de los españoles a América precolombina, según Denevan 2012 había 112 millones de habitantes y en 1600 solamente 6 millones. Los españoles ocasionaron en América la despoblación más grande que se conoce en la historia del mundo.
    El Papa Francisco a su llegada al Perú debe pedir perdón al Perú y a América, por haber permitido el clero de entonces los excesos de los españoles :con la cruz y la espada asesinato de Atahualpa, la cruel muerte de José Gabriel Condorcanqui Tupac Amaru II, haber diezmado la población de América, considerado el mayor despoblamiento conocido en el mundo especialmente por la esclavitud que sometieron a los nativos, determinaron que toda la familia de Tupac Amaru desapareciera, se castraea a Fernando de 12 años y Mariano de 21 hijos de Tupac Amaru, quienes fueron desterrados a España. Fernando en España que llegó a los 14 años no le dejaron trabajar, el rey le otorgó por escrito 9,000 pesos para su manutención pero no cumplió, vivió de la mendicidad y murió de hambre a los 30 años
    Padre perdónales porque no sabían lo que hacian
    E mail: godo.ara@gmail.com .

  8. […] No se trata simplemente de humanidad y compasión ante los migrantes, sino de justicia y de exigencia de reparación. Gran parte de la actual riqueza europea es fruto de sus antiguas colonias africanas, asiáticas y americanas, es una riqueza manchada con sangre inocente. […]

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here