Xavier Garí. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado esta madrugada con orgullo y clara satisfacción, que Bin Laden ha sido asesinado por orden suya a manos de la CIA. Su Secretaria de Estado, Clinton, el ex presidente norteamericano, Bush, el primer ministro británico, Cameron, la canciller alemana, Merkel, y el primer ministro italiano, Berlusconi, han sido los que han tenido más prisa para felicitarse por la misma noticia. Con alta sorpresa he recibido esta reacción rodeada del fervor popular de ciudadanos de Estados Unidos que salían a la calle para celebrarlo.

Me pregunto si un presidente de un país democrático, que habla de libertad y de justicia, y que nada más llegar a la presidencia se le otorgó nada menos que el Premio Nobel de la Paz, puede aparecer públicamente con la satisfacción tan evidente que le proporciona un asesinato, aunque sea del enemigo número uno del país. En términos jurídicos, asesinar es un delito. No sé por qué en Guantánamo hay detenidos y torturados, algunos sin juzgar, sobre los que no se ha podido demostrar una participación directa en asesinatos, y en cambio el propio presidente Obama se autoinculpa manifestando que ha dado la orden de asesinar a una persona, y no es considerado públicamente delito y la ciudadanía sale a las calles de Washington y Nueva York para festejarlo.

Moralmente, cualquier asesinato es reprobable y nunca digno de celebraciones. Cómo puede ser que nadie en la comunidad internacional occidental, ni el Secretario General de Naciones Unidas (que se limitó a reconocer que la lucha contra el terrorismo ha llegado a «un punto de inflexión»), se haya manifestado en contra de una decisión «terrorista» de un estamento del espionaje de un país democrático (la CIA en el caso de EEUU). Ocurrió lo mismo con el asesinato del Che, así como con el del presidente chileno Allende sin ir más lejos, y tampoco le ahorró un Nobel de la Paz a Kissinger. No por ello es menos reprobable esta política que ni en secreto, pero menos aún en público, debería admitir estas actuaciones y además publicitarlas con el festejo popular y la satisfacción de la diplomacia internacional.

Claro que Bin Laden no es un santo, pero sus delitos deben ser juzgados y su vida respetada, si es que no le hacemos pagar con la misma moneda lo que ordenó ejecutar el 11 de septiembre de 2001, y entonces todos quedaron a su nivel, cuando lo que necesitaba era distanciarse de sus maneras, y dar una lección al mundo de dignidad, de justicia y de paz. Ya la Guerra de Irak y la invasión y posterior Guerra de Afganistán significaban reproducir el mismo terrorismo de Al Qaeda con formato oficial y militar, pero algunas potencias occidentales le dieron apoyo, y encima ahora lo matan. Cuando entenderemos que la Paz no se puede imponer con violencia? Que las ejecuciones, vengan del terrorismo, de las guerras, de Al Qaeda o de la CIA, siempre deben ser desechables porque vulneran el primero de los Derechos Humanos? Cuando aprenderemos que noticias como esta no pueden significar lo que Barack Obama ha manifestado esta madrugada al comenzar su discurso: «Hoy es un gran día para América». En todo caso, no lo es para la democracia, para los derechos humanos y para el verdadero significado de la justicia y la paz. ¡Un asesinato no puede engendrar vida!

obama_bin_laden

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Doctor en Historia (con una tesis doctoral sobre el pacifismo), Máster en Historia Comparada y Licenciado en Historia Contemporánea. Es Postgraduado en Cultura de Paz (especializado en No-violencia), en Resolución de Conflictos (especializado en Reconciliación) y en Acompañamiento Espiritual (especializado en el duelo y la pérdida). Estudia Ciencias Religiosas en el ISCREB. Se dedica a la enseñanza en Jesuitas Sarrià y a la docencia e investigación en la Facultat de Humanidades de la Universitat Internacional de Catalunya. Sus campos de docencia, investigación o activismo son la cultura de paz, los movimientos sociales, la ética global, las relaciones internacionales, la historia y las religiones. www.xaviergari.com / www.culturadepau.org
Artículo anterior¿Señales de futuro?
Artículo siguienteCarta a Pilar Rahola

12 Comentarios

  1. Estic totalment d’acord amb l’escrit. Crec que si s’ho haguessin proposat l’haurien pogut agafar viu. Malament rai fer justícia amb la mateixa moneda.

  2. No es tracta de la satisfacció que li produeix un assassinat, jo crec que és una reacció espontànea i molt humana al fet d’acabar amb un gran mal, encara que potser no de la manera prevista o adequada.
    No vull ser farisea! No me’n alegro de cap mort i evidentment invocaré sempre la justicia, però, per què donar-li tanta importància a la mort de Ben Laden quan cada dia al nostre món de vius mor moltíssima gent amb la nostra potser indirecta implicació… però hi som!
    Preocupem-nos de les morts, injusticies, fam i ultratges que es cometen al nostre voltant, al nostre món de vius. Recapacitem sobre el nostre comportament i després… el que estigui lliure de «ser humà»… que llenci el seu missatge.

