“Mujeres cristianas en acciones de incidencia política”, de Margarita Suárez

“Mujeres cristianas en acciones de incidencia política”, de Margarita Suárez

Sonia Herrera. Margarita Suárez, abogada y profesora de Ecología en la Escuela Superior de Estudios Franciscanos de Madrid, nos habla en su ensayo “Mujeres cristianas en acciones de incidencia política” sobre las luchas socio-políticas de mujeres creyentes cuyo activismo va más allá del arquetipo patriarcal. Un arquetipo que históricamente ha dibujado a las mujeres cristianas como féminas cándidas e infantilizadas que dedicaban su tiempo a toda una suerte de actividades relacionadas con “una forma de caridad complaciente con la injusticia” que solamente servía para apaciguar conciencias.

Estas mujeres en las que se centra Suárez, en cambio, son las herederas de los movimientos de mujeres del siglo XIX que ejercían una resistencia activa a pesar de no ser consideradas ciudadanas de pleno derecho y verse obligadas a ejercer una ciudadanía de agencia centrada en la acción. Mujeres como Carol Gilberth, Jackie Hudson, Ardeth Platte, Dorothy Mae Stang, Nora Nash, Lucienne Siers o las integrantes de la LCWR (Leadership Conference of Women Religious) en su conjunto que se erigen como “parábolas vivientes” y “símbolos proféticos del mensaje cristiano” de Jesús, practicando lo que Rafael Díaz-Salazar denomina un “profetismo ‘armado’ e ‘insumiso’” contra la ceguera y la amnesia obligatoria de la que habla Eduardo Galeano en su célebre texto “El derecho de soñar”.

Muchos son los ámbitos desde los que estas mujeres nos invitan a ser agentes de cambio a través de la acción, a movilizarnos contra toda forma de violencia y a dar pasos fuera de nuestra zona de confort, como solía proponer Jackie Hudson: objeción fiscal a los gastos militares y a las armas de destrucción masiva; activismo por la paz en zonas de guerra como Sarajevo, Kivu o Ramala; ecofeminismo en pro del empoderamiento de las mujeres y de la conservación de la naturaleza y el desarrollo sostenible; lucha por el control ciudadano de la responsabilidad social corporativa (poniendo el dedo en el ojo de grandes corporaciones y empresas como Goldman Sachs, DuPont, Chevron, McDonald’s, Coca-Cola o Wal-Mart); presión política en Naciones Unidas y la Unión Europea; acciones por una verdadera justicia económica y contra los planes de ajuste que reducen el gasto social…

Mujeres que, como muy bien describe Margarita Suárez, “luchan contra las nuevas formas de precarización y defienden la justicia global” mediante la desobediencia y la resistencia civil, arriesgando su libertad e incluso sus vidas, proponiendo así un cristianismo verdaderamente movilizador.

Mujeres que se niegan a ser silenciadas, que denuncian públicamente toda clase de injusticias y que se convierten muchas veces en la voz de quienes no tienen voz; que mantienen una posición firme en la radicalidad de su compromiso cristiano -“la paz es central para la Iglesia si quiere permanecer fiel a Cristo Resucitado” (Beati costruttori della pace)-; que proponen un cambio sistémico a través de la acción; que muestran al mundo “las contradicciones de nuestro actual sistema económico-político global militarizado que genera hambre, destrucción medioambiental, muerte y derroche de recursos económicos en armamento”; que se declaran influidas por “un Dios amoroso, por un Jesús no violento que da la vida más que quitársela a otro” tal como afirma Ardeth Platte; que han roto los esquemas y los roles construidos por el patriarcado para enarbolar valores que éste nunca les asignó como la autonomía, la independencia y la resistencia y que se enfrentan a él al abordar temas como “el sacerdocio femenino, el aborto o el matrimonio homosexual”… A fin de cuentas, “mujeres cristianas conscientes del mundo en el que viven, cómplices de los movimientos sociales de ‘su’ tiempo, activas e involucradas en las luchas más acuciantes del ser humano en nuestro siglo”.

***

Podéis leer el artículo de Margarita Suárez en el siguiente enlace: “Mujeres cristianas en acciones de incidencia política”

Imagen extraída de: Evangelizadoras de los apóstoles

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.