La tristeza según la Pascua

La tristeza según la Pascua

Lucía Ramón. En una cultura que busca atajos ante cualquier dolor, que no nos enseña a respetar los tiempos de duelo, que nos acostumbra a vivir en la epidermis como consumidores de experiencias, los relatos pascuales son una interpelación para vivir y sentir la vida de otra manera. Afrontan la cuestión del sufrimiento como parte sustancial de la vida, también de la vida espiritual. Como ámbito de revelación en el que puede irrumpir la esperanza cuando el dolor inevitable no se elude, cuando se encara desde el amor y desde la búsqueda radical de sentido.

En ese horizonte hay que situar las lágrimas de María Magdalena. La discípula valiente que va a hacer duelo ante la tumba del Maestro -la expresión más terrible que pueda imaginarse de sus esperanzas sepultadas- y se encuentra con Jesús Resucitado. Dice la teóloga alemana Dorethee Söelle que quien tiene hambre y sed de justicia atraviesa necesariamente periodos en los que está completamente exhausta, llena de tristeza y de dolor.  A menudo el Espíritu nos conforta y nos lleva a la verdad por medio de las lágrimas. Hemos olvidado pedir al Espíritu por el don de las lágrimas, que es esencial para sacar fuera lo que está dentro y hacerlo visible y audible. Vivir sin lágrimas es la expresión de una cultura que es incapaz de experimentar y expresar sentimientos profundos. En cambio, con-sentir –admitir y compartir con otros- nuestra tristeza y nuestros sufrimientos en Dios y abrirnos al dolor de Dios por los que más sufren, es el camino que Jesús, la divina Sofía, nos ha enseñado para resucitar, para hacernos más divinos, más humanos.

esperanzahttp://blogs.21rs.es/corazones/2010/12/13/la-esperanza-virtud-para-esta-vida/
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.