Veus. [NotaVarias fuentes aseguran que la carta no sería de José Luis Sampedro sino de Democracia Real Ya. Hemos optado por quitar la foto, pero dejando el contenido del texto]. Carta a Don José Luís Rodríguez Zapatero. Presidente del del Gobierno. Y al resto de las señorías que portan la representatividad parlamentaria.

Señor presidente, permitánme dirigirme a usted para comentarle mis más profundas inquietudes que, por mi honor y conciencia, me impiden quedarme al margen de los hechos relativos a nuestra Constitución amenazada por una vergonzosa e imborrable mancha.

Habéis realizado un gobierno durante sus dos legislaturas en las que, muchos podemos estar en contra o a favor de su gestión frente del ejecutivo que preside. Habéis cometido aciertos y errores, éstos últimos desgraciadamente más numerosos en su último periplo presidencial. Sus gestiones pueden ser criticadas o avaladas desde todos los frentes que los ciudadanos deseen pronunciarse.

¡Pero que mancha de cieno sobre vuestro nombre -iba a decir sobre vuestro reino- puede imprimir esta abominable reforma constitucional! Por lo pronto usted decide reformarla mediante una llamada telefónica al señor Mariano Rajoy, presidente del principal partido de la oposición, tomando ambos la representatividad parlamentaria como un absolutismo de dos dirigentes, dando bofetada suprema a toda justicia. Y no hay remedio, España conservará esa mancha sobre su carta magna y la historia consignará que semejante crimen social se cometió al amparo de vuestra presidencia.

Puesto que ha obrado tan sin razón, hablaré. Prometo decir toda la verdad y la diré si antes no lo hace el tribunal con toda claridad.

Es mi deber: no quiero ser cómplice. Todas las noches me desvelaría el espectro de la ciudadanía que expía a lo lejos cruelmente ultrajada, una reforma que no ha decidido.

Por eso me dirijo a vos gritando la verdad con toda la fuerza de mi rebelión de hombre honrado. Estoy convencido de que la ciudadanía no ignora lo que ocurre, entonces ¿a quién denunciar este afrenta malhechora de verdaderos culpables sino al primer soberano de la carta magna, al Pueblo?

Ante todo la verdad acerca de nuestra carta magna y su proceso de reformarla.

Nuestra Constitución, nacida en 1978, promulga en sus artículo primero del título preliminar:

«España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político».

Agentes externos a nuestro ámbito constitucional, la señora Merkel y el señor Sarkozy han dictado los cambios que usted promulga, auspiciados aún si cabe por entidades externas y opacas a la ciudadanía, no sólo de nuestro estado, sino del resto de los ciudadanos miembros de la Unión Europea.

Señor presidente del gobierno y señor presidente del principal partido de la oposición:

No recuerdo que en ninguna de las legislaturas, en las que ustedes han sido elegidos como representantes de los ciudadanos (ni anteriormente tampoco), hubiese en algún proceso electoral papeletas para proceder a legitimar a estas personas (la señora Merkel y el señor Sarkozy) sobre nuestro ordenamiento legal, jurídico y constitucional.

Igualmente me consta, en ninguno de sus respectivos programas electorales, ninguna intención de reformar la constitución.

Ante este hecho y sus intenciones, ustedes han puesto la forma política dictada por la Constitución (representación parlamentaria) muy por encima de la soberanía establecida en la carta magna (el pueblo) documento que regula las normas y convivencia en nuestra nación.

Al ejercer su disciplina partidista, sr. Zapatero y sr. Rajoy, en la que los señores y señoras parlamentarias únicamente promulgan el deseo de sus líderes (en el presente caso ustedes), vuestras señorías son responsables y ejecutores del crimen que les expongo.

De forma sorpresiva, en periodo estival, con un parlamento en funciones, donde las señorías preparan las maletas fuera del hemiciclo ante la próxima cita electoral, ustedes pretenden modificar la Constitución sin consultar a sus soberanos.

