Jose I. Gonzalez Faus. Querida Pilar: quisiera darte las gracias por la columna del día de Pascua sobre “Dios y sus cosas”: por tocar el tema con seriedad y respeto, único modo digno tanto para creyentes como no creyentes.

¿Me permites añadir algo sobre “las cosas de Dios”, para ti y todos los habitantes de la duda?. Ahí van cuatro reflexiones de creyentes que, para un cristiano, son decisivas:

Allá por los tiempos de Jesús se cuenta de un rabino que perdió la fe, con el comprensible escándalo social en una sociedad cerrada. Pero otro maestro comentó sobre él: “dichoso el rabino X porque podrá practicar el bien sin esperar recompensa”. Es la lección (y casi la envidia) que desde hace años me dais muchos de vosotros. Jesús dijo también que no es el que dice “Señor Señor” el que entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad del Padre. Y he visto que algunos no creyentes cumplís la voluntad de Dios mejor que muchos de nosotros. Además, un gran profeta del catolicismo del siglo pasado (E. Mounier) escribió que, en el futuro, los hombres no se distinguirán por la postura que tomen ante el tema de Dios sino por la que tomen antes los condenados de la tierra. Y, en la misma línea, esa impresionante conversa que prefirió quedarse fuera (Simone Weil) dejó escrito: “no es por la forma en que un hombre habla de Dios, sino por la forma en que habla de las cosas terrenas cono se puede discernir si su alma ha permanecido en el fuego del amor de Dios”.

Todos esos testimonios apuntan hacia una línea en la que deberíamos encontrarnos mucho más, y que, para un cristiano, se fundamenta en las palabras de otro gran profeta mártir de Hitler (el pastor Bonhoeffer): el Dios que se revela en Jesús, es “lo opuesto de todo lo que el hombre religioso espera de Dios”. Cuesta tragarlo pero es así. Porque en Jesucristo Dios no se ha revelado como “todopoderoso” sino como aquél que, en su relación con nosotros, renuncia a su poder para identificarse con la debilidad que somos y con las víctimas que producimos. Un Dios inútil como objeto de consumo pero buena noticia como horizonte y fuerza de vida.

Desde aquí puedo decirte que no te preocupes si no puedes creer: conozco muchas gentes como tú. Pero los cristianos proclamamos eso de “la comunión de los santos” que significa que todo lo de Dios es común y que, por eso, es tarea nuestra creer por (y para) los que no creen y esperar por (y para) los que no esperan, si vosotros intentáis amar incluso a los que no aman.

Quizá puedas entender ahora por qué hace ya muchos años, en uno de mis primeros escritos, comenté unos versos de Atahualpa Yupanki que dicen. “hay cosas en este mundo – más importantes que Dios – que un hombre no escupa sangre –pa que otros vivan mejor”. Y los comenté de esta manera: para quien cree en Jesús no es el ser humano quien dicta esta estrofa; es Dios mismo quien nos hace saber que, para Él, hay cosas más importantes que el que los hombres se ocupe de Dios, a saber: que no tengan unos que escupir sangre para que otros puedan vivir mejor (quizá también más piadosamente). Eso mismo, con otras palabras, podrás encontrarlo en textos de hace muchos siglos, como la primera carta del apóstol Juan, y varias páginas de san Agustín.

Luego de esto hemos de ser perdonados de muchas incoherencias, bien lo sabemos. Un saludo y gracias por haber devuelto dignidad al tema.

Artículo Pilar Rahola: http://www.lavanguardia.es/opinion/articulos/20110424/54145205643/dios-y-sus-cosas.html

pilar_rahola
¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Jesuita. Miembro del Área Teológica de Cristianisme i Justícia. Entre sus obras, cabe mencionar La Humanidad nueva. Ensayo de cristología (1975), Acceso a Jesús (1979), Proyecto de hermano. Visión creyente del hombre (1989) o Vicarios de Cristo: los pobres en la teología y espiritualidad cristianas (2004). Sus últimos libros son El rostro humano de Dios,  Otro mundo es posible… desde Jesús y El amor en tiempos de cólera… económica. Escribe habitualmente en el diario La Vanguardia. Autor de numerosos cuadernos de Cristianisme i Justícia.
Artículo anterior¿Un Nobel de la Paz puede celebrar un asesinato?
Artículo siguienteLos jesuítas piden a los políticos que no instrumentalicen la inmigración en la campaña electoral

6 Comentarios

  1. Leí el artículo de Pilar Rahola y desde luego tengo que felicitarla por su respeto y delicaleza hacía las personas creyentes.

    No recibí el mismo respeto de Parroco de la Iglesia de Santa Tecla en Barcelona. Estuve en Semana Santa, en la misa del Domingo de Resurección, que se celebró el sábado a las 11 de la noche, como prácticamente todo fué en catalán, al salir le felicité las Pascuas al Párroco, pero le comenté que era una pena pero no me había enterado de casi nada. El me contestó: Lo que tiene que hacer es aprender catalán, -que yo hablaba el idioma de Madrid- le aclaré que estaba mal informado, en Madrid no hay un idioma distinto del Español o si prefiere del Castellano. En Barcelona en teoría hay bilingüismo, pero en la práctica no sudece lo mismo.

  2. … pero es que creer o no creer no depende ni: de la educación que hemos tenido, ni del ambiente familiar, ni de los estudios… carrera… profesión… amigos etc. Así como tampoco el amar al prójimo, se ama cuando se es bueno, y para ser bueno no hace falta creer en un Dios, lo que pasa,,, lo que mucha gente no entiende, o no acaba de entender es que la fe es un don, hay quien lo recibe y hay quien no, pero repito no hace falta tener fe para ayudar al necesitado. Si somos buenos todos nos respetaremos y nos ayudaremos creamos o no, otra cosa seria entrar en eufemismos como afirmar que el mal existe a causa de la ausencia del bien (…)

  3. Para Mª Rosa Jiménez y su «absurdidad» y tendencia a imponer su lengua o que esta prevalezca sobre las otras que coexisten en este territorio, estado…: háztelo mirar, hija…, si fue una misa en Barcelona, es lógico que fuera en catalán, es su lengua, no tiene más. ¿O van a cambiar a castellano porque vienes tú de madrid…? Vete a chequia y verás que las misas son en checo, o vete a galicia y serán gallego, en fin… y si vas a vivir en cataluña, lo lógico es que aprendas la lengua de la zona, vamos si quieres entenderte con la gente, y enterarte de algo… y además es una riqueza.

  4. Pilar Rahola. Esta mujer no me cae bien, participa en un programa, la noria, que me parece que deja bastante que desear. «Debates» bastante groseros, simplistas, y poco plurales aunque quieran aparentar lo contrario… además donde se mezcla lo más amarillista y morboso con pretendida tertulia política… en fin, para mí: TELEBASURA. Aunque eso sí, no llega al NIVELAZO de sálvame u otras mierdas.
    Además el otro día haciendo zapping escuché cómo esta mujer alababa «la originalidad» y «el formato innovador» de una gran mierda alienante como sálvame, durante la entrevista a su nefasto director y presentador JJ vázquez, en fin PATÉTICO, las cabezas se pierden…

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here