Nani Vall-llossera – Santi Torres. Primera jornada del IV Fórum de Teologia y Liberación que se celebra en Dakar. Como bien se ha insistido en la apertura, el fórum tiene un carácter ecuménico. No es una reunión de instituciones eclesiásticas sino de grupos interesados en reflexionar sobre la situación de nuestro mundo con el horizonte de la esperanza y el compromiso. Es la segunda vez que se celebra en África después de la que tuvo lugar el 2007 en Nairobi y la primera también en reunirse en un país de mayoría islámica. Esto ha provocado que el tema del diálogo interreligioso haya estado bien presente en la discusión. En relación a ediciones anteriores, esta se ha organizado pensando en una mayor integración en el Fórum Social Mundial.

Durante la mañana, y después del acto de inauguración, la primera mesa ha estado dedicada a los “Bienes comunes universales en el horizonte de las tradiciones religiosas”. Tomando como punto de partida la “Declaración Universal del Bien común de la Madre Tierra y de la Humanidad” del 2009, redactada por Miguel d’Escoto y Leonardo Boff, se pretendía explorar el papel que las tradiciones religiosas tienen para conseguir una unidad ecológica, ética y espiritual, entre tierra y humanidad, naturaleza y cultura, vida y espíritu. Han participado de la mesa Mercy Amba Odoyoye (teóloga ghanesa) y Juan J. Tamayo conocido teólogo español. Amba Odoyoye ha puesto el acento de su intervención en el reconocimiento del papel de los mitos y relatos tradicionales, como por ejemplo los tabús, a la hora de regular una explotación racional de los recursos naturales. En este mismo sentido, ha puesto en evidencia que los cristianos hemos despreciado con frecuencia el valor de las cosmologías tradicionales, aunque en África el cristianismo más vivo es el que es capaz de integrar este tipo de religiosidad. Por su parte, Juan J. Tamayo ha destacado que la declaración del 2009 supone un cambio de modelo: de la centralidad del ser humano a la consideración de la tierra y la humanidad como sujetos interdependientes; de un modelo antiecológico a un modelo ecohumano; de la justicia económica a la justicia ecológica; del contrato social al contrato ecosocial. Las religiones han de jugar un papel de colaboración que Tamayo ha recogido en un decálogo, destacando tres aspectos: la protección de la vida, el trabajo por la paz y el diálogo interreligioso y intercultural. El diálogo como gran aportación de las religiones ha de ser inclusivo, simétrico, correlacional y respetuoso y potenciador de la diferencia como derecho, valor y riqueza a proteger. (Podéis encontrar el texto íntegro de la conferencia aquí).

Por la tarde la mesa ha intentado abordar la contextualización y los desafíos de la teología contemporánea, analizando las cuestiones y condicionamientos de orden social, cultural y religioso tal como se plantean en diferentes lugares del planeta. Han participado teólogos y teólogas procedentes de América Latina, los Estados Unidos, Asia, África, Europa y Oceanía. La mesa ha constatado que aún y habiendo retos comunes, cada contexto expresa unas preocupaciones diferentes. La crisis económica y las migraciones en el caso europeo, el indigenismo y las religiones tradicionales en el caso africano y latinoamericano, la transición política que viven los Estados Unidos, o los efectos del cambio climático ya presentes en algunos pequeños estados como Kiri-Bas en Oceanía.

Como conclusión, podemos decir que a pesar de existir retos de dimensión global, como los que se han tratado por la mañana, a la hora de las concreciones, los teólogos de cada lugar deberán priorizar aquellas cuestiones que tienen más cercanas.

3 Comentarios

  1. Félicitations pour l’article sur le Forum de théologie et libération… nous pouvons suivre en temps réel ce forum de théologie et libération…
    No puedo escrivir en catalan, es la razon de mis pequenas palabras en frances
    Antoine S. de Paris, actualmente participante en el Foro de teologia y liberacion

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here