Ustedes sobrepasan con sus intenciones el artículo primero del título preliminar de nuestra constitución. Su reforma no es para un «Estado social» y sus formas no son, ni mucho menos, «democráticas de Derecho».

Tal es la verdad, señores parlamentarios, verdad tan espantosa, que no dudo quede como una mancha en vuestra representatividad. Supongo que no tengáis ningún poder en este asunto, que seáis prisioneros de los mercados y de los poderes que os rodean; pero tenéis un deber de ciudadano en el cual meditaréis cumpliéndolo, aunque dudo que honorablemente. No creáis que desespero del triunfo; lo repito con una certeza que no permite la menor vacilación; la verdad avanza y nadie podrá contenerla.

Hasta hoy no perpetrabais el proceso, pues hasta hoy no han quedado deslindadas las posiciones de cada uno; a un lado los culpables, que no quieren la luz; al otro los justicieros que darán la vida porque la luz se haga. Cuanto más duramente se oprime la verdad, más fuerza toma, y la explosión será terrible. Veremos como se prepara el más ruidoso de los desastres.
Señor Presidente, concluyamos, que ya es tiempo.

Yo acuso al Banco Mundial, FMI, OCDE y demás organizaciones supranacionales y externas al gobierno europeo de ser los organizadores de este crimen. Ninguna de ellas elegidas en representatividad por el Pueblo de un estado, el nuestro, sobre el que quieren reformar la Constitución.

Acuso a la UE y al BCE de ser garantes dentro del territorio europeo este complot.

Acuso a Standard & Poor’s y a Moody’s como cómplices y beneficiarios de este acto.

Acuso al conjunto de la banca europea y nacional como lobby cómplice y beneficiarlo de esta infamia.

Acuso a la señora Merkel y al señor Sharkosy por inducir a perpetrar este vil atentado a nuestra soberanía.

Acuso a aquellas empresas, que junto a la banca, presionan a sus señorías para dejar de ejercer la representatividad de sus soberanos, ejerciéndola sobre sus intereses económicos.

Acuso a aquellos políticos cuyo máximo interés es mantenerse en el cargo que ejercen a cualquier precio, tan indignantes como el del crimen que nos ocupa.

Y por último: les acuso a ustedes por proponer esta modificación de espaldas a la ciudadanía. Ciudadanía que avala, es garante y soberana tanto del estado Español como de su carta magna. Ustedes que, mediante una simple llamada telefónica, ultrajan la inviolabilidad de una Constitución, inviolabilidad que defendieron cuando no se han atrevido a mantener su vigencia, adecuándola a las realidades sociales. Ustedes que juraron o prometieron sobre ella.
Se atreven a modificar el máximo documento del Estado en aras del «Mercado». Mercado al que pretenden calmar mientras las voces del pueblo son ignoradas o silenciadas.

Puede que éste crimen ejerzan el efecto que ustedes esperan, pero no ignoren las victimas consecuentes. Habrán convertido la Constitución en un simple panfleto al que poner a cotizar en los mercados de valores, habrán convertido el espíritu de la transición española no en un garante de paz y democracia social como fue en su día, sino en un mero informe de resultados macro-económicos. Y habrán convertido a la ciudadanía española en un pueblo sin su máximo referente de legalidad moral y convivencia al subvertir los valores representados en ella por cifras monetarias inducidas fuera del espíritu en el que se redactó.

Distinguidas señorías, en nuestro Estado, no sólo hay que ser demócrata, también hay que parecerlo y sus formas distan mucho de ello. Desde hace mucho tiempo no resuelven entre ustedes la composición del Tribunal Constitucional y resulta que si resuelven en minutos modificar el texto sobre el que basar sus juicios. Lo dicho señorías, también hay que parecerlo.

