Los reyes magos y la desafección política

Los reyes magos y la desafección política

Lourdes Zambrana.

Queridos Reyes Magos

Este año os escribo con tiempo, por que sino siempre me pasa lo mismo, que lo dejo para el final  y os acabo pidiendo un pijama y unas zapatillas. Este año no quiero ni pijama ni zapatillas, quiero unos políticos nuevos. Por este motivo también os escribo en el mes de junio, para que tengais tiempo de preparar bien el regalo que os pido.

No me gustan los políticos que tenemos. Algunos, los menos (eso es cierto), son corruptos, cometen ilegalidades, etc. De esos espero que se ocupe la justicia, aunque sea lentamente…Me preocupan más los otros, los que no cometen ninguna ilegalidad, pero son unos políticos tristes, que solo se miran su ombligo (o su partido) y que tienen tan baja altura ética y moral.

Quiero unos políticos convencidos de que la política es trabajar por el bien común al servicio de los demás. Que en campaña nos presenten programas y propuestas (no insultos y descalificaciones) realizables y ajustadas a los deseos y expectativas de los ciudadanos y ciudadanas.

Que cuando les votemos y lleguen a puestos de responsabilidad, se preocupen en primer lugar de gestionar los asuntos públicos según el programa votado, y no en encontrar la manera de mantenerse en ese puesto. Que tengan siempre presente que los hemos elegido para gestionar lo que no podemos gestionar entre todos, porque somos muchos y muchas. Que no se suban el sueldo nada más ser elegidos, y que no busquen la manera de colocar a sus familiares y amigos en uno o varios cargos, con uno o varios sueldos. Quiero unos políticos nuevos que cuando lleguen al poder se bajen el sueldo, y renuncien a tener diferentes sueldos para quedarse solo con uno. Quiero unos políticos que se desplacen en metro o autobús, y dejen los coches oficiales para transporte de enfermos, o de niños a la escuela.

Quiero unos políticos que cuando lleguen al poder publiquen su patrimonio, y esta información sea transparente durante todo su mandato.

Quiero unos políticos que salgan a la calle a escuchar a la gente durante todo su mandato, no durante los quince días de la campaña electoral. Quiero unos políticos que lleven a sus hijos e hijas a las escuelas públicas, y que compren en el mismo mercado que yo, y que vayan al médico al ambulatorio de la seguridad social. Quiero unos políticos que no vayan a comer a los restaurantes más caros de la ciudad a cuenta del erario público, sino que vayan a los bares de mi barrio a comerse un menú y charlar con la gente.

Quiero unos políticos nuevos que no me digan que todo esto es demagogia (excusa que ponen para eludir el tema) sino que estén convencidos de que la honestidad, la honradez y la austeridad personal son imprescindibles en política.

Quiero unos políticos nuevos cuyos principios éticos y morales sean el bien común, la honestidad, la honradez, y la actitud de servicio. Quiero unos políticos con capacidad de autocrítica, que no digan que no les votamos por la crisis, o por que no hemos entendido el mensaje. No les votamos por que nos avergonzamos de ellos y de ellas, de su egoísmo, de su ombliguismo, de sus intereses partidistas. La desafección política tiene su origen en la falta de principios éticos de nuestra clase política, nada más y nada menos.

Queridos Reyes Magos, no os pido nada más. Se me ha olvidado deciros que he sido muy buena este año (al menos hasta ahora): he pagado mis impuestos sin defraudar nada y he votado después de leerme los programas electorales. Sino encontrais el regalo que os pido (los políticos nuevos) traedme por lo menos otro movimiento como el del 15-M, el de las acampadas, que aunque no es lo mismo, contiene la semilla de un mundo nuevo que no está nada mal.

Afectuosamente,

Lourdes


http://www.compromisorse.com/rse/2011/01/05/la-asociacion-rs-ciudadana-reprende-a-los-politicos-y-las-electricas-en-su-carta-a-los-reyes-magos/
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.