Víctor CodinaDesde hace mucho tiempo existe un abismo -un verdadero gap– entre la doctrina oficial del magisterio dela Iglesia católica sobre el matrimonio y la familia, y la praxis real de cada día. Hay un significativo silencio, un verdadero tabú, en temas como  uniones de hecho, divorcio y nueva unión de divorciados, métodos anticonceptivos, uniones homosexuales, relaciones pre-matrimoniales, etc.

Estas situaciones antes inéditas causan hoy conflicto y perplejidad tanto en los fieles como en los pastores. Algunos matrimonios abandonan la Iglesia, otros tienen graves problemas de conciencia, otros tras un maduro examen siguen practicando en la Iglesia pero al margen del magisterio oficial. También muchos pastores -obispos, párrocos, teólogos y moralistas- viven tensionados entre el deseo de fidelidad al magisterio y los problemas pastorales que contemplan cada día. Pero se mantiene en todo ello un respetuoso silencio reverencial, que a la larga es nocivo.

Llama la atención el hecho de que mientras el magisterio dela Iglesia en cuestiones sociales y económicas ofrezca sobre todo principios orientadores generales, en cambio en temas de moral sexual  y familiar el magisterio actúe de forma dogmática y prescriptiva. Además muchos moralistas actuales opinan que la moral cristiana no tiene más contenidos morales propios que los que los de la moral humana (la llamada ley natural) que el cristiano vive iluminado y fortalecido por su fe en Cristo.

Consciente de la gravedad y anomalía de esta situación, el Papa Francisco ha convocado un Sínodo extraordinario de obispos sobre la familia en dos etapas, 2014 y 2015, y ha lanzado una encuesta con 38 preguntas, más una última sobre si existen otros desafíos y propuestas sobre estos temas. Se pregunta sobre la doctrina y práctica matrimonial y familiar de los fieles cristianos, qué se opina sobre uniones de hecho, sobre divorcios y nuevos matrimonios irregulares con la normativa de la Iglesia que les prohíbe participar de los sacramentos, que se opina de las uniones homosexuales y de la adopción de niños, de la doctrina de la Iglesia sobre los métodos para el control de natalidad, sobre la convivencia prematrimonial de prueba (ad experimentum), etc.…

Todo esto, se afirma, es hoy más urgente cuando se es muy consciente de la enseñanza de la misericordia divina, sobre la ternura en relación a personas heridas, en las periferias geográficas y existenciales.

El Papa ha abierto una puerta para el diálogo y la consulta. Serán las familias las que tendrán que hacer llegar su opinión a sus párrocos y obispos, pues ellas son las primeras interesadas y responsables, son actores y víctimas. Ojalá se escuche la voz de las familias. Un aire nuevo pentecostal sacude la Iglesia y la invita a pasar del tabú al diálogo sincero y abierto. 

Imagen extraída de: Loiola XXI

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Jesuita. Estudió filosofía y teología en Sant Cugat, en Innsbruck y en Roma. Doctor en Teología, fue profesor de teología en Sant Cugat viviendo en L'Hospitalet y Terrassa. Desde 1982 hasta 2018 residió en Bolivia donde ha ejercido de profesor de teología en la Universidad Católica Bolivia de Cochabamba alternando con el trabajo pastoral en barrios populares Ha publicado con Cristianisme i Justícia L. Espinal, un catalán mártir de la justicia (Cuaderno nº 2, enero 1984), Acoger o rechazar el clamor del explotado (Cuaderno nº 23, abril 1988), Luis Espinal, gastar la vida por los otros (Cuaderno nº 64, marzo 1995).
Artículo anteriorEncuentro sobre los Centros de Detención para extranjeros en Alcalá de Henares
Artículo siguientePoder y medios de comunicación ante la perspectiva de género

2 Comentarios

  1. el poder «escuchar» los que tengan oidos que escuchen es un avance , la pedagogia ignaciana esta presente, en Francisco, la «realidad envolvente» es el area de mision , el ser humano y su contexto, todo lo que le atañe y todo lo que lo alimenta , El poder «dialogar «, el verbo se hizo carne y habito entre nosotros es preprar este mundo para el «reino» en donde los valores evangelicos sean los que primen , ver,juzgar y actuar , metodos de abordaje de la realidad humana . Tabu es igual a oscuro, a vedado,a prohibido, a ignorado, a temor, a poder desde el que lo propone, dialogo es poder resover todo lo anterior en base a ese lenguaje vivo del amor,justicia y solidadridad , Vctor Codina , «la opcion fundamental» vigente dime ¿donde esta tu corazon ?

  2. la ultima frase no es una interpelacion a Ti, Victor Codina, es una invitacion a optar por la «opcion fundamental» basada en «donde esta tu corazon» alli estan tus intereses y tus valores , espero ser mas sucinto y claro,perdon por la mala redaccion .

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here