Sólo la ciudadanía tiene el derecho, tiene el deber, de mantener vigente este documento, ustedes han de darles los medios. Ustedes, la clase política, que no sólo por activa ahora perpetran este crimen que nos ocupa, sino que por pasiva en las últimas décadas no han dado un paso para mantener su vigencia, y mucho menos aún, consultar al Pueblo al respecto.

No ignoro que, al formular estas acusaciones, arrojo sobre mí el peso y decisión del máximo soberano del estado del cual ustedes se supone que representan. Y voluntariamente me pongo a disposición del Pueblo.

En cuanto a las personas a quienes acuso, debo decir que ni las conozco ni las he visto nunca, ni siento particularmente por ellas rencor ni odio. Las considero como entidades, como espíritus de maleficencia social. Y el acto que realizo aquí, no es más que un medio revolucionario de activar la explosión de la verdad y de la justicia.

ólo un sentimiento me mueve, sólo deseo que la luz se haga, y lo imploro en nombre de la ciudadanía, que ha sufrido tanto y que tiene derecho a ser feliz. Mi ardiente protesta no es más que un grito de mi alma. Que se atrevan a llevarme a los ciudadanos y que me juzguen públicamente.

Así lo espero.

Otros artículos relacionados

 

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Artículo anterior¿Victoria?
Artículo siguienteEl rapto de Europa

11 Comentarios

  1. Siempre fui, y lo sigo siendo un admirador de J.L. Sampedro. Y tal como se permite en su escrito, yo también haré uso de la critica a tan honorable señor, o más bien a su poco «honorable escrito»
    No soy un forofo de JL Zapatero y mucho menos de M. Rajoy. Y no pertenezco a otra organización que la Cruz Roja. Pero también revienta, sin perder el sueño nocturno, eso sí, la pobre y sesgada interpretación que ha menudo leo y escucho sobre esta decisión de modificar la Constitución En este apartado concreto que tanto revuelo produce. Al respecto decir que:
    – Dicha revisión se ajusta a derecho y está dentro de la Ley ¿acaso no es suficiente? ¿O vamos a hacer referendums para cada decisión que se le ocurra al Gobierno de turno? Por lo tanto las criticas a este respecto, son absurdos o interesadas. Punto.
    – A mi me parece bien un techo sobre el endeudamiento de las administraciones ¿No se han dado cuenta que la mayoría de gestores son unos incompetentes que les importa un pimiento el dinero de los contribuyentes? ¿Que tras sus, en la mayoría de los casos inversiones inútiles y llenas de prevaricaciones nos esquilman a los contribuyentes que finalmente tenemos que dedicar la gran parte de nuestros impuestos a pagar intereses a los bancos?
    – La clave está en administrar bien, invertir en lo conveniente socialmente y no en los caprichos de los políticos de turno que al finalizar su «periodo» se van a casa de «rositas». Solo falta que les dejemos endeudar hasta el infinito. Esto demuestra lo poco que conocemos los comportamientos humanos.
    – Muy triste, Sr. Sampredro la mayor parte de su escrito. Lo digo con tristeza de verdad.

  2. No respondo del tipo de reacciones que pueda haber en este país como medio para recuperar nuestra soberanía si se aprueba la reforma en nuestra Constitución

  3. Voy a compartirlo inmediatamente.
    Para Mirlo y demás votantes del PseoudoSocialistaOligarcaEuropeo, las verdades duelen, de ahí vuestra tristeza.
    Respecto a los cuatro puntos de la critica de mirlo, me tomo la libertad de comentarlos:
    -La ley es una herramienta y como tal el que la maneja la utiliza en su propio beneficio y en él de sus jefes.¿Y que pasaría si nos preguntasen para todo? A mis treinta y pocos años no me importaría que me preguntasen ALGO.
    -¿Porque no se modifica la ley para que no se puedan re-elegir gestores in-competentes?, ¿Porque no modificamos la ley para invertir directamente en nacionalizar la banca? Ese si es una inversión conveniente socialmente y «económicamente».
    -Estoy de acuerdo, lo importante es administrar bien y se tiene que ser responsable de lo administrado. Pero porque no nos repartimos esa responsabilidad entre todos los ciudadanos. Me gustaría conocer los comportamientos humanos en una sociedad donde el dinero no fuese el SUPER-DIOS.
    -No entristezcas pronto juzgaremos a los culpables y les arrebataremos lo que nunca debería haber sido suyo por derecho.
    SALUDOS.

