Guillermo CasasnovasMe gustó mucho leer las crónicas y comentarios del reciente Foro Social Mundial (FSM) celebrado en Túnez, donde estuvieron presentes algunos miembros de Cristianisme i Justícia. Además de ser lugar de encuentro de muchos movimientos alterglobalizadores y altersistema –es decir, que proponen modelos alternativos de globalización o de sistema económico-social–, este año debió ser especial, como decían ellos, por la situación que se está viviendo en Túnez a raíz de la primavera árabe.

Unos días después yo asistí al Skoll World Forum (SWF), un foro que lleva diez años impulsando el sector del emprendimiento social. El contexto y el lugar son muy diferentes: se celebra en la escuela de negocios de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y lo organiza la Skoll Foundation. Es decir, que también es un ambiente especial: una institución académica de prestigio con más de 800 años de historia, y una ONG fundada por Jeff Skoll, uno de los emprendedores por excelencia del Silicon Valley que amasó una importante fortuna con la venta de la empresa eBay.

El tema de este año en el SWF era la “innovación disruptiva”, y se hablaba de temas que imagino no debían distar mucho de los tratados en el FSM: cómo modernizar la educación para que esté más adaptada al mundo actual y pueda llegar a todos los rincones del planeta; cómo hacer que las empresas se preocupen por crear valor social además de económico; cómo conseguir que los inversores busquen una ‘rentabilidad social’ además de la financiera; cómo han de evolucionar el sector de las ONG y el de la filantropía; el poder de los documentales para poner determinados temas encima de la mesa y cambiar conciencias; un índice de crecimiento económico alternativo al Producto Interior Bruto que dé relevancia a factores sociales y medioambientales; en definitiva, cómo cambiar el sistema actual por uno en el que empresas, gobiernos y sociedad civil colaboren ante los múltiples retos que tenemos por delante en temas como la educación, la salud, la pobreza, el medio ambiente, etc.

Es cierto que este foro no deja de tener sus contradicciones, pues muchas personas hablan de cambiar un sistema en el que sus organizaciones juegan un papel importante, a menudo reticentes a que cambie el status quo. Además, no es lo mismo hablar de según qué temas desde los cómodos auditorios de Oxford que cuando compartes calle o barrio con personas en situaciones límite.

Por eso mismo, me da la sensación de que entre estos dos foros debería haber más diálogo, ya que a pesar de que en las formas debe haber muchas diferencias, en el fondo tienen objetivos bastante comunes. Quizás unos deberían esforzarse por conocer de primera mano las realidades concretas que se esconden detrás de las abrumadoras cifras de los grandes retos globales. Y quizás los otros deberían evitar la crítica fácil a todo lo que viene del “norte capitalista”. El primer paso probablemente es compartir más espacios comunes, porque dudo que el FSM y el SWF tengan muchos asistentes comunes. Aunque algunos hay, como el arzobispo sudafricano Desmond Tutu y la exministra brasileña Marina Silva: personas con convicciones fuertes e ideas claras que no dudan en construir puentes, para así sumar esfuerzos entre todos los que creemos que “otro mundo es posible”.

Imagen de: Guillermo Casasnovas

http://credit-n.ru/zaymyi-next.html

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Investigador y docente en ESADE, Universitat Ramon Llull. Doctor en Management por la Universidad de Oxford, su principal área de investigación son las prácticas que nacen en la intersección del mundo empresarial o financiero y el impacto social, tales como el emprendimiento social o la inversión de impacto. También es miembro del seminario social de Cristianisme i Justicia.
Artículo anterior“Mujeres cristianas en acciones de incidencia política”, de Margarita Suárez
Artículo siguienteLa Plataforma por una Fiscalidad Justa, Ambiental y Solidaria alerta de que la evasión de impuestos por parte de las grandes fortunas y empresas está creciendo

4 Comentarios

  1. Me parece muy buena tu reflexión. Pero para mi hay un error de planteamiento, que la puede convertir en una propuesta un punto ingenua. Es decir, seguro que el SWF y el FSM estaran de acuerdo en los sintomas a cambiar de nuestro mundo: reducir la pobreza y las desigualdades, mejorar la calidad de vida de las personas, etc. Pero dudo que el diálogo entre los dos foros sea posible. Para el FSM, en su mayoria, lo que hay que cambiar es la lógica capitalista y las políticas neoliberales implantadas, y dudo que el SWF esté en esa linea, como tu bién apuntas, su participación en el sistema le impide cuestionar la misma lógica que lo mantiene en vida – el poder tiende a protegerse a si mismo – y no creo que eso se arregle tan sólo con hacercarse mas o menos a las realidades sufrientes… es pura supervivencia: ¿como el rico emprendedor de sillicon valley va a morder a la mano de los mercados financieros que le dan de comer?… contradicciones dificilmente salvables sólo con diálogo o construcción de puentes… creo que lo de la lucha de clases, que creíamos acabado, ahora es más vigente que nunca…

  2. Xavi, gracias por el comentario.
    Creo que es un debate interesante, e invito al resto de lectores del blog a que expresen su punto de vista: ¿sólo se pueden cambiar las cosas desde los márgenes del sistema? Yo creo que también se pueden hacer cosas desde dentro, que las personas con más recursos, conocimientos y contactos pueden hacer mucho para que la sociedad avance.
    De hecho, creo que el planteamiento de la lucha de clases – «nosotros contra ellos» – es a veces un poco maniqueista y quizás no es el más indicado. Al final todos estamos metidos «en el sistema», por mucho que unos tengan más culpa y responsabilidad que otros.
    De todas maneras, lo importante es que cada vez hay más gente que tiene claro que tenemos que cambiar muchas cosas.

  3. Hola Guille,

    Creo que habrías de incidir más en los detalles del SWF. Con qué motivos reales crees tú que se planteaban las conferencias. Qué ambiente se respiraba. De qué se hablaba en los descansos. Si hubo algo que te dio rabia, o tristeza. O qué es lo que te ilusionó.

    No quiero criticarlo porque desconozco cómo fue pero sí que creo importante no quedarse en lo superficial y ser un poco más «follonero». No con ánimo de crispar ni de ser maleducado, sino porque a veces cuando abres una herida que no está bien curada, puede llegar a sanar.

  4. Tens raó Xavi, la lluita de classe s’està dant ara més que mai! Nomes una petita observació, Al meu parer la lluita de classes s’està dant d’ençà que el mon es mon . Tots em sentit a dir que el peix gros es menja al petit, així que potser el que ens hauríem de preguntar es …En que es va equivocar el qui o va crear-ho tot? … o potser va esser el pecat de Adan que ho va espatllar-ho tot…….

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here