Imágenes. Tere Iribarren.  RS21. BRA300. RIO DE JANEIRO (BRASIL), 27/10/2010.- Protesta de moradores de la favela de la Grota, en el Complejo do Alemao, contra la violencia del crimen organizado que dejó un niño herido y cinco vehículos incendiados en la madrugada de hoy en Río de Janeiro, donde los enfrentamientos entre policías y narcotraficantes se han cobrado la vida de al menos 35 personas en esta semana.

 

Si todos los políticos se hicieran pacifistas vendría la paz. Que no vuelva a haber otra guerra, pero si la hubiera, que todos los soldados se declaren en huelga».

Gloria Fuertes

PAZ

La tengo en la mente y convive con otras palabras que son sus amigas,
la pinto de blanco y no le dejo que coquetee con otros colores,
la llevo en la frente y los mayores alarmados se vuelven  a mirarme,
la estreno cada mañana al desayunar en casa,
la digo en la calle y los que pasan creen que estoy loco,
la vivo en la escuela aunque por ella no me avalúen,
la canto por la mañana con mi voz blanca y sonora,
la sueño de noche y me acuna con cariño,
la escribo en los cuadernos muchas veces, no como castigo sino como triunfo,
la hago volar por el mundo en un globo de muchos colores,
la regalo a los parlamentarios que me miran con cara de asombro,
la proclamo en las Iglesias para que la hagan suya,
la pongo en los programas de los partidos políticos para que la pinten en sus sedes.
la exijo a los mercados para pacificar a tantos hogares sin trabajo

Y la recojo cada noche herida, cansada, agotada de tanto esfuerzo y la curo con cariño.

Yo sólo soy un niño de  color, un niño que ha sufrido la violencia y el crimen organizado.

Tere Iribarren

Cristianismo y Justicia

RS dic. 2010

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.
Con tan solo 1,5 € al mes haces posible este espacio.
Religiosa del Sagrado Corazón. Licenciada en teología. Coordinadora de los cursos y actos de Cristianismo y Justicia. Miembro del patronato de la Fundación Lluís Espinal – Cristianismo y Justicia.
Artículo anteriorLas cuentas de las pensiones
Artículo siguienteDemocracia árabe ¿es posible?

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Please enter your name here