Tere Iribarren. RS21. MEX17. SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS (MÉXICO), 26/01/2011.- Cientos de indígenas acuden a las honras fúnebres del obispo emérito Samuel Ruiz García hoy, miércoles 26 de enero de 2011, en la catedral de San Cristóbal de las Casas, estado de Chiapas (México). Ruiz falleció este martes en un hospital de Ciudad de México, a consecuencia de complicaciones de hipertensión arterial sistémica y de la diabetes mellitus que padecía desde hace varios años. EFE/Jaime Avalos

La humanidad llora en las lágrimas de esta mujer indigena.

Lloramos por tanto dolor como Maclovio y Lupe, padres de Don Samuel, tuvieron que sufrir como emigrantes ilegales.

Con ella lloramos porque la experiencia religiosa de Samuel Ruiz puede  caer en olvido, como puede caer en olvido la de Bartolomé de las Casas obispo también de Chiapas.

Lloramos por los atentados que casi le cuestan la vida a Don Samuel.

Llora con Don Samuel porque tuvo que remar contra corriente no sólo con las instituciones políticas sino con las instituciones de Iglesia.

Y nos alegramos  porque Don Samuel nunca perdió el rumbo de sus orígenes.

No le miraron los poderosos con buenos ojos, le supieron mirar y admirar  los humildes, pero se hizo popular con los sencillos, amigo de ellos porque repetía:»La única pregunta que se nos va a hacer al fin de los tiempos es cómo tratamos al pobre. Tuve hambre y me diste de comer”.

 

Don Samuel irradió desde su modesta Chiapas una pastoral liberadora que le hizo popular en todo el mundo, en especial entre los partidarios del Concilio Vaticano II. Él había sido uno de los prelados convocados a Roma por Juan XXIII entre 1962 y 1965 y el concilio le dejó una huella profunda.

(Escribía el Pais al día siguiente de su muerte)

RS Samuel Ruiz-Indígena-Llanto

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Religiosa del Sagrado Corazón. Licenciada en teología. Coordinadora de los cursos y actos de Cristianismo y Justicia. Miembro del patronato de la Fundación Lluís Espinal – Cristianismo y Justicia.
Artículo anteriorSobre el último libro de Benedicto XVI
Artículo siguienteCiudadanía, Religión y Democracia

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here