José María Segura.

«Nuestro trabajo es una advocacy ‘encarnada’, nuestra lucha es una lucha con nombres y apellidos». (Rafael Jiménez, técnico de Acompañamiento-Advocacy del Centro Bono Dominicana)

Imagina que estás deseando empezar una carrera, o que llevas tiempo planeando tu boda, o que necesitas ir a un centro de salud, o que quieres viajar… la Junta Central Electoral de República Dominicana está impidiendo hacer todo esto a dominicanos de ascendencia haitiana. La Junta esta negando a estos dominicanos sus documentos y dejándolos sin derechos y sin nacionalidad. El Centro Bonó de la Compañía de Jesús junto con otras instituciones está reclamando que se les reconozca la nacionalidad dominicana y sus correspondientes derechos. Es la lucha de Reconoci.do.

El problema es en esencia aquel que evidencia la pregunta de Jesús al Fariseo: “¿ves a esta mujer?” ¿O tu ideología no te deja ver a la persona ni sus derechos ni su dignidad de ser creada a imagen de Dios? Recientemente tuvimos un taller y descubrimos que para Reconoci.do parte esencial de su identidad es el ser hijos e hijas de Dios y lo celebramos con una ceremonia ecuménica en la playa, compartiendo oración y pescado asado con Cristo Resucitado.

También visitamos un “ingenio”, una instalación azucarera en la que un grupo de esclavos negros se sublevó contra los colonizadores españoles. Allí, en el lugar en el que quizás algunos de sus antepasados estuvieron, leímos algunos escritos de Martin Luther King, sobre la importancia de amar las propias raíces y la propia identidad. Por la noche escuchamos música de “palos” que tocaban los esclavos en las plantaciones y terminamos pidiendo al Señor de la Historia, al Dios de la Liberación que escuchara el grito de sus hijos.

En la foto, Ana Belique, una de las primeras victorias del Centro Bonó, y líder del movimiento de Reconoci.do posa junto a “Ana” la que fue nombrada “reina de los esclavos”.
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Jesuita. Ingeniero agrónomo y licenciado en Teología en Boston College, área de Teología Pública y Movimientos Sociales. Actualmente trabajo en Zaragoza en el Centro Pignatelli y formo parte del equipo de Entreculturas como responsable del área de incidencia política.
Artículo anteriorUna mirada global al gobierno de Chávez
Artículo siguienteDemocracia de calidad frente a la crisis

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here