  4. Podrá ser triste para algunos, para otros no tanto, son diferencias de criterio. En muchos puntos estoy de acuerdo y no se si realmente se debe modificar la Constitución por culpa de quienes no han sabido gestionar lo que tenian entre manos y que no se les exija cuentas por ello. A leguas vista se han visto «burradas de despilfarro» por parte de muchos cargos politicos de diferentes partidos.
    El pueblo elije a los políticos para les represente, pero también para que «GESTIONE» su bienestar social, lamentablemente no se ha visto en muchos casos, una ley muy antigua pero no escrita es que no puedes gastar 5 si tienes 4, al año siguiente tendras 3 porque uno lo pagaste en intereses. No hay que poner un tope de gastos, sino aplicar el sentido común a lo que se gasta.
    Por poner un ejemplo, ¿Cuánta gente puede comer durante un año con lo gastado en aeropuertos de castellon y Ciudad Real o la linea AVE clausurada recientemente? ¿Dónde están los estudios de viabilidad de estas infraestructuras? ¿Quién es el responsable de tales despilfarros? ¿A quien interesan y se beneficia? Eso lo pagamos los ciudadanos con los impuestos y los recortes, que fácil es decir «apretadse el cinturón» cuando se cobra como político, a los que estamos cerca del salario mínimo no nos aprieta, directamente nos ahoga.

    Hace unos cuantos años que se ve a la ciudadania cansada de la palabrería política, se ve claramente en el porcentaje de votantes en elecciones y no se aplican el cuento. También veo a los dirigentes como titeres de lo que cuecen en el extranjero, a merced del mercado y de entidades varias con animos de lucro a corto plazo y a gran importe.

  5. Estimado Sr. Sampedro.
    En su artículo de opinión acusa al Gobierno de modificar nuestra Carta Magna convirtiendo Nuestro Estado social en un Estado, digamos mercantil. Si esto fuera cierto, comulgo con su reivindicación de levantar a las masas, pues si también es estado de Derecho, la misma Constitución limita y aclara la inconstitucionalidad de modificar uno de los artículos de especial transcendencia sin someterlo a referéndum. ¡¡¡Qué la luz brille e ilumine!!!
    Sin embargo, bajo mi modesto entender, la modificación de la regulación del techo de deuda económica de un estado tiene quizá un compromiso SOCIAL (debo estar muy engañado …). Siguiendo en la misma línea planteada por Mirlo en su comentario anterior, le pregunto, Sr. Sampedro: ¿Dónde está el Pueblo cuando se ve un despilfarro económico de las instituciones que nos gobiernan?; ¿a través de nuestra protegida y venerada Constitución hemos dado al Gobierno (elegido democráticamente) la capacidad de malgastar nuestros esfuerzos?. ¡¡¡ YO TAMBIEN QUIERO UN PIANO EN MI SALÓN FINANCIADO POR EL ESTADO!!
    Saludos de un fotón engañado y desorientado.