  3. Es una costumbre tonta la de pensar que haciéndole mal a las personas malvadas uno se pone «a su nivel». Bin Laden era un asesino masivo que movió a muchos fanáticos para hacer daño, y su presencia en el mundo era terrible no solamente para los Americanos, sino para todos. Gracias al terrorismo viajar en avión es sumamente invasivo de la privacidad, por culpa del terrorismo muchas personas han muerto. El presidente de los EE.UU. logró terminar con el líder de un movimiento malvado hasta sus entrañas, enmascarando asesinatos y atentados terroristas con fanatismo religioso. El cristianismo predica que debemos poner la otra mejilla cuando somos atacados, lo cual es una conducta sumamente contraria a la supervivencia del hombre y de la sociedad! Cuando alguien se enferma se le da medicina, y nadie se preocupa por todas las bacterias y virus que mueres por esa causa; del mismo modo, Osama Bin Laden era una de las células más cancerígenas del planeta, y que haya dejado de existir hace que el mundo mejore un poco.

  4. Estoy de acuerdo con Eva, es importante que Bin Laden haya dejado de existir. El mundo será mejor y tendremos mas paz.

  5. me parece muy bien que le den el premio nobel
    porque a matado a una persona que a su vez era un criminal
    bien por Obama!

  6. yo opino lo mismo que carlos a matado a un criminal y ya era hora.
    Pero hay que ser consecuentes que la paz no ha llegado todavia.

  7. buajajjajajaja me meo!
    mas premios nobeles le daba yo!
    alcarajo los etarras!

  8. No estoy tan seguro de que al eliminar a bin laden el terrorismo remita o se vaya apagando… si no más bien al contrario, encienda y avive las brasas del fanatismo y la venganza entre sus seguidores, además de que éste se convierta en un mártir y arrastre a más ignorantes a su causa… eso para empezar.
    Segundo, no se ha hayado cadáver alguno ni fotos oficiales, por ahora, de los hechos narrados por el presidente obama… lo cual me hace dudar de su veracidad… ¿es esta la 4ª vez que muere bin laden? no recuerdo bien… pero creo que no es la 1ª vez que hablan de su muerte… a mi esto me huele a operación de PROPAGANDA y MARKETING para realzar la popularidad de obama, quizás.
    Tercero, no olvidemos que al qaeda fue entrenada en el pasado por la CIA para luchar contra la antigua URSS, por tanto es un monstruo en parte creado y alimentado por ellos desde sus inicios, aquí todo es hipocresía y confusionismo… también se ha demostrado la relación entre la familia Bush y la familia Bin laden en torno a intereses y negocios petrolíferos… sólo dire que no todo es tan simple y MANIQUEO como nos quieren hacer creer, y que hay confusas tramas que se nos escapan y deberíamos informarnos más y desconfiar de todo, manteniendo una actitud ESCÉPTICA y contrastando diferentes medios e informaciones, no creernos la propaganda de turno…
    Saludos

  9. Paz y dignidad para Palestina… médicos y hospitales para los países empobrecidos del mundo árabe, en vez de bombas… no intervencionismo militar e interesado en recursos naturales ajenos, autonomía económica y política de esos pueblos, respeto a sus procesos políticos y sociales (a no ser que se cometan barbaries y se aplasten derechos humanos)…

    y verás como no hay tanto terrorismo ni fanatismo, el fanatismo surge en un caldo de cultivo de pobreza, ignorancia y rabia…
    esa es mi opinión.

  10. despues de leer el texto y los distintos comentarios, estoi totalmente de acuerdo con Santiago. La muerte de Bin Laden no sera mas que una excusa para que sus seguidores vuelvan atacar. En la Vanguardia del otro dia, lo ponia bien claro que el testamento de Bin Laden era: «vengaz-me». Bin Laden movia muy facilmente las personas, con lo que estos comenarios y la rabia de su muerte a sus seguidores solo daran que mas violencia. A parte otro tema es que el señor Obama a metido la pata, porque cualquier persona que mata a otra es conocido como asesino, y el quiza no personalmente, pero a mandado a matar a una persona, con lo que de un asesino se trata. No creo que la solución a esto fuera matar al lider de Al Qaeda, mas aprenderia y castigo mayor seria estar en una carcel.

  11. Me sorprende que sorprenda. El artículo no deja de ser una manifestación de sorpresa. Este tipo de hipocresías son, desgraciadamente, habituales en las políticas de los países y en las organizaciones empresariales.

    Y como decía alguien en algún medio: «¡Qué mala persona tenía que ser Osama Bin Laden para que el Premio Nobel de la Paz se lo haya cargado!»

  12. A mi me parece una vergüenza simplemente que celebren la muerte de una persona, por muy malo que fuera no deja de ser un ser humano, y que lo hayan matado no hará que se calmen las cosas con Al-Qaeda… pero bueno… :/

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here