Yo también voy a la huelga

Yo también voy a la huelga

Jesús Sanz Abad. A título personal, quería hacer algunas reflexiones sobre la convocatoria de Huelga General del próximo 29 de Septiembre y los motivos que encuentro para participar en ella.

Creo que hay motivos más que suficientes para secundar esta convocatoria.  Ahí está, por citar algunos argumentos, los que exponen en sendos artículos Juan Torres López o Vicenç Navarro de una manera mucho más acertada y precisa a los que yo podría señalar.

Así que, más allá de todas esas razones que comparto, ahí van algunas de tipo más personal:

  • Haré huelga, sobre todo, por dignidad. Porque pocas veces ha habido tanta diferencia entre los causantes de la crisis (las entidades financieras) y sus consecuencias algunas ya aprobadas (recortes de gasto social, abaratamiento del despido) y otras en la agenda política (alargamiento de la edad laboral legal para la jubilación). Haré huelga, también, como forma de solidarizarme con todos aquellos que no pueden hacerla. Desde el poder mediático mucho se habla de “respetar el derecho al trabajo ese día”, pero poco se habla de todos aquellos que son amenazados implícita o explícitamente por secundar la huelga en su puesto de trabajo. Tampoco se habla de todos aquellos cuyo futuro laboral pende de un hilo, o están en una situación tan precaria que el salario no ganado por perder un día de trabajo les supone un verdadero quebradero de cabeza. O de todos aquellos, que están en formas precarizadas de trabajo (becas abusivas que tratan de encubrir relaciones laborales existentes, empleados en la economía sumergida, etc.) o directamente en desempleo, y para los que la posibilidad es casi un privilegio.
  • Haré huelga porque la huelga es una de las herramientas que tenemos los trabajadores para denunciar nuestra situación, y para decir que así no se hacen las cosas. Y creo que en este caso hay razones más que suficientes para ejercer este derecho. Y más, cuando estamos ante un gobierno que ha cedido a las presiones de “los mercados” (que tienen nombres y apellidos detrás de ellos y no son un ente abstracto) y de los mandatos de otras entidades cuya legitimidad no descansa en el voto democrático. Ante esta situación en la que se constata un déficit democrático (no son “los mercados” los que eligen a nuestros gobernantes, pero sí se produce un recorte del gasto social de 15000 millones de euros tras los presiones de éstos) creo que la huelga es un instrumento a través de la cual, además de defender nuestros intereses como trabajadores, podemos denunciar esta situación y canalizar nuestra protesta, además de participar en las manifestaciones que se celebren ese día.
  • Haré huelga porque creo que ésta es una forma más de tomar partido. Cierto es, que los sindicatos tienen sus imperfecciones y sus carencias como toda institución social (como los partidos políticos, las asociaciones, las comunidades de vecinos, o como la Iglesia). Pero, creo también que a pesar de todas sus limitaciones, son un instrumento eficaz para defender los derechos colectivos de los trabajadores, como lo muestra el hecho de que buena parte de las conquistas sociales que hoy disfrutamos fueron adquiridas por luchas sindicales pasadas, o  que suele ser en los países con sindicatos más organizados donde se ha alcanzado mejores cuotas de bienestar.
  • Finalmente, teniendo un poquito de perspectiva, haré huelga porque creo que lo que ahora está en juego es la primera batalla de defensa de nuestro (débil) Estado de Bienestar y de la protección social que disfrutamos todos, y porque todos nos jugamos mucho en ello. Y porque al mismo tiempo, las presiones existentes van en la línea de querer ir desmantelando esta protección social trozo a trozo y paso a paso.

En relación con esto, pienso en aquellas personas que conozco que se han visto afectadas por los recortes de gasto social que ya se hicieron. Porque más allá de los números, los recortes tienen efectos sobre las personas y conozco a unas cuantas que lo están sufriendo de forma más directa (ayudas a la dependencia que ya no llegan, etc.).

Podría escribir bastantes más razones por las que haré huelga pero para no alargar demasiado esta entrada quiero acabar con  una reflexión más personal en clave cristiana. Hace tiempo leí en uno de los libros del Hermano Roger de Taizé la siguiente cita que me lleva frecuentemente a dejarme  interpelar. Decía así: “cuando oras, es por amor. Cuando luchas para devolver a los maltratados su calidad de hombres, también es por amor”. Pues bien, al menos para mí, la lucha para “devolver a los maltratados su calidad de hombres” pasa por hacer huelga el 29 de Septiembre.

YO VOY

http://blog.comfia.net/juventud-andalucia
Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.