Jesus Renau. En medio de tantas noticias, publicaciones, estudios y declaraciones sobre la actual crisis financiera y social, de forma no sistemática se estan dando propuestas de futuro. Los análisis necesarios para acercarnos a la realidad muchas veces también señalan algunas pistas, posiblemente muy prematuras, de cambios legales y admistrativos en orden a una sociedad más justa.

Merece la pena recoger algunas de estas propuestas sin ninguna intención de sistematizarlas y, por eso, las podemos clasificar como síntomas de futuro. Posiblemente es aún muy pronto para hacer un diseño estructurado que pueda iluminar una política concreta.

Estas propuestas han sido sacadas de lecturas, charlas, conversaciones y reflexiones de muchas personas preocupadas por la actual crisis y por las consecuencias sociales y económicas que está provocando.

  1. La democracia debe llegar a la economía y a las finanzas mediante legislaciones aprobadas democráticamente y fundamentadas en los derechos humanos y sociales y en el bien común.
  2. Urge una reforma a fondo de la fiscalidad de manera que los impuestos repercutan sobre las personas y entidades de forma gradual, para que pague más quien más tenga y pague menos el que menos tenga.
  3. Potenciar la cultura de los movimientos sociales en red utilizando las posi­bili­dades que ofrecen las nuevas tecnologías y las redes de comunicación social.
  4. Desmontar el monopolio intelectual de determinadas universidades y medios de comunicación que imponen condiciones para una excelencia necesaria para determinados grados académicos e incluso cargos políticos y de la sociedad civil. Abrir nuevos campos, nuevas tendencias, nuevas propuestas, abrirse a la diversidad idiomática, etc.
  5. Profunda renovación sindical que abra las puertas y la afiliación a los parados, a los recién llegados y a los trabajadores de la economía sumergida.
  6. Creación de agencias públicas de valoración financiera, que no dependan de los mercados y mantengan una independencia absoluta de los capitales y fondos de inversión.
  7. Prevenir los riesgos de determinadas inversiones y la legalización de delitos y sanciones en los posibles fraudes y acuerdos camuflados en las letras pequeñas de pactos interminables.
  8. Determinar, a poder ser, globalmente, sueldos máximos y sancionar cualquier tipo de blindaje para grandes cargos de directivos, consultores y estudiosos, tanto en lo público como en lo privado.
  9. Potenciar la economía productiva y controlar eficazmente la mencionada industria financiera con leyes que dificulten cualquier tipo de usura camuflada o enriquecimiento virtual.
  10. Regular a la baja todo tipo de préstamos, hipotecas y ayudas dirigidos a los sectores más débiles y precarios.
  11. Legislar en contra de aquellas riquezas que se consideren escandalosas, al menos mientras no desaparezca el hambre en el mundo y no exista sanidad ni educación para toda la humanidad.
  12. Creación de un impuesto internacional para todas las transacciones financieras y que vaya dirigido a financiar los problemas del hambre, la sanidad y la educación global. Exigir de nuevo el acuerdo del 0,7.
  13. Iniciar un proceso que integre en todos los estados soberanos leyes sociales parecidas y fundamentadas en los derechos y deberes humanos. Globalización de los derechos laborales y sociales.
  14. Reforma de las Naciones Unidas para que la representación sea realmente democrática y no condicionada, especialmente en el Consejo de Seguridad, por los privilegios que tienen aquellos estados que ganaron la Segunda guerra mundial.
  15. Continuar trabajando para eliminar cualquier tipo de discriminación por razón de género, raza, religión, ideología y pensamiento.
  16. La defensa del planeta como máxima prioridad ha de superar los acuerdos entre los estados para convertirse en ley internacional de obligado cumplimiento.

Estos son algunos de los síntomas recogidos de aquí y de allá, puestos sin orden, que no intentan más que mostrar que ya se está oliendo la posibilidad de salida de la actual crisis, no regresando a la situación anterior, sino mediante un profundo cambio de mentalidad y una nueva conciencia política y social. Una de las fuentes más estructuradas e importantes se puede encontrar en la enseñanza social de la Iglesia, que desde hace muchos años ha ido detectando la evolución de la sociedad y mostrando signos de un futuro más justo y humano.

direcciones-alternativas
¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Jesuita. Profesor de Teología Espiritual en el ISCREB. Director Espiritual del seminario interdiocesano. Miembro de Cristianisme i Justícia y del equipo de pastoral del Casal Loiola de Barcelona. Autor de artículos y publicaciones sobre la dimensión social de la espiritualidad y temas educativos.
Artículo anteriorLa tristeza según la Pascua
Artículo siguiente¿Un Nobel de la Paz puede celebrar un asesinato?

2 Comentarios

  1. Esos 16 puntos son muy luminosos, pero ¿por dónde empezar?
    ¿cómo se llevan a la práctica?, ¿quién puede hacerles funcionar?

  2. Los cambios históricos tiene un proceso de maduración, que parte generalmente de las urgéncias y de la dura realidad. Pienso que actualmente hay muchos signos no sólo de que es urgente un cambio sino que tanto a nivel operativo como de reflexión aquí y allí hay movimientos importantes y que pueden señalar un futuro. Quiás no es el momento de que entre todos se tome una conciencia general de cómo ir construyendo una alternativa más humana y justa. Pero lo que si es cierto que en la medida de que actuemos parcialmente, reflexionemos y dialoguemos desde muchas tendencias, en libertad y sin condicionamientos obligados, se irá craendo una conciencia nueva de que las cosas no pueden seguir como ahora y de que no podemos volver a la situación fraudulenta que ha provocado la gran crisis. Los cambios tienen una velocidad de crucero ¿Cúal es la actual? No lo sé, pero si pienso que trabajando, conectando y reflexionando sobre la realidad desde los principios éticos y de derechos humanos, alentamos las velas de esta velocidad.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here