«No somos una generación perdida» - Reflexión de fin de año de Cristianisme i Justícia

«No somos una generación perdida» – Reflexión de fin de año de Cristianisme i Justícia

Cristianisme i Justícia. En esta ocasión Cristianisme i Justícia ha querido dar voz a los jóvenes en su declaración de Fin de Año. El suyo es un análisis lúcido de la situación que estamos viviendo, reconociendo los errores, denunciando la creciente desigualdad social y declarando su compromiso de trabajar para transformar esta realidad. «No queremos ser una generación perdida», afirman, huyendo de la etiqueta que a menudo se utiliza para referirse a los jóvenes de esta franja de edad.

Se definen como «hijos de la bonanza», de una sociedad mercantilizada donde la democracia se ha ido diluyendo en el individualismo, y reconocen que «en algún momento de este proceso dejamos de pensar qué modelo de sociedad queríamos porque no lo creíamos necesario y el totalitarismo de la indiferencia empezó a instalarse en nuestras vidas». Aseguran, sin embargo, que «nos han quitado la venda de los ojos» y ahora constatan el déficit democrático, el desprestigio de las instituciones políticas, la polarización ideológica que dificulta el diálogo, los riesgos del absolutismo de la técnica y una creciente superficialidad que invade todos los ámbitos de la vida.

Frente a ello denuncian el desmantelamiento del Estado del Bienestar, que está provocando un aumento de las desigualdades sociales y advierten que la crisis «al igual que ha producido una ola de solidaridad, está alentando la aparición de un nuevo fascismo social» que puede ser una amenaza a la convivencia y a la democracia.

A pesar del desconcierto que provoca encontrarse en medio de un cambio de época, enfrentándose a la «imposibilidad de lograr muchos de los proyectos personales y comunitarios con que nos habían enseñado a soñar», este grupo de jóvenes se niega a formar parte de una generación perdida.

Por ello, este manifiesto quiere ser una llamada a la esperanza, en el que se comprometen e invitan a recuperar la fraternidad y trabajar por lo común, combatir el individualismo y la indiferencia, y cuidar a la persona en su integridad.

***

Para leer la reflexión de fin de año entera, haz click aquí.

[¿Nos ayudas a difundirla por las redes sociales? – usa el hashtag #nosomosgeneracionperdida]

 

 

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.