La reducción de la pobreza en la UE tendrá que esperar

VeusArrels Fundació (Barcelona). Empezó con varias propuestas para luchar contra la exclusión social y el sinhogarismo pero, seis meses después, la presidencia española de la UE ha acabado sin concretar demasiado. Aún así, los 27 han puesto sobre la mesa un gran reto: reducir en 20 millones el número de personas en situación de pobreza en la UE para el año 2020.

La presidencia española de la Unión Europea (UE) empezó con impulso en enero de 2010: coincidía con la celebración del Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión y sobre la mesa había varias propuestas, varias propuestas, como la apuesta por una política de vivienda para acabar con el sinhogarismo y la implementación de medidas integrales para ofrecer servicios sociales de calidad.

En febrero, el Consejo Europeo advertía que el 38% de las personas empobrecidas en la UE debían invertir el 40% de sus ingresos para pagar la vivienda y hablaba de la necesidad de contar con estrategias regionales, nacionales y locales, además de políticas coordinadas e integrales. Incluso se habló de la posibilidad de modificar los fondos estructurales FEDER para dedicar más recursos económicos a vivienda para personas sin hogar.

Todas estas propuestas debían seguirse debatiendo en junio, pero no ha sido así. El Consejo Europeo se reunió pero pasó de puntillas por el tema, con un único párrafo que insta a la integración social “mediante la reducción de la pobreza, tratando que al menos 20 millones de personas dejen de estar expuestas al riesgo de pobreza y exclusión”.

El reto de reducir en 20 millones el número de personas en situación de pobreza se incluye en la llamada estrategia Europa 2020, que plantea reformas estructurales para fomentar el empleo, mejorar la investigación y la innovación, lograr los compromisos en materia de cambio climático y mejorar los niveles de educación y de integración social y contra la pobreza. Los términos que se utilizan en el documento de conclusiones del Consejo Europeo son genéricos y la palabra sinhogarismo no aparece.

Aumenta la percepción de la pobreza

Los últimos datos de la UE hablan de 79 millones de personas en situación de pobreza en la UE. Una de cada seis personas en Europa tiene problemas para pagar las facturas habituales o comprar alimentos y el 28% podría tener problemas para pagar su vivienda durante el próximo año, según el último Eurobarómetro.

En este sentido, tres cuartas partes de la población tienen la sensación de que en su país ha aumentado el índice de pobreza y el 60% de los encuestados opina que la exclusión ha aumentado en cualquier parte de la UE.

Se acercan el 2015 y el 2020

La Unión Europea tiene sobre la mesa dos importantes retos para los próximos años: para el 2015 se ha propuesto acabar con el sinhogarismo y que nadie en la UE duerma en la calle; de cara al 2020 quiere que 20 millones de personas dejen de vivir en situación de pobreza. El objetivo de acabar con la pobreza, de hecho, debía haberse cumplido este 2010 pero la fecha se aplazó por falta de resultados.

Durante los próximos seis meses, Bélgica será quien lidere la UE. El gobierno de este país ya ha dicho que durante su presidencia se centrará en la aplicación del Tratado de Lisboa, que pretende simplificar la toma de decisiones en la UE.

En estos seis meses también deberá impulsar la Conferencia de Consenso Europeo sobre Personas sin Hogar, que en diciembre reunirá a administraciones, personas sin hogar, entidades y agentes de la vivienda social. Y, como mínimo, debería empezar a poner las bases para que en 2020 el número de personas empobrecidas en la UE haya disminuido en 20 millones. En este contexto, desde Arrels instamos a aplicar medidas que se fijen en las personas en mayor situación de vulnerabilidad.

Para continuar haciendo posible nuestra labor de reflexión, necesitamos tu apoyo.