Jordi López Camps. Este es el título del nuevo libro del libanés Amin Maalouf. El título es de por sí elocuente, y representa un sentimiento que compartimos algunas personas. No sé si muchas o pocas, pero así lo siento. Tengo ante mí muchas alternativas políticas, algunas pueden presentarse como muy atractivas y definitivas, pero todas son a corto plazo. Se agotan en ellas mismas. Por su debilidad, ¡qué atrevimiento el mío!, son efímeras y no las percibo como un nuevo relato histórico continuador de los grandes relatos del pasado. Las personas necesitamos que nos cuenten historias para seguir creyendo en el destino de la humanidad. Vivimos bajo la permanente sospecha de que las utopías han estado sustituidas por un simplismo exacerbante.

La sombra de las utopías fue difuminada por unos pensadores que decretaron su fin. De repente, las personas nos quedamos sin destino. Delante nuestro se abría un vacío aniquilador. Las utopías fueron sustituidas por el dictado del relativismo que nos decía que debíamos ser felices abandonando las certezas del pasado. Al final del camino ha aparecido la desorientación. Porqué con el fin de la esperanza utópica se han perdido los valores y principios que la humanidad había tejido lentamente en los lares de la historia. La política, espacio de transición que hacía posible que la utopía se hiciese historia, se ha convertido en el terreno del funambulismo ideológico. Todo es tacticismo y regate en corto, sin ideas renovadoras que ilusionen y nos convoquen a cerrar los ojos y a soñar que un mundo nuevo es posible. Un nuevo mundo donde se hagan realidad la justicia, la fraternidad y la bondad, la rectitud de corazón y donde la paz reine en la tierra y los corazones. Nos han robado los sueños.

Imagen extraída de: BCNAccions

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Doctor en Biología, diplomado por ESADE en Gestión Pública y máster en Calidad de la Formación por el Instituto Nacional de Administración Pública. Es de la generación de mayo del 68. Desde su ingreso a la universidad ha estado vinculado a la política activa y movimientos eclesiales. Ha sido Director General de Asuntos Religiosos de la Generalitat y previamente Jefe de Servicio de Formación Local de la Diputación de Barcelona. Hasta enero de 2011 fue Presidente de la Comisión Ejecutiva del Patronato de la Montaña de Montserrat adscrito a la Presidencia de la Generalitat. Durante el año 2012 ha sido gerente de cultura de la Diputación de Barcelona y actualmente trabaja en esta institución. Blog personal: Vita Moleskine
Artículo anteriorPerder la tierra y la vida para «pagar» el corralito
Artículo siguienteProfetas ante la crisis (IV): Santa Teresa, de la reforma personal a la reforma de los conventos

3 Comentarios

  1. Podemos permitir que nos roben el dinero, no hay forma pacífica de evitarlo, lo que no vamos a permitir que nos roben el sueño de un Reino de amor y fratenidad aquí en la tierra, aunque sea una utopía, aunque cueste creerlo. Este es el trabajo encomendado. ¡BUEN LABORO!

  2. Podemos permitir que nos roben el dinero, no hay forma pacífica de evitarlo, lo que no vamos a permitir que nos roben el sueño de un Reino de amor y fratenidad aquí en la tierra, aunque sea una utopía, aunque nos cueste creerlo. Este es el trabajo encomendado. ¡BUEN LABORO!

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here