  6. Simplemente, hay gente con una situacion economica muy dura no pueden tener ni siquiera una simple conexion para expresarse, y deben comer en un comedor social avergonzantemente. Uyy, que horror, que me tocan la carta magna, uyyy que horror que que no me dejan decidir, uyyyy que horror, que no dejan a mi grupo parlamentario de los cojones presentar las enmiendas. Uyyy, que horror, que se estan haciendo de derechas. La union europea nos ofrece muchas subvenciones y ayudas, proyectos de educacion, fondos FEDER, y otros mas que desconozco. Los mercados alimentan empresas que matienen a trabajadores. Uyyyy , que horror los mercados y la banca, en este momento es cuando me empalmo, porque hablar de la maldad de los mecados y la banca, empalma. En fin, el único aqui que ha actuado acorde con su responsabilidad claramente es el PP, pues siempre ha coementado que hay que poner un limite. Europa nos pide un pequeño favor de austeridad para evitar mas gente en comedores sociales de por vida. Vamos a pensar más en que hacer con el vecino que está en paro, más que en el horror terrible de la tocada de las leyes constitucionales. Tanto jugar a presumir de haber quien defiende mejor ese valor de la libertad, nos hace ser terriblemente insolidario con el pobre vecino que de toda la vida ha estado trabajando, y ahora se encuentra con un vergonzoso paro del que no sabe como salir. Vamos a ayudar a ese vecino, a ver si puede adquirir mediante cualquier proyecto algun trabajillo en la union europea, por ejemlpo en Groenlandia, y en sitios donde parece que hay trabajo de sobra. Vamos a apoyar a nuestros gobernantes que desesperados por una situacion economica, se encuentran con ir contra sus propios principios, para ver la manera de disminuir el numero de gente comiendo de los contenedores de basura.
    En fin vamos a pensar de verdad por el que no tiene, Europa puede ser una salida para muchos, y Europa nos pide un tambien un esfuerzo de colaboracion. Vamos todos a apoyarla, y si nos tenemos que saltar por encima de nuestros principios de libertad que la constitucion protege, en aras de la solidaridad de la que tanto habeis presumido, pues nos la saltamos, pues mi vecino tiene derecho a otro principio, que parece que algunos olvidan tambien como es el del trabajo y a una vida digna.
    Un saludo a todos, y por favor espero que tambien entiendan a partir de este momento el concepto de solidaridad, que por una vez ha querido tener el poder, y se lo estais arrebatando con bonitas palabras.

  7. Muy buena la carta pero mejor no haberse molestado. Está todo atado y bien atado, Esto es lo hay, lo que siempre ha habido, por otro lado. Los políticos son lo que son porque las personas, ,los votamos o no, pero en cualquiera de los dos casos colaboramos con el juego democrático. En la carta el firmante habla en nombre de la ciudadanía, ¿a qué ciudadanía se refiere? intuyo que se refiere a esa ciudadanía cabreada, enfadada, crispada y violentada porque no es capaz de pillar tajada como ve que la pillan otros. A estas alturas de la película no tengo ninguna confianza ya en nadie. Señor Sampredo admiro su valentía con la que da la cara por una parte de la ciudadanía que en el momento que pueda y que tenga algún tipo de poder no durará un ápice en partírsela.

  8. Me preocupa y mucho que sólo se hable del techo de déficit, pues al fin y al cabo, su cifra depende de una ley, y la ley se improvisa de un día para otro, así que en realidad no cambia nada.
    LO QUE SI CAMBIA es una coletilla del tercer punto:
    «Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta»
    SU PAGO GOZARÁ DE PRIORIDAD ABSOLUTA??
    Eso significa que pagaremos los intereses a los bancos ANTES que los sueldos de los funcionarios, las pensiones o los servicios sociales. Eso equivale a prohibir en la constitución la suspensión de pagos. Ahí está, a mi entender, el ataque a la línea de flotación. Porqué no se comenta eso? Acaso los políticos que se han apresurado a aprobar esta medida han hecho algún esfuerzo para divulgar el texto de lo que modificaban, o nos han explicado sus consecuencias?
    Sepan, señores, que antes se pagará a los bancos que a sus pensiones. Eso me parece MUCHO más grave que un límite en el endeudamiento. No discutamos nimiedades. Discutamos la capacidad del estado para decidir las prioridades de sus pagos!

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here