Esas manos...

Esas manos…

Tere Iribarren. RS21. Empleadas del hogar extranjeras toman clases de baile en un centro de acogida para criadas extranjeras, promovido por la Organización Humanitaria para Economías Migratorias (HOME, en sus siglas en inglés), en Singapur, el 5 de mayo de 2009. El centro de acogida alberga a 50 empleadas del hogar, la mayoría maltratadas por sus contratadores. Los abusos van desde la falta del pago de los sueldos, la falta de descanso, la mala alimentación, e incluso los abusos psíquicos y sexuales. En el centro, las jóvenes toman clases de baile, cocina, canto e idiomas, mientras esperan a que sus casos sean resueltos por las autoridades. EFE/How Hwee Young

Sorprende que la denuncia sea tan lenta, y que nosotros  estemos tan ajenos y tan lejanos,  mientras hay  jóvenes que esperan  a que se les haga justicia.

 

Ese cuerpo que baila está mal alimentado y usado por otros.

Esas manos que se mueven no reciben el sueldo de su trabajo.

Esos pies enredados en el ritmo y la música caminan despacio.
Esa piel nueva y tersa está marcada por la mala alimentación.
Ese canto a la vida tiene cadencia de dolor y fatiga.
Esa juventud  es explotada desde el nacimiento hasta la muerte.
Ese corazón acurrucado necesita otro patrón  que sea justo.
Esas noches en vela sueñan que el día sea mejor.
Esos ojos están  cansados de haber visto la tierra que no cambia.
Esa risa callada guarda dentro las puertas de la vida.

Y son sus manos dos alas que bailan y a la vez vuelan.

Tere Iribarren
Cristianismo y Justicia

RS enero 2011

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.